Comparte este episodio con tus amistades

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

Si quieres ayudar a que los testimonios grabados en entre podcast puedan ser transcritos, hazte mecenas desde 1€ al mes en cualquiera de estos dos enlaces:

Registrate en el club de Vida en Salud haciendo clic aqui

Hazte mecenas en Patreon haciendo clic aquí

Y así, además, formarás parte del proyecto Vida en Salud

Bienvenida y presentación

Te doy la bienvenida al Podcast Vida en Salud, el podcast que te inspira a llevar una forma de vida saludable. Esta propuesta es mi iniciativa y yo soy Diana Valeria.

Declaración de intenciones

En este podcast nos proponemos aumentar la conciencia de que la salud es una responsabilidad personal. Porque únicamente tú eres responsable de tu salud, nadie más. Y te ofrecemos información, conocimiento e inspiración que te pueden ayudar a tener seguridad para poder aceptar y tomar esta responsabilidad.

Entendemos la salud desde un punto de vista muy amplio y hablamos de los muchos aspectos que afectan a la vida y que demasiadas pocas veces se vinculan con la salud.

Introducción

Estuvimos hablando con Irene durante 3 horas. Ella estaba en Brasil y yo en España.

Y bueno, digo estuvimos porque yo también estaba, pero básicamente habló ella, porque tiene mucho que decir. Así que yo escuché y esto es lo que grabé.

Irene es un testimonio como pocos porque tiene una amplia experiencia en «formas de comer», o  maneras de comer, como ella dice. Nació en una familia vegetariana y, debido a un diagnóstico que le condenó a medicarse de por vida, ha estado buscando y experimentando hasta conseguir abandonar esa condena.

Su testimonio es valiosísismo y nos habla de pautas muy buenas a tener en cuenta para majorar nuestra forma de comer, tniendo en cuenta todo lo que hay que tener en cuenta…

No voy a hacer spoilers, escucha!

Espero que te guste y, sobre todo, te sea muy, muy útil.

Contenido

¿Qué nos enseña Ehret y de qué se trata eso de mejorar la salud a través de la alimentación y autogestionar nuestra salud?

Pues. Auto-diagnosticarnos primero. Decir: vamos a ver de dónde vengo…

¿me he pasado toda mi vida comiendo carne con patatas y pan y Coca-Cola y hamburguesas del McDonald’s?

Bueno pues, primero tendré que quitar todo aquello que al quitarlo no me produce nada exagerado. Y lo voy a tener que sustituir por algo que está cerca, pero que es menos  ensuciante y que requiere menos energía.

Entonces ahí tenemos infinitas posibilidades de pasos que dar, de alimentos, de formas de comer. Porque una cosa son las famosas listas de alimentos que todo el mundo quiere la cocina ¿no? De:

Dime qué puedo comer y que no puedo comer, dime qué alimento es sano y qué alimento no es sano… y así solamente como de lo sano todo lo que quiera, cuando me de la gana, cuando sienta hambre, mezclando todo como me apetezca.

Y, honestamente, si tenemos que hacer una lista de alimento qué es sano y el qué no lo es la lista sería muy sencilla: en el que esa no ponemos las frutas y apaga y vámonos. Y todo lo demás en la otra .

Y así, ya Ehret nos ha advertido y algunos también lo hemos experimentado, que las cosas no van bien. Todos los atajos están malditos y la naturaleza no perdona ni una. Entonces, bueno, ¿pues que tenemos que hacer?

Pues de la lista de las cosas que no son fisiológicas establecer una escala de cosas que son bastante inocuas. De cosas que incluso aunque no son fisiológicas pueden llegar a aportar algo y ahí ver también, en qué cuerpo ponemos cada cosa y qué reacción tiene

¿Cómo se hace esto en la práctica? Bueno pues olvidándonos de las listas de alimentos y centrándonos en lo que yo le llamo maneras de comer.

Y eso incluye cosas que normalmente los nutricionistas, muchas veces, y los médicos y los terapeutas de salud no tienen mucho en cuenta.

