Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email
Share on telegram
Share on linkedin

Bienvenida y presentación

Te doy la bienvenida al Podcast Vida en Salud, el podcast que te inspira a llevar una forma de vida saludable. Esta propuesta es mi iniciativa y yo soy Diana Valeria.

Declaración de intenciones

En este podcast nos proponemos aumentar la conciencia de que la salud es una responsabilidad personal. De que únicamente tú eres responsable de tu salud, nadie más. Y te ofrecemos información y conocimiento que te pueden ayudar a tener seguridad para aceptar y tomar esta responsabilidad.

Entendemos la salud desde un punto de vista muy amplio y hablamos de los muchos aspectos que afectan a nuestra vida y que demasiadas pocas veces se vinculan con la salud.

Introducción

En el episodio de hoy tenemos de nuevo a Jordi Gutiérrez para introducirnos en el elemento agua, que corresponde al invierno que ya tenemos casi encima. En esta charla, además de explicarnos qué y cómo es el elemento agua, nos da claves para mejorar nuestro estado en el invierno y vivirlo con plenitud y consciencia.

Si quieres descargarte esta transcripción en PDF, haz clic en el siguiente enlace:>>

Para visualizar este contenido has de suscribirte previamente. Si ya eres suscriptor, identifícate en este enlace. Si todavía no lo eres, suscríbete en este otro enlace. ¡Gracias!

Contenido

Qué es el elemento agua dentro de los 5 elementos

Vamos a ver lo que es el elemento agua a todos los niveles, tanto lo que es en el clima como en lo más recóndito dentro de nosotros.

Dentro de los 5 elementos del taoísmo, se corresponde con aquella energía que procede del norte, el aire del norte que suele ser frío y seco. Representa el invierno, cuando la naturaleza está más quieta, cuando se mueve menos, cuando no vibra. al contrario que el verano, que es cuando todo está hirviendo a la luz y el calor del sol y en la naturaleza todo es vida y movimiento, ahora entramos en el momento opuesto que es cuando el sol ha dejado de tener fuerza, se ha quedado con la justita imprescindible para que podamos sobrevivir y la naturaleza está todo lo inmóvil que puede estar aún así conservando la vida. Como se ve en la película Bambi, que viene a representar lo que son las estaciones para nosotros. Estar todos callados, inmóviles, como si estuviéramos asustados. Nieve por todas partes, alimento cero. Es el momento de hibernar, de comerte lo que tengas y si no tienes nada que comer, salir como un animal salvaje a buscar comida donde sea. La ley de los 5 elementos describe la naturaleza como una transición entre primavera, verano, otoño e invierno y una inter-estación. La primavera es el elemento madera, el verano es el elemento fuego, el otoño es el elemento metal y el invierno es el elemento agua. Y entre ellos existe el elemento tierra, que sirve de punto de referencia, es el centro entre esos cuatro elementos, eres tu como observador de los cuatro puntos cardinales y representa también la inter-estación. El elemento tierra sirve para frenar la estación anterior, y va acelerando la energía de la siguiente. En este momento se va frenando la energía del otoño y va entrando la del invierno. Otoño es una des-aceleración y el invierno es una inmovilización. La naturaleza se mantiene como ivernando, en estado latente. ¿Para qué sirve el elemento tierra? (del que ya hablaremos más a fondo otro día), para que el transito entre el otoño y el invierno no sea traumático. Esto lo hablamos también en el episodio 14, también.

Esto es importante porque la estructura con la que se explica la naturaleza mediante los 5 elementos nos hace ver que el mundo está muy bien hecho. Que nada está hecho al azar y que muchos movimientos, tanto en el clima como en nuestra salud, no llegan  ser traumáticos para nadie porque hay mecanismos reguladores en la naturaleza.

Así, debido a ese elemento tierra, el verano nunca es excesivamente fuego, porque nos quemaríamos todos, y el invierno nunca es excesivamente agua, es decir, nunca es inmovilidad absoluta.

Así que en ese bosque de la película de Bambi donde todo es nieve y árboles, parece que no hay  vida, pero en las cuevas están los osos, en los huecos de los árboles están las ardillas, las semillas en la tierra, todos los vegetales concentrados en una pequeña pepita que es una semilla, o en las raíces bajo tierra. Todo está vivo manteniendo las mínimas funciones vitales. Sería un estado de catalepsia de la naturaleza.

Y a nosotros no debe pasar lo mismo.

