• Home
  • Podcast
  • 111. La no vacuna genética que no nos va a devolver a la normalidad
Vacuna genética de ARN

111. La no vacuna genética que no nos va a devolver a la normalidad

Hay interés en distribuir una vacuna genética de ARN nunca probada entre la población humana.

La evidencia científica, que defienden los científicos

No son pocos los científicos biomédicos que se han pronunciado en cuanto a la peligrosidad y la innecesariedad de las vacunas.

Sobre todo en Argentina, los científicos éticos, sin conflictos de intereses para con cualquiera de los actores de «esta crisis», han levantado la voz defendiendo la integridad de sus pacientes, como garantes del juramento hipocrático que han emitido al comprometerse como médicos.

Francamente preocupados por cómo puede afectar a sus pacientes cualquiera de las medidas que se está pretendiendo imponer debido a esta crisis inventada por empresas muy poderosas.

Y ha sido sobre todo en Argentina porque ha sido el país más castigado por estas medidas.

Incluso han tenido que enfrentarse al intento de la obligatoriedad de una vacuna que no ofrece ninguna garantía para quien la reciba.

Pero no sólo en la Argentina, también se han pronunciado científicos muy vinculados a la mafia del medicamento, por ejemplo el Dr. Michael Yeadon, ex presidente de Pfizer, que ha hecho unas declaraciones muy críticas con la compañía de la que fue presidente.

(Seguramente te suena Pfizer porque es una de las compañías farmafia-céuticas que están pugnando en el circo de la búsqueda de la vacuna que nos ha de proteger de un supuesto virus supuestamente peligrosísimo).

Declaraciones que la televisión española califica de falsas. Los medios españoles son muy fieles a sus amos perversos, ya sabemos.

Pero ya verás que poco a poco, y esperando que no nos demos cuenta, van a tener que ir cambiando su discurso.
 

Y bueno total que en este episodio, te voy a explicar lo que estos científicos están declarando sobre estas «no vacunas».

 

Susceptibilidad al virus (contagiosidad)

Esta rabieta con las vacunas, proviene de que la SAGE (Grupo Asesor científico para Emergencias de la OMS), presupone que el 100% de la población no tiene inmunidad previa a este virus y es susceptible a ese virus.

Pero esta presunción es bastante ridícula porque, aunque el SARS-COV 2 es nuevo, los coronavirus llevan siglos con nosotros. No existen los «virus sin ancestros».

Hay 4 coronavirus endémicos que están vinculados con el resfriado común y que circulan libremente por todas partes.

Según el paradigma médico impuesto y difundido, quienes han sido «infectados» por alguno o algunos de estos coronavirus adquieren una robusta y duradera inmunidad para toda esta familia de virus.

Así que según las estadísticas por lo menos el 30% de la población tenía células T capaces de protegerles del SARS-CoV 2, aunque no habían estado nunca en contacto con él.

La tasa de «infección» y la inmunidad

En un principio, las estadísticas de la SAGE están contando como infectados a todos aquellos que tienen anticuerpos al SARS.CoV-2.

Pero los especialistas nos informan de que no todas las personas infectadas por un virus respiratorio producen anticuerpos, y que las personas que tienen inmunidad previa por haber estado ya en contacto con un virus SARS, no se infectan, pero tienen anticuerpos.

Así que la estadística de la SAGE es un auténtico fraude y es en lo que se están basando todos los medios de comunicación para pasar información a sus públicos sobre este fraude de pandemia.

Y es que cómo dice Luis de Miguel Ortega: el que tiene razón te da pruebas y el que se inventa un discurso, te da estadísticas.

La pandemia ha terminado

… ¡Si es que alguna vez la ha habido!

Al día de hoy se sabe que  sobre el 65% o el 72% de la población tiene inmunidad al Covid-19.

Por los estudios precedentes sobre la inmunidad colectiva, se sabe que cuando la susceptibilidad de un virus cae tan bajo —al rededor del 28% al 35% — no soporta un brote expansivo de enfermedad y por tanto el virus disminuye hasta desaparecer.

Así que la realidad estadística es que la pandemia ha terminado.

