"> 33. Arnold Ehret y su descubrimiento • Vida en Salud */HEAP

33. Arnold Ehret y su descubrimiento

Si te ha gustado ¡puedes compartirlo con tus amigos!

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

Introducción

En el episodio 31 te expliqué los principios por los cuales se explica que los orígenes dietéticos de nuestra especie son frugívoros y te hablé de un higienista. Y por cierto te hablé muy bien de él, de Arnold Ehret.

Soy consciente de que tal vez cree alguna expectativa. Pero una de las promesas que iban asociadas a lo que te expliqué entonces es que en el episodio de hoy profundizaría más en qué es lo que descubrió Arnold Ehret. Que es algo que hace que yo considere su aportación como una de las más aclaradoras en cuanto a alimentación se refiere.

Así que hoy  te voy a hablar de Arnold Ehret.

Un poco de historia

No tendría ningún sentido que te hablara de los postulados de Ehret si explicarte que fue diagnosticado de una enfermedad incurable a muy temprana edad. La enfermedad de Bright parece tener una sintomatología bastante molesta y se abasteció de toda la información que fue recopilando y conocimiento que le fue brindado, pero también siguió a su instinto y sometió ambos aspectos a una rigurosa observación. El desarrollo de esta capacidad de observación rigurosa e imparcial,  le condujo a llegar a erradicar su enfermedad, pero no solo eso. Llegóa a comprender aspectos claves de las dinámicas del organismo humano.

En los principios del S XX se dio un verdadero auge del higienismo con los balnearios, comunidades y centros de espiritualidad y medicina natural. Él vivió esta circunstancia empapándose del conocimiento que esa apertura cultural le ofrecía. Viajó hasta los países en que se originó la ciencia de la curación y bebió de las fuentes en su origen.

En él latía con fuerza el convencimiento de que el mal, la enfermedad en el ser humano provenía de la alimentación. Que la inadecuada alimentación es el origen de la enfermedad

Ehret era básicamente un gran observador que daba mucha importancia a la experimentación, así que experimentó con los límites de la alimentación y combinó las dietas con el ayuno.

Del ayuno llegó a escribir que la única herramienta que ha creado la naturaleza para la recuperación del cuerpo, su regeneración  y la curación de la enfermedad es el ayuno. Que ninguna otra cosa necesita un cuerpo de cualquier especie animal para sanar.

Esto no tiene más relevancia, hay muchos médicos, terapeutas y sanadores que han llegado a la misma conclusión. Pero Ehret fue más allá. Él consiguió medir el pulso de los ritmos de recuperación del organismo.

La dieta, la fruta, la depuración y el ayuno

Ehret constató que el alimento fisiológico del ser humano es la fruta. Por todo lo que expliqué en el episodio 31 y además él argumenta que ningún ser humano que entre en una carnicería va a sentir apetencia de coger un pedazo de carne y comerlo. En todo caso va a imaginar el platillo que va a preparar con esa carne y el sabor y texturas resultantes, pero si no tuviera esta idea, ni siquiera acudiría a la carnicería, porque ni la textura ni el sabor, ni la visión de la carne, tal como es de forma natural, resulta para nada atractiva para un ser humano, en general.

Esto es exactamente lo contrario de lo que le pasa a un carnívoro u omnívoro. En casa tenemos gatos y cuando les damos hígados o corazones o pescados, se vuelven locos solo de oler y ver la sangre y las piezas que van a comer sin más preparativos.

Pero es que Ehret además de darse cuenta de esta realidad, poniendo mucha atención a las respuestas de su cuerpo, también percibió que la fruta no siempre le sentaba bien.

Se dio cuenta de que el ser humano había abandonado la dieta para la que su organismo había sido concebido,  su dieta ideal, hacía demasiado tiempo y esto tiene sus consecuencias, el cuerpo cambia.