Pues tal que igual. La verdad es que cuando el frío provoca contracción, en cualquier cosa, así que nosotros nos encojemos de frío y cuando nuestras partículas se contraen, nos duelen más cosas. a veces el frío te duele en los huesos.

Todas las partículas de nuestro cuerpo tienden a juntarse, a pegarse unas con otras, y la compresión de cualquiera de nuestros tejidos. provoca compresión sobre los nervios y entonces sentimos dolor.

Claro, como ahora yo que estoy con la gripe pre-invernal y me duele todo.

Los síntomas y molestias vinculadas al elemento agua y soluciones

El frío y el invierno y la enfermedad del invierno, te duele en los huesos, en lo más íntimo de tu ser.

Es así: la compresión provoca dolor, la distensión provoca analgesia. Porque en verano, o con el calor, se dejan de comprimir esas terminaciones nerviosas y no sentimos dolor. se nos alivia cualquier dolor solamente por dilatación.

Esto es el ABC de nuestra existencia, en realidad solo existe expansión y compresión, y cada una tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Así que ahora estamos con el elemento compresión.

Estaba pensando en las personas que viven en Rusia, por ejemplo que llegan a temperaturas de -40 y tantos grados… allí a la gente le debe doler mucho todo ¿no?

Si, o se hacen insensibles.

El elemento agua es pura contracción y ¿dónde nos contraemos, sobre todo cuando tenemos frío? En los riñones y en la espalda en general. El riñón y la vejiga, que son los órganos que rigen el elemento agua, son los órganos que están más activos en invierno. Así como  la depuración de primavera pasa por el hígado. Es el hígado el que depura la sangre después del invierno, elimina todas las toxinas. En verano nos depuramos solos, básicamente. La felicidad y la alegría nos depura, no necesitamos que ningún órgano se ocupe de hacer la limpieza, si acaso sudar. sudar y ser feliz, ya es suficiente. en otoño depuramos vía pulmón que sería por la nariz, sería por el intestino grueso y sería también por la piel. como ya hablamos en el episodio 14. Y en el invierno depuramos por vía riñón. Hay una especie de vasos comunicantes que regulan el agua en el cuerpo y esto hace que cuando sudamos mucho orinamos poco. Todas las toxinas en verano/otoño se van por la piel, cuando hace calor. Cuando deja de hacer calor, de golpe dejamos de sudar y nos empiezan a salir granitos en la piel. Es como que ya no podemos sacar las toxinas. Nos empezamos a poner ropa de abrigo y nos empiezan a salir granos por toda la superficie de la piel. entonces vemos que la piel ya no tiene esa capacidad de sacar toxinas y tenemos que derivar al riñón. Mientras el riñón está calentito y sano, trabaja. Cuando los riñones están encogidos por el frío ves que en su primera contracción te entran ganas de orinar y sale agua blanca y luego ya no trabajan hasta que no los calientas. Hasta que no les devuelves un poco la vida.

Pues es un poco raro esto de que precisamente el invierno sea la estación en que el riñón trabaja, si cuando hace frío no trabaja…

¡Exacto! Es que tenemos que tener mucho cuidado en alentar bien los riñones y por ende las plantas de los pies.

Cuando se nos enfrían los riñones, cuando somos de riñón frío, normalmente se nos enfrían los pies también. entonces una forma de enviarles calor a los riñones es calentar suficientemente las plantas de los pies. Que hay dos formas:

En la ducha, por las mañanas, terminar con agua fría de rodilla para abajo. De forma que cuando salgas de la ducha, tu cerebro observa que la zona de los pies está muy fría y tenderá a calentarla. Además a medio plazo, en 15 días, el cuerpo ya se acostumbra a calentar la zona de los pies y casi ya no necesita que se lo recuerdes, pero mientras tanto le das este estímulo.

Y para cuando tienes un gripazo lo bueno es, sobre todo el primer día, es hacer baños de pies calientes a temperatura creciente. Pones lo pies en un barreño con agua calentita y luego al lado dejas un cazo con agua recién hervida y vas incrementando la temperatura del agua todo lo que puedas soportar y no dejas que el agua se enfríe en ningún momento. cuando ya has dejado de calentar el agua y va a enfriarse, entonces sacas los pies, los secas bien, te pones los calcetines y notas que te sube un calor fuerte a la cara y a los riñones. Es una buena forma de recomponerte. antes de que un resfriado se instale a fondo en ti, sacarlo fuera. Y es simplemente devolviéndole la energía a los riñones, que son los que en invierno te van a salvar de todas las patologías.