«Así que esto puede ser gestionada fácilmente por familias empoderadas sobre su salud, que tengan unos mínimos conocimientos de cómo funciona el cuerpo humano y de remedios básicos naturales.»

Son necesarias las vacunas para vencer esta «plandemia»?

Michael Yeadon escribió en un artículo:

«No hay absolutamente ninguna necesidad de vacunas para extinguir la pandemia.
Nunca había oído hablar de esas tonterías sobre las vacunas. No se vacuna a personas que no corren el riesgo de contraer una enfermedad. Tampoco se propone vacunar a millones de personas sanas y en forma con una vacuna que no se ha probado exhaustivamente en seres humanos.»

Si partimos de la base que entre el 65% y el 72% de la población está inmunizada de forma natural contra la supuesta COVID-19, resulta que este porcentaje supone un nivel de inmunidad colectiva suficiente para que la enfermedad no prospere, si el causante es el virus.

La Dr. en inmunología y bioquímica Roxana Bruno explica que han observado que personas que sufrieron el SARS en el 2002 ahora, 17 años después, todavía tienen células y anticuerpos que los han protegido contra COVID por reacción cruzada con otros SARS, como también apuntaba el Dr. Yeanon.

Esto quiere decir que la respuesta inmune natural funciona.

Vacunar a toda la poblacion es estar suponiendo que somos todos inmunosuprimidos, susceptibles todos a sufrir una enfermedad grave y que la única forma que tenemos de sobrevivir a una enfermedad es vacunarnos y esto no es verdad.

La realidad es que se recuperan el 99% o más de las personas que entran en contacto con el virus, bien por los tratamientos o bien porque las personas lo pasan de manera natural.

Esto es que se pasa como una gripe.
De hecho ya lo dicen los propios promotores de la idea de que estamos en una peligrosa pandemia; que no tienen manera de diferenciar el covid-19 de una «gripe común».

Y aunque ellos emiten tal sentencia con la intención de asustarnos más, para crear en nosotros la ficción de que si cogemos una simple gripe, podemos estar sufriendo el covid-19, enfermedad maligna que, dicen los paparazzi, es mucho más peligrosa; pues lo que realmente quiere decir que es que se trata de una simple gripe común.

Y volviendo a la letalidad; si es tan baja, si sanitaria y epidemiológicamente no está comprobado que todo el que se infecta se muere.

¿Dónde está la urgencia que nos están escenificando en todo momento?

Pero aún así, todo parece indicar que hay una clara intención globalista a seguir la campaña que fue notificada por Bill Gates en su momento y que tiene la intención de vacunar a la totalidad de la población, incluso mundial.

La experiencia previa

Los propios fabricantes de vacunas aseguran que nunca se ha desarrollado con éxito una vacuna para ningún coronavirus, y dicen que de llegar a conseguirlo, llevaría años.

El problema aquí es que, para acelerar la implementación de una vacuna que claramente no es necesaria más que para aumentar los beneficios de las empresas que las fabrican y tal vez para satisfacer algún otro interés muy perverso que no vamos a abordar ahora, se han saltado etapas de experimentación.

En lugar de ser probada durante años en animales, que es la parte del desarrollo de una vacuna que más tiempo requiere, va a ser probada casi directamente en seres humanos.

Falta de rigurosidad científica

La farmacéutica Pfizer notificó a la población que su vacuna tenía el 90% de efectividad.

Pero esta afirmación tiene muy poco valor, porque lo informó mediante la prensa, que todos sabemos vendida al poder efectivo, que incluye a la farmafia médica, en lugar de hacerlo mediante una revista medica revisada por pares.

Así que nos falta la prueba de que la vacuna sea segura y eficaz.

Además, como apunta muy acertadamente el médico pediatra homeópata especializado en vacunas, Dr. Eduardo Yahbes, eficacia no es lo mismo que efectividad, pero ya sabemos que nos atontan con las palabras.

Las vacunas pueden tener una eficacia muy alta pero luego resultar que la efectividad es muy buena para matar a todos los animales.

Hay una gran confusión con esto sobre todo a nivel de los medios de comunicación.

Los resultados de las pruebas preliminares

El caso es que la administración de las vacunas de prueba en los supuestos voluntarios, coaccionados o engañados, han dado complicaciones graves, Y estas parten de dolores de cabeza, fiebre, dolores corporales y síntomas parecidos a una resaca potente.