Me explico:

Al llevar generaciones comiendo sustancias que nuestro organismo no está capacitado para procesar (leche, carne, cereales, grasas saturadas, …) de forma muy abundante, nuestro cuerpo ha de cambiar. Tiene que habituarse a no poder expulsar todo lo que le sobra, a no poder mantenerse en el grado de limpieza en que es altamente y totalmente eficiente. 

En el episodio 31 ya vimos que el ser humano no secreta la uricasa, que es la enzima responsable de que los desechos producidos por la digestión de las proteínas y las grasas puedan ser expulsados del cuerpo. Y hemos visto también que nuestros jugos gástricos son demasiado débiles para descomponer los enlaces de las moléculas que componen tanto proteínas como grasas. 

Esto hace que de por sí las proteínas y las grasas sean tóxicas para nosotros. Cuanto más complejas y saturadas sean más tóxicas son para los seres humanos.

Así que al ir cambiando la dieta hacia una que requería un esfuerzo orgánico mayor, nuestra especie fue saturando su cuerpo con desechos tóxicos 

Sustancias que no podía expulsar, por ingerirlos en demasía y por no disponer de los recursos orgánicos necesarios para ello.Toda la “basura”, porque no es otra cosa, que no podíamos y no podemos expulsar, se queda dentro del cuerpo.

¿Y qué pasa cuando el cuerpo no expulsa sus desechos?

Pues la basura se empieza a acumular en los tejidos. Así de simple.

A veces se acumula en tejidos más blandos y genera mucho volumen (obesidad) y a veces lo hace en tejidos más densos y firmes y su presencia no se aprecia a simple vista. Pero está y se manifiesta en formas más sutiles, ya lo veremos.

No voy a volver a explicar cómo se da el proceso de eliminación y acumulación de los desechos en el cuerpo, si quieres conocerlo o recordarlo, solo tienes que ir los episodios:

OK, pues ahora que sabes de qué estoy hablando, prosigamos con la introducción al descubrimiento de Ehret.

El origen de la enfermedad

Entonces para Ehret, este es el origen primario de toda enfermedad. 

Toda enfermedad es provocada por la obstrucción. Afirmó. Y esta obstrucción es la causante de la merma de la energía  y la falta de vitalidad.

Creando una ecuación que reza:

V=P – O

Vitalidad es igual a Potencia menos obstrucción.

Cuanto menor es la obstrucción la potencia se ve menos interferida y mayor puede ser la vitalidad.

Cuanto mayor es la obstrucción más afecta a la potencia y la vitalidad que se genera es menor.

Un cuerpo obstruido no puede funcionar bien. 

Ehret comparaba nuestro organismo a una máquina obligada a trabajar con fricción. En estas condiciones se desgasta y no puede dar su  máximo rendimiento. 

La fatiga y la falta de vitalidad son causadas por esta acumulación de desechos en el organismo que produce obstrucción y podredumbres internas y que llega a ser caldo de cultivo de cualquier enfermedad e incluso la muerte.

Hasta aquí bien. Lo vamos siguiendo ¿no? Y tiene sentido ¿verdad?

¡Pero es que el genio de Ehret llegó a conclusiones más importantes que esta!

Y lo más triste es que poca gente lo llegó a entender. 

Ehret habló y elogió a la fruta como nuestro alimento primigenio y como el único que contiene todos los nutrientes que necesitamos y en la proporción que los necesitamos. Esto ha hecho que mucha gente que ha leído sus obras, a medias, se haya lanzado a comer fruta para curarse de una enfermedad grave, y esto ha tenido unas consecuencias desastrosas.

Ehret afirma en sus libros que la fruta es nuestro alimento ideal y experimentó en sí mismo sus beneficios, dejando su testimonio en los libros. Pero también explicó con claridad que si el grado de obstrucción era muy avanzado la fruta podría ocasionar mucho daño, por lo muy depurativa que resulta.