Porque son los que van a estar ahí haciendo el relevo del sistema depurativo.

Claro, es el predominante. De todas formas, en medicina china, cuando se habla de riñón, se habla también de todas las glándulas endocrinas que hay al rededor del árbol de la columna vertebral, incluso las que están en el cerebro, y no es tan sencillo como un par de riñones. Hay un montón de órganos de apoyo. La vejiga sería un órgano que parece poco importante pero el meridiano de la vejiga de acupuntura es el más complejo de todos los 12 meridianos y una parte de su trayectoria pasa por todos los nervios raquídeos ¡todos los nervios de la columna que luego tienen reflejos a todos los meridianos de acupuntura!

Así que podría decirse que, a nivel de supervivencia básica, en el mundo el riñón es el que gobierna. Esa energía de supervivencia.

¡De hecho en filosofía oriental, la energía de los riñones es la que heredamos al nacer!

Según dicen, el riñón derecho, es el que recibe una dosis de energía que es la que recibes de los padres al nacer y que es para toda la vida. Cuando se gaste, te mueres.

El riñón izquierdo es como una pila recargable, que se descarga cuando hacemos sobre-esfuerzos, agotamiento o pasamos mucho miedo, y se carga con el descanso, la buena alimentación y una vida sana.

Cada vez que sobrepasamos nuestros límites, por ejemplo en una maratón o un deportista de competición, o en una época en la que trabajamos excesivamente, agotamos la energía del riñón izquierdo. Normalmente el cuerpo te da un aviso.

A un corredor de maratón el cuerpo a lo mejor a los 20 Km le da un aviso de “no puedo más”, pero si lo ignoras y sigues, entonces pasas a usar la energía del riñón derecho, que es tu seguro de vida, tu seguro de vejez. Es de lo que tendrás que vivir de mayor.

Y es también el legado que tienes que dejarle a tu descendencia ¿no?

Posiblemente también. Depende de la edad que tengas, pero si, es el carácter y tipo de energía que se transmite de generación en generación. Eso se puede ver en deportistas de élite. Los ves con 50 años y parecen mucho mayores. algunos parece que tengas 70. sus rodillas, sus huesos, sus articulaciones están muy desgastadas porque se han comido el plan de pensiones de su energía de riñón. No es que vayan a morir, pero van a tener muy mala calidad de vida, van a envejecer muy rápidamente. De hecho cuando envejece el riñón la persona se seca. El líquido deja de circular, el elemento agua deja de circular por el cuerpo y a la persona le pasan una de estas dos cosas: o se seca, no entra líquido en sus células, o se edematiza. Se hincha, que también quiere decir que no entra líquido en sus células y se queda por ahí en el intersticio entre los órganos.

Pero esto es lo que se dice de la vejez, que cuando un cuerpo envejece lo que hace es deshidratarse.

Si, en el fondo no envejecemos, nos secamos. Un buen día tu organismo pierde la capacidad de hacer entrar y salir el agua en las células y el agua pasa por el tubo digestivo, se va quedando en rincones, pero vas perdiendo la capacidad de que las toxinas vuelvan y se eliminen.

Yo lo veo como un problema electromagnético.

Psi, es posible. Supongo que siempre ha sido muy importante en la medicina luchar contra la vejez, pero lo ideal sería encontrar la calidad de vida perfecta. Que vivas más o menos años tampoco tiene muchísima importancia, seguramente al final te aburres de tanto vivir y quizá lo que desearías es vivir con una gran calidad de vida todo este tiempo.

Claro, no es cuanto si no como.

Y quizá en sertirte joven y no en parecer joven, que es donde más energía hoy día.

La enfermedad de riñón… ¡Es muy curioso! porque el riñón tiene unos mecanismos que nos sirven para dar energía al cuerpo, para depurar toxinas y aunque como órgano parece que tiene muy poquitas funciones, como meridiano de acupuntura es muy sólido, es el que te ancla a la vida. Y como la mayoría de gente en algún momento se ha cargado su energía de riñón o ha gastado más debida, empezamos a manifestar determinados síntomas.

El primero suele ser la inmovilidad. Cuando tiendes a ser inmóvil suele ser el elemento agua. Una cosa es estar triste. Como decíamos en el episodio 14, del pulmón, la tristeza es una des-aceleración de la persona. Cuando una persona se vuelve abúlica y se queda quieta, con la cara inexpresiva, sin que parezca que tenga frío ni calor, ni tristeza ni alegría, es el riñón.