Que son: el número de comidas diarias, las cantidades, las combinaciones de los alimentos… Y luego el intestino de cada uno.

SI se ha formado bien, desde la lactancia, desde la niñez, si ha sido muy maltratado, si hay zonas del intestino que no son recuperables, por ejemplo por la toma de medicación. Hay ciertos medicamentos, que dañan el intestino y hay cosas que se pueden recuperar y cosas que no. Eso también tenemos que asumirlo ¿no? ¡Y ver por dónde empezamos!

¿Cómo cómo sería una buena forma de empezar?

Bueno, pues experimentando: decir ¿que voy a hacer?

Pues si he comido toda mi vida 5 veces al día pues voy a ver cómo puedo hacer para comer solo 3 o voy a intentar comer solo dos, que es como Ehret proponía y si veo que no le cojo el punto, pues entonces estoy un tiempo comiendo tres veces y ya más adelante daré un paso más, subiré un escalón más y empezar a comer 2.

Sin prisa pero sin pausa. Análisis es parálisis.

¿Qué ocurre? yo llevo una inercia de vida que llevo toda la vida haciendo más o menos lo mismo cada vez que yo haga un cambio, de comer un poco menos, un poco menos veces al día, menos cantidades, mejores alimentos…

Por ejemplo quitar todo lo refinado y poner todo integral, o por ejemplo, empezar a combinar bien los alimentos o simplemente comer menos. En vez de comer hasta reventar pues me voy a quedar con un poco de hambre al final, a ver qué pasa.

Cuanto más simple, siempre mejor. Pero todo eso tiene unas repercusiones ¿cuáles son?

Que cada vez que tu mejoras en algo tus hábitos ¿tu cuerpo qué está ganando?

Está ganando tiempo, está ganando energía, vitalidad y está ganando recursos, órganos, carreteras de salida, puertas ¿no?

Cuando eso pasa el cuerpo va a empezar a sacar escoria y a veces va a tener un buen coche para sacar escoria y otras veces no.

Entonces hay gente que empieza a cambiar los hábitos, empieza a eliminar obstrucción y se empieza a sentir muy bien, porque me sube la vitalidad. Y otras personas, que no tienen un buen vehículo, no han cuidado su templo, su templo que es su cuerpo, cuándo empiezan a hacer mejoras, pues el cuerpo intenta eliminar pero los órganos de limpieza están dañados. Están obstruidos, y no no filtran. Entonces, primero hay que ocuparse de eso. Eso también se hace con la dieta pero lo que hay que hacer es hacerlo más despacio. Hacerlo mediante una técnica que tiene la naturaleza maravillosa que es dejar tiempo solo para ese proceso de limpieza. Porque a veces cometemos el grave error, que pensamos que lo que nos va a curar, lo que nos va a desintoxicar es el alimento de moda o la dieta, y en verdad el único que tiene poder de curar algo, es algo que esté vivo. Y vivo está nuestro cuerpo.

Entonces, cualquier posibilidad de recuperarnos, de mejorar la salud, está dentro del cuerpo. Lo que nosotros le damos con distintas dietas y cambios de hábitos, son mejores condiciones para que el cuerpo se cure solo.

Entonces ¿qué tenemos nosotros? Pues nosotros tenemos como un ecualizador en el que vamos escogiendo, pues: cuántas horas tomamos el sol, cuántas horas dormimos, a qué hora comemos, qué comemos, cuánta actividad física practicamos. Y con eso creamos un escenario. Y en ese escenario, nuestro cuerpo o se recupera, se adapta, o compensa.

Y en la naturaleza, los mecanismos de selección de las especies, responden a preguntas muy crueles. Como: ¿estás hecho para vivir? ¿tienes derecho a la vida? ¿eres recuperable? ¿eres suficientemente buen ejemplar? ¿estás suficientemente sano como para ser un modelo para perpetuar su especie?