Aunque no hemos de olvidar que estos síntomas son detectados casi inmediatamente después de la imposición de la «no vacuna», y no sabemos de qué forma estos síntomas iniciales pueden llegar a evolucionar.

De todas formas hay testimonios de reacciones mucho más adversas que las reconocidas por los fabricantes.

La Dra. en inmunología Roxana Bruno hace público un estudio publicado el 28 de Oct. 2020 en el International Journal of Clinical Practice, que indica que los anticuerpos que generan estas vacunas tienden a provocar una enfermedad aún peor, por un proceso que se llama mejora dependiente de anticuerpos.

Total que, en lugar de mejorar la inmunidad contra la supuesta infección, lo que mejora es la capacidad del virus para entrar en la célula.

Así que es oficial que las vacunas de ADN y de ARN favorecen la entrada al virus y en algunos casos facilitan que el virus se reproduzca porque interactúan con los anticuerpos.

Así fue cuando las probaron en conejos, en gatos, en hurones, en monos. Todos los ejemplares vacunados terminaron con una patología pulmonar mucho más grave cuando fueron expuestos de nuevo al virus del SARS.

Qué hacen realmente las vacunas genéticas

La Dr. Roxana Bruno explica que es muy probable que los vacunados no supongan ningún problema para los no vacunados, pero el problema es que cuando los vacunados entren en contacto con el virus van a desarrollar una enfermedad mucho peor que probablemente los va a matar, como les pasó a todos los animales sobre los que se hizo esta prueba.

¡Entonces claro que vaticinan que va a haber una segunda ola que va a provocar una patología mucho más grave!.

¡Va a ser favorecida por la administración de la vacuna!

Incluso se estuvo probando la respuesta a este protocolo en ratones ancianos y vieron que en personas vulnerables todavía era peor la respuesta a la vacuna, porque además desarrollaron una inmunopatología letal, que se llama TH2, que es una reacción alérgica pulmonar que es mucho más dañina que la infección que podríamos llamar «natural».

Total que de ahí va a salir la segunda ola mucho peor que la primera

Incluso, por la respuesta que han dado siempre las vacunas antigripales, ya se sabe que las personas vacunadas contra la gripe se enferman más que las no vacunadas.

Responsables indemnes

Los laboratorios fabricantes de estas vacunas experimentales para ser experimentadas directamente sobre humanos, ya han solicitado a los gobiernos inmunidad frente a las reacciones adversas.

¡Y lo peor es que los gobiernos se la han concedido!.

Esto quiere decir que si a tu abuelita le ponen la vacuna y ésta la enferma terriblemente y la mata, ni siquiera puedes reclamar a los responsables del crimen, porque no tienen responsabilidad legal sobre lo que le han provocado a tu abuelita.

¿Soy yo la única que veo una conspiración para despojarnos del fruto de nuestro trabajo con una doble estrategia estafadora?

¡Es un plan perfecto!

  1. Se usa dinero público (el que nosotros producimos trabajando) para la investigación de la «no vacuna».
  2. Se compran millones de dosis que no ofrecen ninguna garantía de seguridad ni de eficiencia, con dinero público.
  3. Y otra vez más de nuestro dinero tiene que hacer frente a los daños que estos productos del demonio generen.

Y nada, que los responsables de los daños no hacen más que embolsarse nuestro dinero, el que que nosotros hemos generado trabajando y en muchos casos trabajando de forma esclavizante.

Como dato curioso quiero añadir que, tal como cuenta la Dra. en análisis clínicos Mª José Martínez Albarracín, los CEOS de Pfizer y Moderna, ya se han vendido sus acciones a un precio muy alto, por cierto.

El marrón ya no se lo comen, pero quiero explicarte quien ha comprado estas acciones.

Has sido tú, seguramente.

Una vez más va a ser tu dinero el que sirva para limpiarles las manos a estos asesinos, traidores y estafadores.

¿Que no?

Si, tú, con tu plan de pensiones, o tu plan de ahorro. Ese por el que cobras intereses que te ayudan a compensar la devaluación que tiene el dinero.