Entonces todas las enfermedades como la esclerosis ¿tendrían que ver con el riñón?

O por lo menos con el elemento agua. Casi todas las enfermedades no catalogables, como los reumatismos, que se supone que hay cientos de ellos y ninguno se puede curar, ni ninguno se puede explicar bien, están relacionados con la energía de riñón.

Claro el elemento agua es difícil de atrapar. No se puede explicar.

Si, nadie sabe cómo meterle mano, como abordarlo. A no ser desde la medicina china, en que se dedican a pensar menos y siguen la energía. Buscas donde está detenida, le das un empujoncito, para que se acelere, y ya está.

Cómo nos sentimos en invierno

Pero bueno, si es cierto que lo primero que le ocurre al elemento agua es que te inmoviliza. Esto es un ciclo que proviene del elemento metal, del otoño, la tristeza, que es una ralentización de tu vida, o de tus emociones, o de tu actividad, y cuando llegas al elemento agua, claro ¡has tocado fondo! Pero no te puedes morir del todo, solo te inmovilizas, pero tu organismo tiene que seguir funcionando. Además cuando abandones el elemento agua y entres en la primavera que es el elemento madera, tendrás que ponerte activo, tendrás que volver a la vida y volver a tener fuerzas.

Así que el frío del elemento agua es exactamente igual que el miedo. Son la misma sensación. El fróo lo que te hace es encogerte, con el miedo haces exactamente lo mismo, subes los hombros, encoges las cervicales. Es ese miedo irracional que tenemos. Encogemos el cuello de miedo  porque hace millones de años nuestros depredadores nos atacaban a la garganta. Una coas que ya no ocurre normalmente pero seguimos encongiéndonos de miedo ante la oscuridad, ante el peligro, encogiendo los hombros. El miedo, el elemento agua, te provoca eso: encogimiento, algunas veces temblores de rodillas, dificultades para el agua. Son todo síntomas de enfermedad del elemento agua, enfermedad de riñón. El elemento agua ataca mucho a las rodillas, a los huesos, a las articulaciones en general, sobre todo y a la columna vertebral. Y ahí es donde se instala más fácilmente el frío y el miedo. El frío nos duele en esos lugares. Nos duele en la zona lumbar, en las rodillas, entre las escápulas.

Así que esa sensación de frío y miedo va todo en un mismo paquete.

La gente le tiene miedo al frío. No le tienen tanto miedo al calor, o al viento, o a la humedad o la sequedad. Le tienen miedo al frío, es el clima que nos da más pavor. Nos hace temblar y tiritar, encogernos y ser poca cosa.

Ese estímulo nos provoca: inicialmente una paralización, que eso no tiene porque ser malo, porque hemos dicho que la naturaleza es sabia y hace las cosas por algo. Esa paralización nos provoca de rebote una hiperactividad.

Cuando te das cuento de que tu cuerpo se va a morir congelado ¿qué haces? Te mueves. Te mueves frenéticamente. A ti te tiran a una piscina en febrero y te pegas un susto de muerte, porque te das cuenta de que no te puedes mover.

Te contraes completamente.

Eso genera un acto volitivo consciente en el que tu ejerces tu fuerza de voluntad y le ordenas a tu cuerpo que se mueva con todas sus fuerzas. Y nadas y te desgañitas y te desesperas y sales de la piscina, porque si no te mueres.

Es lo bueno del elemento agua, que te pone tan cerca de la sensación de muerte que no te queda más remedio que reaccionar.

Y así es como se sale del a depresión de la que hablábamos en el episodio 14: tocando fondo, es decir, te asustas de verdad, te das cuenta de que al mejor con tu depresión has perdido el trabajo, no tienes comida y te vas a morir de hambre y te das cuenta, haces un movimiento inicial, solo uno, y reaccionas y sales de ello. Es la única forma, no hay otra medicina para salir del elemento metal que pasar por el elemento agua, pasar un miedo terrible y reaccionar a él.

Interesante el proceso.

De hecho en el horóscopo chino el primer mes del año es el mes de la rata, que es el mes de diciembre y representa el centro del invierno. ¿Y qué es la rata? un bicho hiperactivo. Las personas nacidas en el año de la rata son muy activas, muy dinámicas, perfectas supervivientes, los más rápidos del planeta y pueden usar cualquiera de sus recursos tanto físicos como mentales, como su atractivo para conseguir comida para su camada.

Y saben aprovechar muy bien las oportunidades.