El peligro del que Ehret nos advierte de empezar un proceso de desintoxicación, es que a lo mejor algunas de esas preguntas la naturaleza las va a responder diciendo: oye mira, no. No eres apto. No no tienes ya… no tienes edad, no tienes condición… que no todo es reversible, no todo es recuperable. Pero si hay alguna forma de llegar a la mejor versión de ti mismo, pues es con este sistema.

Entonces empieza. Empieza.

Mi experiencia, con lo que yo he vivido y con lo que yo recomiendo, y con lo que yo veo, es que casi antes que establecer lista de alimentos, que sí  y que no pues es dejar tiempo al cuerpo para que para que él vaya resolviendo. E ir observando que ocurre en ese tiempo.

Y ahí yo soy partidaria, por lógica, por economía, casi y por darle un margen al coche, a que le pongan la rueda que le falta que el coche en este caso sería, sobre todo, nuestro intestino, junto con resto de órganos, dejar ese órgano el mayor tiempo libre posible. Y para eso, lo mejor es comer pocas veces al día. 

Para mí eso sería el primer paso: el reducir el número de comidas. Me parece más importante casi, que cuidar las mezclas, que cuidar a lo mejor las cantidades, el tipo de alimento. Cada cosa que no sea una fruta va a tener un pero.

Yo creo, que todos los que nos hemos metido en el mundo de la salud a través de la alimentación, nos ha pasado lo mismo. 

Hemos empezado con ello porque ya ha nacido todavía no pero que hace un negro pues empieza a:

Venga la carne mala. Fuera.

Pescado malo, fuera. ¿Marisco? peor. ¿Embutido? fuera, industriales, fuera. El azúcar, fuera, Harina blanca, fuera. ¡Ostras! que ahora resulta que las harinas, aunque sean integrales, también producen  mucosidad… venga, fuera. ¡Ala! que tampoco somos comedores de proteína! Venga, las nueces y las semillitas que eran tan saludables y tenían tantos omega 3 y tal, fuera. ¡Ostras! que es que las solanáceas… tienen solanina y las personas que tienen artrosis… Venga, fuera. ¡Ostras! que es que los hipotiroideos, las cruciferas son bociógenas … Venga. ¡Ostras! que es que ahora, resulta que hay alimentos que son altos en histaminas, que hacen que tu cuerpo… 

Y esto se convierte en una puñetera locura, por hablar bien.

Entonces… osea, vamos a poner un poquito de sentido común y decir: oye que he estado toda mi vida comiendo esto por aguantar 2 años o tres, o los que sean, comiendo eso, de una forma mejor, en menores cantidades y encontrando, dentro de ese panorama de todo es malo y todo…, encontrando aquello que precisamente para ti y para tu intestino no sea tan puñetero.

Ya sabemos que hay gente celíaca que no tolera el trigo, ápero es que hay otros que les sienta bien! Bueno pues el que tenga que empezar su transición comiendo el trigo integral, pues que lo haga.

Hay personas que la proteína pues les da estreñimiento y no le sienta bien y se ponen muy agresivos y muy nerviosos y… pues tienen que empezar su transición sin proteína. Y bueno. 

Pues coge un espejo y te miras. Y ahí tienes a la persona. A la única persona que te puede decir cuál es tu dieta de transición, hoy.

Porque a lo mejor dentro de seis meses la tienes que cambiar. O dentro de dos semanas porque has empezado a eliminar muy rápido y cómo te observas i te estás constantemente diagnosticando, para ver cómo va el proceso Yo animo a todo el mundo a que lo haga. ¡Si es que es muy entretenido! A quién no le gusta quererse y cuidarse. Y la misma energía de amor propio que le ponemos a irnos a un spa que nos dan un masaje debiéramos ponerla en coger ideas de qué prácticas, o qué cambios dietéticos puedo ir haciendo para ver cómo está mi cuerpo.