Pues con ese dinero tuyo que tiene el banco, es con lo que financian toda esta barbarie.

¿Verdad que tu no escoges a qué empresas le invierten con tu dinero? ¿Que tu contrato es a ciegas, que les has autorizado a hacer con tu dinero o que les de la real gana?

Pues esto es lo que hacen, comprar acciones de compañías fraudulentas que están dentro de la agenda de aprovechamiento hasta la extinción de los recursos del planeta Tierra, entre ellos sus habitantes.

¿Que no?

Espero que no te des cuenta demasiado tarde y, cuando lo veas, puedas hacer algo para poner remedio.

¿Quieres un ejemplo?

Ve a pedirle explicaciones a tu banco sobre las inversiones que hacen con tus fondos.
Verás que invierten en Alfabeth (google, youtube, gmail, etc), en Facebook (el tandem Watsapp, Instagram, Facebook), en Amazon, en Tesla (responsables de montón de enfermedades y sintomatologías digamos difíciles de vivir, por las antenas de comunicación avanzada), Black Rock (dueños de más del 90% de la superficie de la Tierra, bancos y otras tonterías más), etc…

Dile que a partir de este día rescindes el contrato con ellos y que, en todo caso, si quieren continuar, has de ser tú quien decida dónde vas a invertir tu dinero.

¿Que no sabes dónde invertir y perderás tus beneficios?

Tengo que hacer un episodio dedicado a esto, creo.

Si te interesa que lo prepare, escríbeme a dianavaleria@vidaensalud.es para decirme que te interesa este tema y lo preparo.

¿Y qué pasa con esta segunda ola?

Pues te voy a explicar el panorama y tú deduces lo que va a pasar ¿vale?:

Se están preparando las vacunas, se está preparando la exención de las responsabilidades ante las seguras reacciones adversas que va a haber en gran cuantía, es obvio que saben que va a haberlas, por cómo están preparando el terreno.

Pero no están preparándose para atender a todos los enfermos graves que va a haber a causa de la implementación de estas vacunas.

Si las gripes producidas por las vacunas producen cada año el colapso del los sistemas de salud y los hospitales de la mayoría de las ciudades del mundo, la vacuna del COVID va a producir un escenario todavía peor.

Pero nadie se está preparando para eso.

Al contrario, tienden a prescindir de personal sanitario y cerrar instalaciones, a la vez que hacen instalaciones fantasmas para crear la ilusión de que no queda espacio en los hospitales que tienen muchas áreas totalmente inactivas.

Así que está todo  muy preparado para que te pongan a vacuna: la publicidad ya está en todas partes induciéndote a ponerte la vacuna, pero no están preparando el servicio  que te tienen que dar cuando la vacuna te dañe.

¿Qué sabemos hasta hoy de las vacunas?

Comparando a la población vacunada con la no vacunada, la vacunada tiene una incidencia mucho más significativa de enfermedades crónicas de diversa índole.

En EEUU el 54% de la población infanto-juvenil padece algún tipo de enfermedad crónica ¡Esto quiere decir niños enfermos de por vida!

Las vacunas no han intervenido para nada en la reducción de las enfermedades ni en la disminución de su gravedad.

Las enfermedades han ido reduciéndose de forma natural en la medida que han ido mejorándose la condiciones de vida, como el agua potable, las cloacas, la alimentación, etc.

Se ha demostrado que la mejor inmunización que puede recibir un infante es la leche materna, que no sólo transmite anticuerpos de la madre, también transmite linfocitos de memoria. Estos linfocitos proveen a esos bebés que están mamando de la memoria inmunológica de su mamá y esa inmunidad le puede durar toda su vida, sin necesidad de ninguna vacuna.

Una vacuna no es capaz de esta hazaña, porque la inmunidad que se obtiene con la vacunación es bastante baja, si se da, porque es muy bajo también el porcentaje de vacunas que pueden legar a dar inmunidad y en todo caso, es una inmunidad que dura muy poco tiempo, explica el Dr. Eduardo Yahbes.

Por esto las vacunas no pueden contribuir a lo que hasta hoy se había llamado «inmunidad de rebaño», que es un argumento fraudulento para justificar la vacunación compulsiva.