La historia del orden de los animales en el horóscopo chino

De hecho en la historia de los 12 animales que llegaron los primeros a la carrera propiciada por el emperador de jade, en principio iba a llegar primero el búfalo, que tenía que representar al mes de diciembre. Porque se levantó el primero, porque se marcó un itinerario, porque calculó lo que iba a tardar en llegar a palacio, no varió su ritmo de caminata, fuera por llano, cuesta arriba, cuesta abajo, por debajo del agua…

Que fue muy metódico el búfalo.

¡Sí! Se lo curró mucho el búfalo, como todos los búfalos, unos currantes de sol  a sol.

Y va y empuja con un cuerno la puerta del palacio del emperador y de su cabeza salta la rata, se cuela por debajo de la rendija de la puerta y llega la primera obteniendo el grado del primer animal del horóscopo chino.

Eso es la energía invierno, la energía del elemento agua, volcada en positivo. Es decir, el miedo, la inmovilidad, la proximidad de la muerte. Que una de las cosas que más nos acerca a la sensación de muerte es la congelación. No es que te vayan a matar de una cuchillada, si no que te vas a ir muriendo por no moverte. Vas a dejar de mover tu cuerpo y entonces se va a ir poniendo azul y ya no se va a recuperar más, va a dejar de circular tu sangre. Esa sensación de estar tan cerca de la muerte, te hace reaccionar con una energía apasionada que sale de los riñones.

El miedo

Muy bien. ¿Entonces tenemos el miedo como emoción predominante? Osea estamos todos acojonados ahora. Estamos empezando a vernos venir el miedo.

Si. De todas maneras, cuando dices: ¡Huy que calor! La gente lo dice como aplatanada, con poca energía, moviéndose pesadamente. En cambio ¡Huy que frío! lo dices frotándote las manos y moviéndote. Es como que te espabila y reaccionas, no te queda más remedio.

Lo bueno del elemento agua, del miedo y del frío, es que no nos queda más remedio que reaccionar. Es el gran motor. Aunque representa la inmovilidad casi absoluta, en el fondo es el gran motor que nos hace movernos hasta el elemento fuego. Desde ese tocar fondo, desde ese casi estar a punto de perder la vida, nos ponemos en marcha. Y de hecho supongo que vivimos toda nuestra vida intentando reaccionar a nuestros miedos.

Si no tuviéramos miedos creo que no haríamos nada en la vida.

Si porque es un revulsivo el miedo: no quiero vivir esto.

Si. Huyendo de las cosas que te dan miedo, intentando buscar la felicidad es no tener ningún miedo, no tener ningún dolor, ningún sufrimiento… Huyendo de ellos nos vamos haciendo.

Y acercándonos a aquello que más nos llena.

Si. Claro, un ser humano procede del agua, del vientre de su madre, del líquido amniótico. Entonces cuando naces te pegas el primer gran susto de tu vida, que es que dejas de respirar lo que respirabas, y tienes que respirar oxígeno. Y de golpe hace frío, notas el tacto de cosas, el sonido, el ruido, la luz, notas unas sensaciones. antes el sonido era pura vibración en el vientre de tu madre, ahora te llena los oídos. Es normal que llores!

De ese susto lo único que te salva es tu madre que te coge en brazos y te demuestra que el mundo no no es tan desagradable como te ha parecido inicialmente. A partir de ahí le coges tal apego a esa persona que cada vez que te suelta en la cuna te pegas el segundo gran susto de tu vida. Es decir que hasta que le pillas el truco a tu madre, tienes un estado de miedo constante en el que oscilas entre el miedo de que tu madre te ha dejado, la incerteza de si va a volver o no y la satisfacción que te da cada vez que vuelve. Así que parece que tu vida se basa en premios castigos: te coge tu madre, te suelta tu madre.

En función de como reacciones a como son tus pares, en función de que sientes que ellos están ahí para protegerte, aunque no estén. En función de que confíes en tus propias fuerzas, vas haciendo te más autónomo, más independiente y tienes menos miedos. Cuanto más dependiente eres de tus padres, más dependiente serás de mayor de todo el mundo, de los demás: de tus profesores, de tus amigos, de tu pareja de tus jefes, de todo el mundo- En función de la energía de riñón que hayas acumulado de pequeño a nivel de confianza, seguridad en ti mismo, fuerza de voluntad, vas a poder ser más independiente y vas a tener menos miedos.

Así que simplificándolo podemos asociar casi casi miedo con dependencia.