Porque en cuanto yo cambié la dieta voy a ver cómo me siento y por ejemplo, si yo a día de hoy llevaré la dieta de transición que llevaba hace 6 años yo no seguiría mejorando mi salud y eliminando me obstruccion, recuperando mis órganos y mi vitallidad si no que estaría metida en un círculo vicioso, de estar haciendo una supuesta dieta de transición, pero no mejoro. Y finalmente me frustro y digo que el método no funciona. Y me pongo a hacer pues no sé, dieta paleolítica, por poner un ejemplo.

¿Qué pasa? ¿que comer menos veces al día se puede hacer de cualquier manera?

No. Es muy importante que esas dos comidas estén muy bien adecuadas al individuo.

¿Cuál es la causa de la enfermedad crónica? la dieta crónica. El comer todos días lo mismo. E, infelizmente, incluso dentro del movimiento Ehretista, hay un montón de gente que está siguiendo la dieta crónica. Que llevan ya años comiendo todos los días con el mismo esquema. Y da igual que hagan ayunos, que se tomen laxantes, que hagan sauna, que se pongan enemas, que recen a los Pokémon. Me da lo mismo.

Mientras no haya una evolución dietética No hay una recuperación intestinal. Y si queremos que el proceso de eliminación funcione el intestino tiene que ser nuestro aliado, no nuestra víctima.

Y para eso es muy importante escucharle. Y cada vez que el intestino nos rechaza algo, no forzarlo. Pues a lo mejor puedes empezar así. Diciendo: venga voy a comer dos veces al día, lo que me da la gana. Fantástico.

Pero que sepas que eso tiene los días contados. Y que cuando esos días acaben y lleguen a su fin y se acabe la luna de miel, pues tienes que empezar a saber por dónde tirar.

Bueno, vale, se acabó la fiesta. Ya no puedo comer lo que me da la gana, pues por el simple hecho está comiendo 2 veces al día, necesito ir mejorando. Y eso es bueno.

Lo normal es que a medida que la obstrucción se reduce y aumenta la vitalidad, cojamos… eso que te explicaste muy bien tu, Diana, esa inercia de limpieza.

Porque a menor obstrucción, mayor vitalidad. Y a mayor vitalidad, más energía.

Y ahí, ¿Qué es lo lógico de un cuerpo más sano, que le siente mejor o peor, los alimentos anti-fisiológicos?

¡Pues que le siente peor! ¿Que cada vez tenemos más manías? ¡Hombre, es que si cada vez tuviera menos, me preocupaba!

Entonces. Tú coge un animal salvaje en naturaleza y dale a comer cosas industriales. ¿Y qué esperas? que las dijera muy bien y las elimine y no sienta nada. ¡Ah, qué bien, estoy tan desintoxicado que como mal y me sienta súper bien! …

¿Perdona?

El que come mal y le sienta súper bien, es el que come todos los días mal.

El que se fuma un cigarro y no me hace nada y ni tose, es el que se fuma 20 cigarros al día.

Yo aspiro y espero, que cada vez me sienten peor todo tipo de cosas. Las solanáceas, lo de las instaminas, las cruciferas, los picantes los muco-productores, los acidificantes y, con perdón y con cariño, y la madre que los parió a todos.

Porque eso significa que mi intestino cada vez es más sensible. Y que  mi intestino cada vez me está diciendo: ¡Eh, ya estamos cerca!

¿De qué? ¡Ostras, del alimento fisiológico! Ya no quiero todo esto, ya no puedo con todo esto.

Es una balanza, ese arte sutil de equilibrar ¿hasta dónde puedo llegar con mi intestino para, sin maltratarle, ir comiendo un poco mejor?

Entonces ¿voy a tener que seguir comiendo cosas que están en 200.000 listas de alimentos prohibidos? Of course my friend. Desde luego.

Busquemos funcionalidad. ¿Qué necesitamos? Pues poner en marcha procesos de limpieza. Vale, pues necesitamos alimentos que el cuerpo reacciones disolviendo nuestras escorias. Y ahí están por los elementos más ideales y los más cercanos pues frutas, frutas cocinadas, verduras crudas y verduras cocinadas. Y eso forman un grupo de alimentos, vamos a llamarle, depurativos aunque el que se depura el cuerpo, por el tipo de sangre que forman esos alimentos.