Hasta tal punto es fraudulento el argumento que esta semana la OMS le dio la vuelta completamente a la definición de «Inmunidad de Rebaño», para vincularla absolutamente a la administración de una vacuna, o de una mal llamada vacuna.

Inmunidad de rebaño

Esta es la redefinición que ha hecho la OMS en este último mes del término «inmunidad de rebaño», asociado a la inmunidad natural alcanzada por una población al ser expuesta a un virus.

OMS, 9 de junio de 2020:
La inmunidad de la manada está presente “…cuando una población ha adquirido inmunidad ya sea por vacunación o por una infección previa”.

OMS, 13 de noviembre de 2020:
Inmunidad de rebaño “…también conocida como ‘inmunidad de la población’, es un concepto comúnmente usado para las vacunaciones en las que la población está protegida de un virus particular una vez que se ha alcanzado el umbral de vacunación”.

“La inmunidad de rebaño se logra protegiendo a la gente de un virus, no exponiéndolas a él

O sea que la OMS no reconoce que la inmunización se pueda dar de ningún modo que no sea la vacunación, con el peligro que esto conlleva.

Igual que hizo con el término pandemia, justo antes de que se declarara este timo que nos ha caído encima ahora.

Redefinición de inmunidad de rebaño según la OMS

Las no-vacunas

Con las no-vacunas transgénicas no sabemos qué pasa.

Las llamo no-vacunas emulando a los inmunólogos, biólogos, virólogos y epidemiólogos que las laman así, porque en realidad no son vacunas, sino procedimientos de ingeniería genética, 

Hay vacunas que, para transportar este ARN mensajero, usan partículas lipídicas (de grasa digamos) como vehículo. Pero hay otras que, para llevar este ARN mensajero a dentro de la célula, usan adenovirus, que también son modificados; y el organismo puede reaccionar contra los adenovirus.

El adenovirus 5 se está usando en la composición de esta vacuna y se ha evidenciado que éste aumenta la capacidad del virus del SIDA para infectar a la célula.

Estamos frente a elementos biológicos que no sabemos el daño que nos pueden llegar a producir. Son experimentos de ingeniería genética practicados directamente en humanos.

Los especialistas declaran que no pueden ver  ningún beneficio en estas vacunas, porque los resultados han sido un desastre.

Y la vacuna transgénica no se está ensayando completa, se están ensayando sólo algunos componentes aislados.

No se cumple ninguna condición de seguridad.

Falta de coherencia

Ningún científico honesto, o sea que no tenga conflicto de intereses, puede comprender porqué se pretende ignorar la inmunidad natural, implementar medidas muy agresivas sobre las personas sanas y una supuesta protección por medio de vacunas, y se abandona a las poblaciones en verdadero riesgo, susceptibles a sufrir una enfermedad por COVID, que son mucho menos numerosas.

Yo si lo entiendo, entiendo que en que son mucho menos numerosas (=menos clientes), está la clave.

Cualquier profesional coherente y de pensamiento eficiente, piensa que es a la población de riesgo que debería ir dirigida toda a estrategia de aislamiento, cuidados, medidas de higiene y pensar en implementar una vacuna si llegan a comprobar que es segura y efectiva.

Ninguno ve justificación para la vacunación masiva que están publicitando.

Pero claro, ellos son médicos, científicos, no entienden demasiado de negocios ni de economía.

Porque esto es algo que sólo se puede entender viéndolo desde el prisma del negocio, entonces todo cuadra.

¿Esterilidad? ¿infertilidad?

Y hay mucho revuelo con la posibilidad de que estas «no vacunas» causen infertilidad y esterilidad.

Y claro que esta posibilidad ha sido negada por multitud de estos medios financiados por el «ministerio de a verdad» que tenemos en España.

Pero ya sabes que yo suelo no darles crédito a estas mentiras perversas llenas de corrupción y te voy a comentar la mejor explicación que he encontrado, y es la de la Dr. en inmunología Roxana Bruno.