Las personas con una energía de riñón fuerte, personas con una buena constitución física, suelen tener mucha confianza en la vida. Les da miedo muy pocas cosas. A lo mejor les da miedo las cosas que no pueden tocar: los espíritus, o los fantasmas. Pero las cosas del día a día, los peligros del mundo físico, no les preocupa, tienen mucha energía.

Así que en función de como hemos ido ganando confianza durante nuestra infancia, podremos se más o menos dependientes.

Los miedos luego se disfrazan. El miedo de un bebé de perder a sus padres de mayor se cambia por el miedo de perder tu dinero, tu casa, tu trabajo o todo aquello que represente supervivencia. Así que vamos creando muchos pequeños miedos y muchas fobias que hemos ido desarrollando en base a tus miedos.

Entonces deduzco que más bien es miedo a perder tu seguridad.

La dependencia

Si. El único miedo que existe es el miedo a morir de hambre. Se genera de pequeño y a partir de ahí tu instinto de supervivencia te impulsa a solucionarlo en seguida. Y en función de si vas ganando confianza de mayor, entonces vas pudiendo aguantarte el hambre y todas las demás necesidades. Mientras tanto vas a ser dependiente de un montón de cosas, de tu tarjeta de crédito de comer muchas veces al día, de tener alguien que te de cariño y te abrace constantemente, de que la gente te aplauda y te admire. Hay muchas formas de obtener pequeñas dosis de seguridad. Que como no son auténticas, no vienen de ti mismo, son como una droga, cada vez necesitas más. Entonces tu energía de riñón es limitada, tu capacidad de reacción ante los problemas es limitada y te vuelves una persona dependiente.

Bueno, pero tal como yo lo entiendo… Ya sé que está muy de moda en la new age «tienes que ser totalmente independiente», pero somos inter-dependientes todos. Somos un colectivo humano y dependemos los unos de los otros.

La cuestión es que no seamos patológicamente dependientes.

Es que se habla tanto de que hay que poder prescindir de todo… Pues no, yo no lo acabo de creer. Igual que un bebé es dependiente de su madre y la madre es dependiente de su bebé y del padre de su bebé, porque le procura estabilidad mientras ella se ocupa de su bebé. Y formamos las relaciones en base a dependencias. El caso es que sean dependencias saludables u orgánicas, si no quieres llamarle saludable a la dependencia.

Podemos hablar incluso de simbiosis. Da igual que nos necesitamos unos a otros, no importa. ¡La cuestión es que no tengamos miedo!

Buen apunte.

¡Claro que nos necesitamos! Si un ser humano depende de un millón de microorganismos que tiene dentro y alrededor. Estamos forrados de microbios de miles de clases y si no es por ellos no viviríamos.

La increíble inestabilidad de nuestro hábitat

Estamos en un mundo que vivimos por la gracia de Dios, porque solamente que aumentara en 100 grados de golpe la temperatura nos morimos todos.

O que aumentara el número de partículas de hidrógeno en un pequeño número ya explotaría el aire.

O que el CO2 se convirtiera en CO3. Somos la cosa más volátil del universo.

Si, dependemos de muchas variables que penden de un hilo.

Si, cualquier cosa, la presión atmosférica, cualquier cosa que te puedas imaginar podría hacernos derretir, explotar. Y sin embargo no tenemos miedo a eso. A lo mejor tenemos miedo a tonterías.

A perder el trabajo, a que se termine la relación con nuestra pareja, a no ser querido por no sé quien, a los ascensores, a los sitios cerrados, a las alturas, a la gente.

Si una persona se pusiera a pensar lo vulnerable que es un organismo vivo, se desesperaría.

No podemos vivir con miedo porque estar en este mundo es un acto de fe. Realmente estamos aquí porque tenemos que estar, seguramente, en unas condiciones muy limitadas y a la vez en un tiempo muy limitado que nos toca vivir en que básicamente hemos venido a aprender. Si no lo decimos por el punto de vista religioso filosófico lo podemos decir por el genético. Una persona viene al mundo a ser mejor superviviente que sus padres. Y la máxima expresión de que eres un buen superviviente es la ausencia de miedo. Y la máxima prueba de que no tienes miedo es el ejercicio de la compasión. Así que cuanto más amor manifiestas a tu entorno menos miedo tienes, por lo tanto eres mejor superviviente y las especies sucesivas tenderán a ser mejores que tu.

¿Entonces la emoción que compensa el miedo es la compasión?