Y luego hay unos alimentos intermedios, que están en muchas lista de alimentos horribles, pero que los hemos comido todo nuestra vida, y los vamos a comer. Mejor preparados y de mejor calidad, menos cantidades, con moderación y en 2 comidas al día.

Y luego está todo aquello que si dejas de tomarlo, pues no pasa nada. Y pues, ya puestos a depurar, pues un montón de cosas incluso fuera del plato. Osea, ya te digo, no se muere nadie ni se acelera nadie en su proceso depurativo, por quitar cosméticos, maquillajes, limpiadores tóxicos y todo una caterva de cosas que no  sirven para nada.

Básicamente, cuando cuando yo digo que para hacer ayuno intermitente no sirve cualquier dieta a largo plazo, a corto plazo sí.

Hay mucha gente que se pone a comer una o dos veces al día, comiendo de cualquier manera y les da una vídeo y tal. Pero eso tiene los días contados.

Entonces cuando yo decía eso me refería a que: para que una dieta de restricción de número de comidas, se pueda prolongar en el tiempo, esas dos comidas, esa dieta transición, tiene que tener la siguientes funcionalidades: lo primero, que creo que lo he comentado antes tiene que haber alimentos que sean más o menos disolventes, le llamamos.

Esos alimentos son: frutas, frutas cocinadas, verduras crudas y, un poquito menos pero también, los vegetales. Sobre todo si están cocinados al horno, al vapor y sin aceite. Los aceites y las grasas al ser calentados, pues vuelven el alimento un poquito menos alcalino y ya no es tan disolvente. 

Pero esto no es bueno ni  malo. Esto puede ser bueno si necesitamos ir más despacio.

Luego, otra cualidad muy importante de esas comidas que hacemos en este ayuno intermitente, además de disolventes, que tienen que ser eliminadoras, barredoras. ¿Por qué?

Porque si yo me voy a llevar todas las escorias a los órganos voy a necesitar que salgan. Entonces ¿la comida por qué órgano pasa? Por el tracto digestivo. ¿Qué tiene que garantizar? 

Pues que barre el tracto digestivo y para eso es cada uno, cada individuo bajo sus distintas condiciones, tiene que escoger los alimentos que le resulten más laxantes. 

Entonces, esas dos funciones son fundamentales. Tenemos que comer alimentos que sean suficientemente depurativos para que el cuerpo siempre esté sacando escorias de sus rincones. No demasiado, para que podamos gestionar esas escorias y que además nos apoyen en la función eliminativa una cosa sacar la escoria del tejido al intestino, o de la célula a la sangre y otra muy distinta es sacar la escoria del intestino al Water o de la sangre, a través del riñón, al váter, a través del pipí. 

Entonces, bueno. Pues para eso hay alimentos que son especialmente diuréticos, especialmente laxantes… y los vamos a ir usando a medida que notemos que vamos bien al baño, o no.

Pues bueno. ¿Alimentos así importantes?

Pues, los que son disolventes, los que son barredores, algunos tienen función doble. Y luego, dentro de los alimentos intermedios que son aquellos que están en muchas listas negras, pero que a nosotros nos van a servir para superar la adicción a la alimentación civilizada. Para hacer nuestra transición de dejar poco a poco lo que hemos comido toda la vida. Pues ahí lo que importa es: primero que nos hagan buena digestión, segundo que nos dejan saciados, pero sin producirnos un efecto de agotamiento de energía y un poco, aplatanamiento le llamo yo no, empatatamiento. Y sobre todo que no nos inciten a no podernos moderar.

Por ejemplo, yo me pongo a comer patatas y cómo esté bien hecha, al horno, crujientita y con poco aceite…. con sus especias y tal y cual. No tengo fin.

Osea me puedo comer toda, toda la patata que me pongan por delante. Sin embargo, me pongo a comer boniato, que es un alimento muy parecido y llega un momento en el que estoy cómo saturada de dulce y se me ha quitado el hambre por completo.