Verás:
La proteína S, que es el gen que se inocula con las vacunas transgénicas, tiene mucha similitud con una proteína humana endógena (producida por el organismo humano para sus propias funciones), la sincitina, que funciona en el desarrollo de la placenta y en el implante del embrión, haciendo al embrión invisible al sistema inmune de la madre para que éste no lo rechace.

nadie está garantizando que nuestra sincitina no vaya a ser dañada por los anticuerpos que contiene esta vacuna ¿Y qué pasaría si esto fuera así?
Que las mujeres podrían tener un aborto tras otro, quedando encintas sin poder llevar adelante el embarazo, al menos en su cuerpo.

Siempre tendría la posibilidad de comprar un vientre de alquiler o un aparato muy caro para que gestara por ella ¡Claro!
Y me temo que esta es la dirección que toma todo al final, hacia más productos con los que despojarnos de nuestras riquezas.

Por otro lado es preocupante el daño que pueden llegar a hacer estas vacunas en el testículo humano.

(nota para médicos y científicos)
El receptor ACE2 que es el homólogo de la encima convertidora de angiotensina tiene una expresión mayoritaria en el testículo humano, no en el pulmón, y tiene una función en la fertilidad masculina.

Resulta que se ha observado que, cuando alguien contrae una enfermedad tipo SARS severa, en su respuesta inmune, el cuerpo genera una gran cantidad de anticuerpos que se depositan en el testículo, produciendo una inflamación testicular que termina dañando el testículo humano.

Pero parece que no tiene ningún problema con vacunar a los hombres en edad fértil inoculándoles un virus que genera una respuesta inmune que daña los testículos.

Ya se ha visto el daño en el testículo de pacientes con SARS y no se puede saber si los anticuerpos que induzca la vacuna, también puedan dañar  el testículo.

Esto se tiene que ver a largo plazo, y este plazo no se está dando. Hay mucha prisa en empezar a vacunar a todo quisqui.

La «legalización» del aborto y lAs vacunas transgénicas

Se nos hace muy claro que el interés globalista por favorecer el aborto y ponerlo en la esfera de lo público tanto como debate, alegando que es «un derecho de la mujer», como en lo económico, tiene que ver con la elaboración de estas vacunas que utilizan partes de fetos abortados.

No voy a detallar aquí este proceso porque no quiero herir sensibilidades, pero me siento en la necesidad de decir que se trata de una práctica demoníaca.

¿Sabemos los resultados de los ensayos?

Otra cuestión es si realmente nos llega la información de cuáles son los resultados de los ensayos que se están haciendo, directamente sobre humanos, de estas mal llamadas vacunas, porque no lo son.

Se rumorea por ahí que mueren el 100% de los inoculados, pero que no se difunde esta realidad.

Sea como sea la última información que conozco sobre este asunto es que:

¿Declaradas oficialmente inseguras?

Tengo un documento  que al parecer es de un estudio que la FDA (agencia del medicamento USA) hecho en centros de control de enfermedades, servicios médicos y de salud y administraciones de veteranos,   que da una lista de posibles efectos adversos adjudicables a estas vacunas.

¡La FDA, que hacía como 32 años que no revisaba la seguridad de ninguna de las vacunas que ya se están usando!

El caso es que si son posibles efectos adversos, quiere decir que a medida que las personas vacunadas vayan manifestándolos, se irá confirmando.

Yo me pregunto si se legará a declarar que lo son. Por o menos con las anteriores vacunas jamás han reconocido abiertamente que los producen.
o que se suele hacer es añadir al prospecto de la vacuna los efectos que se van constatando son producidos por la vacuna, como «posibles efectos adversos» y se quedan tan anchos.
Se quedan tan anchos porque ese prospecto rara vez alguien lo ve. La vacunación compulsiva y protocolaria, hace que nunca sean tratadas como el peligroso medicamento  que son y las inoculan en los dispensarios de los centros de atención primaria (y éstas criminales genéticas de ahora, tengo entendido que incluso en los colegios las van a inocular).

Total que rara vez alguien que consiente a ponerse o a que le pongan a su hijo una vacuna, sabe qué le está poniendo.

Vale, no me enrollo más, te dejo aquí la lista, para que te pongas en contexto.