La voluntad

La actitud, al menos si. La emoción o acto que te hace salir del miedo es la voluntad. Es una pena, que no hay una pastilla que te saque del letargo, lo siento. Es un acto de voluntad. Como dejar un vicio, abandonar el sofá y ponerte a trabajar. Tu puedes elegir entre moverte o quedarte en la inanición y morir, más lentamente o menos.

Básicamente el miedo es la energía raíz, el miedo nos pone en marcha y en contacto primero con la paralización, con la sensación de inmovilidad, eso nos da más miedo todavía. Es decir, el miedo genera miedo al miedo. entonces llega un momento que  estamos tan aterrorizados que solo podemos o matarnos a nosotros mismos, o movernos.

Por ejemplo, muchas veces una serpiente se queda mirando a un pajarillo fijamente, el pájaro se queda hipnotizado por la serpiente y acaba lanzándose a las fauces de ella, porque no puede soportar el miedo. No puede soportar esa tensión.

Pues bueno, esa es la persona que por no soportar el terror que le supone su vida se suicida, por ejemplo. O se deja morir de inanición. Pero esos son muy poquitos casos y normalmente nuestro instinto de supervivencia predomina. Así que siempre hay un momento en que tu tomas una decisión y dices: hasta aquí hemos llegado y a partir de aquí cambio la situación. No queda más remedio que eso. no  hay soluciones milagrosas para salir del elemento agua.

¿Y por eso es tan tradicional que se hable del cambio de año, los nuevos propósitos, los cambios de estilo  de vida, y así?

La energía de los ciclos

Psi. Claro, es más fácil hacerlo si utilizas el calendario chino. Aquí tenemos dos épocas de propósitos de cambios. Una es septiembre. Que llegas de vacaciones y te encuentras que hay cosas que se han puesto en marcha, todo el mundo quiere poner en marcha actividades sobre todo económicas. Pero no hay energía para eso. La energía de otoño ya habíamos dicho que es de cosecha. Así que todos los intentos por ponerte a hacer deporte, hacer dieta en septiembre, fracasan. Lo único que funciona en otoño son los divorcios. Porque, como ya explicamos también en el episodio 14, el otoño es para pasar página, para soltar, dejar cosas atrás, tirar la basura y todo eso. Así que lo único que funciona es cosechar frutos de lo que sembraste o tirar cosas que te sobran.

Luego llega el fin del año solar y te das cuenta de que el día 1 de enero, bueno no te das cuenta de nada porque tienes resaca, pero el día 2 de enero vas a trabajar y hay exactamente lo mismo que el año pasado.

Si, esta es la sensación, es lo que digo  todos los años. Que aquí no ha empezado nada.

Claro. Se acaba el mes de la Rata, perdona que me meta en el horóscopo chino ahora, pero va todo junto con los 5 elementos.

Se acaba el mes de la Rata que es diciembre, que es la hiperactividad. Un mes fatal para celebrar las navidades, porque todo el mundo se pelea. Se pelean por la comida, la gente choca con los carros en el supermercado, se pelean por la última caja de gambas…

Bueno, está estratégicamente pensado esto…

Si, porque nos volvemos compulsivos.

Llega enero, mes del Búfalo, que es un mes soso en sí mismo, hecho para trabajar linealmente y es imposible adquirir cambios. El Búfalo es 100% conservador, así que es imposible que en enero inicies nada. Además estás en energía de invierno, de inmovilidad. Así que si te apuntas al gimnasio te vas a lesionar al 3er día y cualquier cosa que inicies, no vas a tener voluntad.

El verdadero inicio

Entonces te esperas al mágico día 4 de febrero, inicio de la primavera china y comienzo del mes del Tigre. El elemento madera se respira en el aire, empieza a haber energía primaveral. Empiezan a aparecer bichos, a pesar de que aún hace frío empiezan a haber bichos por ahí y empiezan a florecer cositas. Ahí ya tienes energía para iniciar algo, es el momento. Y si no como mucho te esperas a marzo y todo lo que promuevas estará a poyado por la energía creciente del elemento madera. Así que digamos que la fuerza de voluntad del elemento agua, del invierno, se va a manifestar en la primavera, con el nacimiento del elemento madera. Entonces es cuando va a fructificar tu fuerza de voluntad y va a salir toda tu parte creativa. Es cuando realmente vas a dar frutos en la vida. Mientras tanto en invierno puedes tener momentos hiperactivos, porque el frío da eso, te da momentos de hiperactividad, pero hay mucho momentos de estar en tu casa, de estar en espacios cerrados, incluso de comer cosas encerradas, porque hay poca comida fresca, así que vas a comer muchas cosas de conserva, cosas que habías guardado en la casa.