(si has escuchado los episodios que te he indicado antes, sabes de qué te hablo, si no lo has hecho, escúchalos, no hagas lasa cosas a medias!!! 🙂

Y esto es lo que parece que muchas personas no acabaron de leer en sus libros. Sobre esta cuestión te recomiendo que leas este post Steve Jobs y la dieta amucosa de Arnold Ehret, escrito por David Gil.

Ehret habló de la necesidad de un proceso de transición desde la dieta de la civilización hacia una dieta frugal y este proceso de transición tenía como estrella principal (como vimos en el episodio 25 con Xavier Uriarte) al ayuno.

Pero Ehret afirmó, y bajo mi punto de vista de forma muy acertada, que para entrar en el ayuno es imprescindible también un proceso de adaptación, una transición inteligente hacia el ayuno. 

Y dejó muy claro también que esta doble adaptación (a la dieta más adecuada y al ayuno) en ningún caso se trata de un proceso lineal. Que no suele pasar que puedes ir comiendo mejor y más limpio día a día, progresivamente. y cada vez puedes acercarte más a alimentarte exclusivamente de frutas. No, no es así.

En cuanto empiezas a comer más limpio y tu cuerpo no tiene tanta carga que gestionar, los mecanismos de mantenimiento del organismo se disparan y empiezan a depurar, a expulsar lo que tienen acumulado en los tejidos.

Es como si el cuerpo dijera: ¡vaya qué bien! hoy no me meten tanta porquería. No tengo tanto trabajo procesando, así que hoy voy a aprovechar para expulsar.

Esta eliminación de tóxicos tiene su precio, no es gratis. Durante estos períodos nos pueden sobrevenir multitud de síntomas que pueden ser más o menos molestos y se pueden confundir con enfermedades, cuando no son más que la respuesta del organismo a la liberación de sustancias que le dañan. Porque antes de expulsarlas, tiene que sacarlas de donde estaban acumuladas y esto provoca más de una molestia.

Pero estos síntomas son la clave para comprender el lenguaje a través del cual tu cuerpo se comunica contigo para decirte qué necesita.

Y además, a veces la carga tóxica que hay que expulsar es incluso el resultado de varias generaciones de depósitos tóxicos (las condiciones epigenéticas se transmiten de generación en generación).

Y como ya hemos visto en episodios anteriores dedicados a la alimentación, la depuración y al funcionamiento del sistema linfático, nuestro sistema no puede expulsar tóxicos de forma ilimitada, tiene sus limitaciones. Cuando los requerimientos de los órganos de depuración son mayores de lo que estos pueden rendir, se saturan y en muchos casos o se les brinda la ayuda y el apoyo adecuados (saunas, frecuencias electromagnéticas, estimulación del drenaje linfático, etc.) o pueden dar una respuesta muy, muy grave.

Mientras tú comas ligero, comas fruta, solo verduras, ayunes, … Mientras le des descanso, más espacio tendrá tu cuerpo para disponerse a eliminar los residuos que lleva acumulados.

Esto quiere decir que va a poner en circulación residuos tóxicos “antiguos” por decirlo de alguna manera. Y ya sabemos lo que suele pasar con las sustancias que llevan tiempo acumuladas ¿verdad? seguro que en alguna ocasión te ha tocado limpiar algo que habías olvidado en algún rincón de la nevera.

Estos residuos son ácidos y esta puesta en circulación para la expulsión aumenta la acidez del organismo, lo que aumenta el riesgo de crecimiento de patógenos y deteriora las estructuras óseas de la persona. Todos sabemos que la pérdida de piezas dentales está muy generalizada en la vejez y los problemas articulares también.

Y esta es una de las consecuencias más suaves que puede tener una depuración descontrolada. Porque la muerte inmediata es la más grave.

Y la muerte inmediata se produce cuando los órganos se obstruyen completamente y no pueden seguir cumpliendo sus funciones vitales imprescindibles. Colapsan en un fallo multisistémico y la muerte sobreviene en horas o minutos, no más. Ehret relata una historia con este final en uno de sus libros.

La propuesta de Ehret

Y claro, llegados a este punto ya debes estar tirándote de los pelos ¿no es así?

Lo siento. No te preocupes. Como ya te he dicho, Ehret consiguió erradicar su enfermedad y llegar a tener un alto nivel de vitalidad, desconocida para él hasta entonces e incluso superior a la de cualquier humano de su tiempo. Así que algo más nos legó y este algo más te lo voy a explicar ahora.

Y su aportación más importante fue la de comprender cómo evitar esta tragedia que parece no tener salida.

Y ahora que nombro la tragedia recuerdo una de sus frases lapidarias:

“La vida es una tragedia de nutrición”

Porqué cuanto más intoxicado está un cuerpo, más dependencia tiene de aquellos alimentos que lo intoxican y le dificultan la salud completa.

¿Y cómo así?

Pues como no dejo de repetir en casi cada uno de los episodios de este podcast, el cuerpo tiene sus propios mecanismos “automáticos” de preservación y recuperación. Entonces para proteger su integridad en el momento en que se pone a depurar más de lo que puede eliminar, Ehret observó que pone en marcha uno muy curioso.

Te da hambre, o ganas de comer o como le llames. Despierta en ti la urgencia de ingerir aquellos alimentos que te cuesta procesar y que te generan residuos. 

¿Y porqué? Porque el esfuerzo que hace el organismo para procesarlos es lo único que puede parar la depuración que está dándose y prefiere seguir acumulando a saturar tu riñón con el riesgo de dañarlo, 

Esto es así porque los órganos encargados de la digestión están implicados también en los procesos de eliminación y depuración. Si está digiriendo no pueden depurar, así que tu organismo te te reclama una digestión más pesada y difícil para protegerse de las consecuencias de una depuración excesiva.

Y entonces este es el motivo por el que el sistema de Ehret no puede ser lineal ni progresivo. Porque dependiendo de los tóxicos que el cuerpo esté removiendo en cada momento necesitará un tipo de alimento u otro, o ninguno. Pero del ayuno, que es un pilar del sistema de ehret,  ya hablaremos en otro episodio.

Ehret llamó a los alimentos que generan acúmulos en el cuerpo y que tienen digestiones difíciles “alimentos formadores de moco” o “mucoproductores”. Y los llamaba así porque observó que es lo que hacían. Y no se puede descartar que durante un proceso depurativo,  en algún momento sean necesarios este tipo de alimentos para recuperar el equilibrio.

Porque otra de las grandes verdades que Ehret puso en la palestra es que los procesos depurativos tienden a acelerarse. Es decir, que si empiezas a depurar y sigues favoreciendo la depuración, ésta se va multiplicando de forma exponencial en el tiempo. Por eso en una terapia de desintoxicación, puede llegar un momento en que el cuerpo se sature y lance la alarma de pedirte “moco” para desayunar.

Todo el secreto del sistema de Ehret es el aprender a observar el cuerpo para comprender qué está necesitando en cada momento. Darte cuenta de si necesitas “frenar” el proceso depurativo o “acelerarlo” o darle descanso y espacio al cuerpo con un ayuno.

Y esto, amigo, amiga, es en sí un gran qué, te lo aseguro. Ahora, también te voy a decir que no es fácil alcanzar la maestría con esto. Pero, al margen de la dieta que tu definas que es necesaria para ti en este momento, yo estoy convencida de que la depuración de nuestro organismo es necesaria y de que esta es la forma en que deberíamos abordar la depuración.

Ehret le da también mucha importancia a las deposiciones. Explica lo importante que es defecar todo lo que tu cuerpo ha de expulsar,  todo lo que no va a utilizar. Que en muchas ocasiones es algo que se ve dificultado por la consistencia mucosa de estos residuos que generan los alimentos antifisiológicos formadores de moco que tomamos. Las heces tienden a hacerse pegajosas y a quedarse pegadas a las paredes del intestino.

No creo que haga falta que te explique con detalle cuáles pueden ser las consecuencias de que las heces se acumulen dentro de tu cuerpo, así que no me extenderé en esto y voy a dar por sentado que ya sabes que no es para nada saludable esta condición.

Ehret aseguraba que es imprescindible defecar tantas veces como comes. si comes 3 veces al día, deberías defecar 3 veces al día. Si no es así para tí, él te diría que estás acumulando desechos en tu intestino y que esa mierda está intoxicando tu cuerpo.

Y él para esto, para la eliminación por las heces, también recomienda ayudas. En el sistema curativo por Dieta Amucosa los purgantes y enemas son imprescindibles, sobre todo en los ayunos.

Por más que mejores tu alimentación y vayas consiguiendo comer más limpio, si no expulsas todas las heces, estás manteniendo los tóxicos dentro. Estás favoreciendo una “auto-intoxicación” con sustancias antiguas en proceso de descomposición.

Y bueno, creo que con esta información ya tienes un poco más claro quien es Ehret, cuál es su legado y porqué lo considero tan importante.

¿Qué te parece? ¿ves tú el legado de Ehret tan importante como yo?

¡Me encantaría conocer tu opinión!

Si te ha quedado alguna duda sobre lo que he explicado, o hay algo que no hayas entendido bien, ya sabes que puedes preguntarme. En la sección de comentarios, en el formulario de contacto dianavaleria.eu/contacto o puedes escribirme al email vidaensalud@dianavaleria.es.

Y bueno, si quieres leer a Ehret, cosa que  te recomiendo encarecidamente, puedes escoger diversas traducciones e incluso, si entiendes bien el inglés, leer los originales (aunque tienen bastantes correcciones de los editores y de sus alumnos). Yo, personalmente, te recomiendo la traducción de David Gil, convencido y experimentadísimo Ehretista que lleva dedicados algunos años de su vida a la práctica de los postulados de Ehret: el ayuno y el Sistema Curativo por Dieta Amucosa.

Aunque ya te hablé en el episodio 31 del libro de David Gil, te vuelvo a dejar el link al libro:

Te dejo el link al libro “Sistema curativo por dieta amucosa” de Alnold Ehret, traducido por David Gil en Amazon aquí>>

Enlaces

Episodios de Vida en Salud que complementan esta información:

3, en que hablo sobre las falsedades de la alimentación saludable
5, en que hablo sobre la fascia
7, en que hablo sobre la  linfa 
21 en que hablo sobre la comida  que nos venden como “sana”
25, en que hablamos con Xavier Uriarte sobre alimentación en general.

Post en arnoldehtert.info: Steve Jobs y la dieta amucosa de Arnold Ehret, escrito por David Gil.

Si quieres puedes descargarte las notas del programa en un archivo PDF formando parte de vida en Salud como miembro premium. Por 1€ al mes tendrás acceso a todo el contenido premium.

Enlace al documento Episodio 33. El sistema creado por Arnol Ehret para descargar>>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + 1 =

Información básica sobre protección de datos:

Responsable: Diana Valeria Párraga López.
Finalidad: desarrollar su actividad informativa y remitir comunicaciones a los usuarios (en caso que me autoricen a ello)
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: Diana Valeria Párraga López y proveedores legitimados externos.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional.
También se puede instar reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos.

¡Ya casi estás dentro!

Te he enviado un email a la dirección que has usado para suscribirte.
Así que, si revisas tu bandeja de entrada dentro de unos minutos, te lo encontrarás ahí.

Es para darte la bienvenida a las «entrañas» de Vida En Salud y explicarte un poco de qué va esto.

Lo mejor sería que, para leer el mensaje de bienvenida, te reserves unos minutos de tranquilidad.
¡Es que te explico muchas cosas en ese email!

Si te queda alguna duda, puedes escribirme a dianavaleria@vidaensalud.es y simplemente, preguntar.