  • Síndrome de Guillain-Barré
  • Encefalomielitis aguda diseminada
  • Mielitis transversal
  • Encefalitis / mielitis / encefalomielitis / meningoencefalitis / meningitis / encefolapatía
  • Convulsiones
  • Embolia
  • Narcolepsia y cataplejía
  • Anafilaxia
  • Infarto agudo de miocardio
  • Miocarditis/pericarditis
  • Enfermedad autoinmune
  • Muertes
  • Afectaciones en el embarazo y el parto
  • Otras enfermedades desmielinizantes agudas
  • Reacciones alérgicas no anafilácticas
  • Trombocitopenia
  • Coagulación intravascular diseminada
  • Tromboembolia venosa
  • Artritis y artralgia/dolor en las articulaciones
  • La enfermedad de Kawasaki (inflamación generalizada en los vasos sanguíneos)
  • Síndrome inflamatorio multisistémico en niños
  • Enfermedad potenciada por la vacuna (la que se pretende «inmunizar»)

¿Y qué vamos a hacer ahora?

Pues cada cual hará lo que considere.

Estoy segura de que va a haber gente informada por las noticias de la TV que querrá ponerse esta «no-vacuna» criminal, y habrá mucha otra gente que no va a querer hacerlo.

El caso es que nadie pretenda obligar a nadie a hacer algo que no quiere hacer.

Ahora, yo creo que deberíamos vivr nuestras vidas completamente al margen de sus chanchullos, en todas las áreas en que ellos se inmiscuyen, que no son pocas.

Pero poco a poco tendríamos que ir consiguiendo prescindir de darles ninguna autoridad sobre nosotros, nuestras acciones y nuestras vidas.

Juntarnos, hacer piña y darnos apoyo.

Tener grupos de Telegram con los vecinos «no informados por las noticias de la tele» y otros amigos con los que podamos tener grupos de apoyo, de forma que, si pasara algo, en un momento pudieras avisar al mayor número de personas que estuvieran presentes contigo en el lugar lo antes posible.

Que te sirviera para grabar conversaciones que requieran ser testificadas, enviar vídeos y fotos que puedan servir para tu defensa, etc.

Y no tener en cuenta sus imposiciones.

Vivir bajo nuestras propias leyes, no las suyas.

Y sobre todo, sacar el dinero de los bancos, o hacer lo posible para que ellos no decidan qué hacen con él.

Si dejas de financiar todo esto, poco a poco perderá fuerza.

Y bueno, si se te ocurre alguna propuesta más, pueden entrar en el grupo de Telegram y comentarla.

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on linkedin
LinkedIn

20€ el primer mes

Y luego tienes acceso a todos los cursos y lecciones en directo por una cuota mensual de 10€.

Escuela de autogestión de la salud

Matriculate a un precio de risa.
En serio.

20€ el primer mes

Y luego tienes acceso a todos los cursos y las lecciones presenciales online por 10€ al mes
+ información

Cursos en la academia

Los profesores

Más episodios del podcast

Mantente en contacto

Suscríbete a nuestra newsletter

Y te notificaremos todas las actividades.
Nuevos cursos, nuevos episodios del podcast, nuevos vídeos …
¡y nuevas propuestas!

El videoblog

El blog

Suscríbete a nuestras novedades

Último episodio del podcast

Última sesión en la Escuela

Información básica sobre protección de datos:

Responsable: Diana Valeria Párraga López.
Finalidad: desarrollar su actividad informativa y remitir comunicaciones a los usuarios (en caso que me autoricen a ello)
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: Diana Valeria Párraga López y proveedores legitimados externos.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional.
También se puede instar reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos.

¡Ya casi estás dentro!

Te he enviado un email a la dirección que has usado para suscribirte.
Así que, si revisas tu bandeja de entrada dentro de unos minutos, te lo encontrarás ahí.

Es para darte la bienvenida a las «entrañas» de Vida En Salud y explicarte un poco de qué va esto.

Lo mejor sería que, para leer el mensaje de bienvenida, te reserves unos minutos de tranquilidad.
¡Es que te explico muchas cosas en ese email!

Si te queda alguna duda, puedes escribirme a dianavaleria@vidaensalud.es y simplemente, preguntar.

Sigue el pulso del crowfunding

Si quieres optar a interesantes recompensas entre múltiples opciones y participar de un proyecto de alta innovación…
Apúntate y te informaremos.