La alimentación para transitar el elemento agua

Es un buen momento para comer fermentados, por ejemplo, frutos secos, semillas. Cosas que están cocinadas por el sol, o por la fermentación o por el tiempo. En invierno las cosas crudas no sientan bien, porque enfrían el riñón, parece ser que las cosas congeladas también, aunque las hayas calentado. Energéticamente enfrían los riñones. Y  en principio hay que prescindir un poco de las cosas excesivamente crudas. Por eso en un lugar muy gélido tomar zumos de naranja para pillar Vitamina C no sería lo más adecuado, tomar una cosa tan cruda. Entonces puedes tomar la vitamina C del higo seco.

O del chucrut.

Por ejemplo. El higo seco tiene Vit C y hierro que es una combinación muy buena que no se da en la naturaleza fácilmente y que te hace levantar la moral después de un resfriado o una gripe y te levanta, te pone en marcha. Y poca coa más. Ahora que viene la época invernal, la época de transición entre otoño e invierno pues a lo mejor la fruta del tiempo… Si hay manzanas, manzanas de ahora y de la zona, pues se puede hacer una cura de uno o dos días. Manzanas que te reconfortan por dentro, que es una fruta menos líquida.

Esto aquí en el hemisferio norte y en Europa. Estoy pensando que habrá personas que estarán escuchando esta emisión en verano, porque en el hemisferio sur es verano ahora.

Claro, si pero bueno, entonces su elemento agua será su invierno.

Claro.. ya llegaréis.

Estos datos quedan para su invierno, y con sus productos de la zona.

Una cosa que es global, a nivel de fortalecer la energía de riñón es el te Kukicha. El te japonés Kukicha, te de 3 años, las ramitas, no la hoja, que parece ser que tiene  unas dosis de calcio asimilables tremendas. Una sola dosis de te tiene la dosis de calcio recomendada para una semana. Así que vas sobradísimo. Y sobre todo tiene el valor de ser un gran reconstituyente de los riñones y por lo tanto frenar mucho todos los procesos reumáticos. Igual no tienes que tomarlo cada día, pero en invierno, con el frío o cuando tienes crisis de agotamiento, o algo, que necesites reponerte. Te lo puedes tomar por la noche, porque no tiene teína, solo tiene trazas.

Aquí el audio se corta porque se terminó la batería de la grabadora y no me di cuenta, como has podido oír estaba bastante engripada este día y mi atención no estaba muy despierta. de todas formas y por fortuna, solo se quedó sin grabar la despedida.

Así que hasta aquí hemos llegado con el episodio de hoy. Espero que te sea muy, muy útil en el tránsito por este invierno. Que podrás llevarlo más acorde a la energía que te envuelve. Podrás aprovechar mucho mejor las oportunidades y dejar de exigirte imposibles que no corresponden a la energía del momento. Creo que todo ello contribuye a vivir con mayor estado de paz. cosa que, en definitiva, es la base de la salud y la longevidad.

Enlaces

En este episodio hemos hablado de:

El episodio 14 de Vida en Salud, en que tratamos el elemento metal que corresponde al otoño.

Kukicha o té de tres años japonés.

Peticiones

Comparte si te ha gustado.

Permite que los niños escuchen u oigan Vida en Salud.

Comenta, reseña, dale likes a Vida en Salud para que pueda llegar a más gente.

Agradecimientos

Quiero recordarte que tu presencia le da sentido a Vida en Salud, así que muchas gracias por estar ahí, escuchando y aportando.

Gracias también a Kitflus por cederme las melodías del programa.

Despedida

Si quieres proponer, preguntar, comentar, puedes hacerlo en vidaensalud@dianavaleria.es

Si quieres recibir un email notificándote cada episodio que publico dianavaleria.eu/suscripcion.

Nos re-encontramos en el próximo episodio, en que hablaremos de aromaterapia con Luis Rodero y le transmitiré las preguntas que me habéis enviado para él.

Y ya está.

Que tengas muy buenos días y excelentes noches. ¡Hasta la próxima!

Suscríbete al boletín

Si quieres recibir los nuevos episodios y novedades de Vuda en Salud en tu correo electrónico puedes rellenar y enviar el formulario.

Al rellenar y enviar este formulario autorizo a Diana Valeria a almacenar mis datos y utilizarlos para hacerme llegar la información solicitada.

Comparte este episodio con tus amistades

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email
Share on skype

Deja un comentario