Entonces ¿Que voy a elegir yo? Además de mi ensalada y mis verduras y todo. Pues voy a elegir el boniato ¿Por qué? Porque no me produce adicción. No me da síndrome de abstinencia si no lo como.

Yo puedo estar 10 días comiendo boniato y si luego me tengo que tirar 10 días sin comer boniato, pues no pasa nada.

Hay una frase de Espira, que es un gran Ehretista, que lleva muchos años también haciendo el sistema, que dice: 

Para cada alimento nocivo de la civilización al lado, cerquita de él, hay uno que si bien no es  tan rico, tampoco es tan dañino. Y que nos ayuda a salir de la adicción a ese alimento malo.

Entonces ahí cada uno tiene que ir buscando lo que te sustituye.

Y ahí, ese alimento intermedio ¿qué funcionalidad tiene?

Pues lo primero, que no le demos tanto, tanto, tanto tiempo y tanta, tanta energía el cuerpo para limpiarse que hasta psicológicamente tengamos la misma sensación de saciedad, de cuando comíamos, de todo en 3 comidas al día tenemos que utilizar estas herramientas.

Los alimentos ideales, como disolventes implacables, con mucho cuidado con la fruta. Siempre decimos que al principio, se tenga cuidado. Pero yo la sigo considerando parte de la transición, necesaria incluso cuando todavía no estamos desintoxicados. Porque desprende y laxa muchas veces, cosas que el resto de alimentos no son capaces de desprender y laxar. Por eso no es nuestro alimento ideal.

Las frutas cocinadas, verduras crudas ensaladas, verduras cocinadas, muy importantes.

Y esos alimentos intermedios, que por haberlos preparado una forma adecuada: al horno, tostado o dextrinado, remojado previamente para quitar el almidón, como el arroz. Pues nos van a hacer de muletas, de herramientas, para pasar de 5 comidas al día, a 2. O me como 20 porciones de almidón a la semana, a me como solo 7 o solo 14.

Entonces, bueno, pues ahí está. Y esas son básicamente las funciones. Luego ya, si nos ponemos técnicos pues tiene que haber elementos en la dieta que sean neutralizadores de la acidez qué se produce por tu propia toxemia. Se habla mucho el acidez que producen los alimentos. Pero la propia toxemia que nosotros vamos poniendo en la sangre nos puede llevar a un estado que no es una crisis de eliminación. Que es un estado patológico 

Es lo que tú explicabas muy bien, Diana, de qué de qué la acidez quema los tejidos, daña los tejidos. Y uno puedo tener un síntoma de qué está saliendo escoria del cuerpo. Y es un síntoma que se ajusta cerrando un poco el grifo de la escoria que está saliendo 

Y a veces podemos tener síntomas de tejidos que están siendo dañados por los procesos de eliminación. Y eso no es una crisis de que está saliendo escoria, eso es un tejido que se esta descomponiendo, se está quemando.

Y que puede ser peligroso e irreversible. Por ejemplo: la dentadura, los huesos. Una osteoporosis, o daño la dentadura es muy, muy, muy, difícil de revertir. Y si tenemos cualquier mínimo síntoma de eso, deberíamos tener muchísimo cuidado con cómo sacamos lo que llevamos dentro. Sobre todo los que venimos de el mundo de la medicina involuntaria, que hernos estado tomando medicación muchos años.

Y esas son las funcionalidades.

Diana: Bueno  qué te ha parecido que sí que tenía razón, que es un testimonio muy valioso…

Conclusión

  • Hemos de auto-diagnósticarnos, tener claro el estado de nuestro cuerpo.
  • Comer menos veces al día.
  • Comer alimentos crudos: frutas y verduras.
  • Comer verduras y frutas cocidas.
  • Comer una pequeña representación de «alimentos malditos», la suficiente cantidad para que nos sacien y no nos produzcan problemas. Este alimento hay que escogerlo muy bien, ha de estar adaptado a la historia de hábitos de la persona, a su momento, al estado de sus órganos y a su toxicidad.

Enlaces

Agradecimientos

Muchas gracias por escucharme. Gracias por participar. Gracias por tus comentarios y sugerencias. Gracias por estar dándole sentido a Vida en Salud.

Gracias también a Kitflus la cesión de las melodías del programa.

Gracias a Irene por su dedicación y entrega para transmitir su conocimiento.

Peticiones

Comparte si te ha gustado.

Si tienes niños permite que escuchen el podcast, la información que compartimos puede ser muy útil para ellos desde cualquier edad.

¿Quieres ayudar a dar visibilidad al podcast?

Pues dale likes, comentarios positivos,  reseñas de 5 estrellas…

¿Te gustaría recibir un aviso en tu correo electrónico cada vez que publique un nuevo episodio? Pues suscríbete en: dianavaleria.eu/suscripcion

Si quieres proponer un tema, o exponer una pregunta, escríbeme a vidaensalud@dianavaleria.es.

¿Quieres formar parte de la aventura de Vida en Salud y apoyarla económicamente?

Hazte un usuario en patreon.com y participa como mecenas del podcast aportando la cantidad mensual del importe que quieras.

O regístrate den la «Zona Premium» de Vida en Salud por 1€ al mes, haciendo clic aquí

¡Anímate a ser mecenas del podcast y disfrutar de las recompensas que conlleva!

Nos reencontramos hablando de…

Cómo viene el verano y cómo prepararnos para recibirlo con toda la energía del Universo, con Jordi Gutierrezz

Despedida

Que pases muy buenos días y excelentes noches.

¡Hasta la próxima!

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Hi, just required you to know I he added your site to my Google bookmarks due to your layout. But seriously, I believe your internet site has 1 in the freshest theme I??ve came across. It extremely helps make reading your blog significantly easier.

    1. Me alegro de que te guste! He dedicado mucho tiempo a implementarlo. Se agradece saber que te satisface y que mi objetivo, hacer la lectura más fácil y agradable, se ha conseguido.

      Muchas gracias por comentarlo.

  2. You’re so interesting! I do not think I’ve truly read through a single thing like
    this before. So great to discover somebody with a few unique thoughts on this
    topic. Really.. thank you for starting this up. This web site is something that’s needed on the
    web, someone with a little originality!

    1. 🙂 Muchas gracias por tu comentario tan animoso! Es una ayuda para continuar tal y como hemos comenzado. Me alegra muchísimo que te haya resultado interesante. Si te gusta el pensamiento de Arnold Ehret puedes encontrar más información (de hecho yo diría que toda la información relativa a Ehret) en https://arnoldehret.info/
      Ya me dirás qué te ha parecido.

Deja un comentario

Conectate con el podcast en las redes

Solo falta un paso,

Confirmar tu suscripción

Revisa tu bandeja de entrada dentro de unos minutos, te hemos enviado un E-mail a la dirección que nos has facilitado.

Si no lo ves, revisa la bandeja de correo spam, o no deseado. Como te lo he enviado desde una herramienta de email marketing, tal vez haya ido a parar allí y tengas que rescatarlo.

Para confirmar tu suscripción, pulsa el botón naranja.

Entonces llegarás a la página en que recibirás la bienvenida a «las entrañas» de Vida en Salud y ahí te explicaré con detalle de qué se trata.

Te recomiendo que te reserves un momento de tranquilidad para poder leer tranquilamente la información que te he dejado ahí.

Y si no me he explicado suficiente bien y te queda alguna duda, puedes escribirme a dianavaleria@vidaensalud.es para cualquier consulta sobre tu suscripción.

¿Quieres mantenerte en contacto?

¿… Y recibir lo más exclusivo de Vida en Salud en tu correo?

Responsable: Diana Valeria Párraga López. Finalidad: desarrollar su actividad informativa y remitir comunicaciones a los usuarios (en caso que me autoricen a ello) Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Diana Valeria Párraga López y proveedores legitimados externos. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional. También se puede instar reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos.