Comparte este episodio con tus amistades

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

Bienvenida y presentación

Te doy la bienvenida al Podcast Vida en Salud, el podcast que te inspira a llevar una vida saludable. 

Esta propuesta es mi iniciativa y yo soy Diana Valeria.

Declaración de intenciones

Nosotros pensamos que nadie más que tú es responsable de tu salud, que tú eres la persona más adecuada para cuidar de tu cuerpo y de tu vida.

Creemos que si cedes tu responsabilidad estás renunciando a tus derechos y a tu libertad.

Y por esto hemos decidido ofrecerte información, conocimiento e inspiración que te ayuden a tener la capacidad de tomar las decisiones más acertadas sobre tu salud y la de los tuyos.

Entendemos la salud desde un punto de vista muy amplio. Así que no te extrañe encontrar información sobre los muchos aspectos que afectan a la vida y que no se suelen vincular con la salud, aunque, para nosotros, lo están.

Introducción

Ya te avisé de que íbamos a hablar de economía en varios episodios. Y esta vez estamos con Nuria Hidalgo del proyecto economista holistica.

Es un proyecto muy chulo por cierto ¿Sabes lo que hace?
Pues tiene una academia online en que ofrece cursos para ayudar a los autónomos a gestionar su economía, a relacionarse con el Estado, a mantener el equilibrio económico en su empresa, a avanzarse a los imprevistos etcétera, etcétera.

Date una vuelta por la web economista holistica. Y mira lo que tiene de interesante que te pueda ser útil a ti.

Pues Nuria hoy nos va a hablar aquí del vínculo que tienen nuestras emociones con la forma en que llevamos y vivimos nuestra economía.

Contenido

El dinero en nuestra cultura

Nuria:

El dinero hoy en día es una parte muy importante de nuestra vida, es una parte muy importante de la cultura en la que vivimos. Le damos mucha importancia.

Entonces el hecho de darle tanta importancia o de ser una parte tan importante, hace que volvemos muchas emociones sobre el dinero.

Hasta el punto en que, por ejemplo, gente que ha se considera más o menos válida, si tiene más o menos dinero. Tanto por arriba como por abajo ¿eh?

O sea, quiero decir hay gente que por tener más dinero se considera más válida y hay gente que pasa totalmente lo contrario que se considera más válida en cuando sea más capaz de vivir con menos dinero, no?

Al final son emociones que se están vertiendo sobre el concepto de dinero.

Diana:

Es cierto, es verdad, es tan importante el dinero actualmente, que realmente volcamos mucha parte de nuestra de nuestro ser, de nuestra personalidad, de nuestro tiempo, de nuestra atención, de nuestro… y claro nos afecta emocionalmente mucho.

Nuria:

Claro, claro. A ver no sé, en mi opinión…

Bueno es que podemos hablar de un montón emociones que están vinculadas al dinero y a nuestra forma de relacionarnos con el dinero.

De dónde viene nuestra relación con el dinero

Emociones que generamos nosotros solos y emociones que nos vienen heredadas por la concepción que hayan tenido del dinero nuestros padres, nuestros abuelos, incluso nuestros tatarabuelos. Porque de una manera el discurso familiar se va pasando de generación en generación.

Puede ser que haya ocurrido un hecho muy impactante en la vida de un ancestro nuestro y que el impacto que haya tenido, ya sea positivo o negativo, haya sido tan fuerte que se ha ido pasando de generación en generación y se haya creado cultura familiar y eso hace que nosotros tengamos unas creencias sobre el dinero que nos vienen heredadas y que bueno, pues ahora como adultos, podemos desechar, o podemos abrazar, o como queramos, no?Pero eso es importante.

Diana:

Además corren por el subconsciente. Son creencias e ideas que nos manejan y corren por el subconsciente, no nos damos cuenta de que esto es así son como actos espontáneos muy impulsivos formas de reaccionar muy impulsivas.

Cómo trabajarlo

Nuria:

Aquí es interesante, por ejemplo en este punto, es muy interesante hacer un árbol genealógico, es verdad que a partir de según qué generaciones va a ser complicado obtener datos. Sobre todo antiguamente, que no había registro. Yo creo que para nuestros tataranietos les va a ser más fácil tener obtener esta información porque va a haber registro de casi absolutamente todo lo que hacemos. Pero es interesante hacer un árbol genealógico y sumergirte un poco en: de dónde vienes, no?

Porque hacer este ejercicio es un acto de limpieza, un acto de conocerte a ti mismo, es…

Te remueve mucho, o sea, tienes que estar preparado a que esto te va a remover y qué vas a estar quizás unos días de aquella manera. Pero es súper interesante porque ¡descubres una cantidad de cosas!

Yo misma lo hice hace unos años, porque aproveché el momento en el que un tío mío sacó un libro que hablaba sobre sobre la zona de donde viene mi familia, desde el momento actual hasta 8 siglos hacia atrás.

Claro. No ha sacado datos de mi familia de los 8 siglos, pero si que saco datos de hasta mis tatarabuelos, o los padres de mis tatarabuelos. No recuerdo cuántas generaciones hacia atrás. Y Muy pocos datos, porque no podía sacar tampoco gran cosa, no había demasiada documentación, pero sí que empiezas a ver determinados patrones que se han ido
repitiendo de generación en generación, de generación en generación, incluso llegas a entender a tus padres.

En mi caso a mi madre ¿no?

Osea, porqué mi madre se comporta de esta manera porque hace esto, si a lo mejor, en este caso del que estamos hablando del dinero, no tiene la necesidad de comportarse de esta manera. ¡Si no ha vivido esta situación!

Ya. Pero es que es el discurso familiar que tiene heredado. Súper interesante.

Diana:

Sí, sí. que se le mueve por el subconsciente.

También se puede hacer una constelación familiar sobre esto.

La constelación es un acto de una magia impresionante y se confluyen allí muchas cosas. Es como casi si invocaras situaciones de tu familia, de cosas que, a nivel consciente, no puedes recordar, pero se hace esa invocación, se hace una configuración. Empiezas a llamar a actores y se dan las cosas. Viene la información.

Es como si se descarga del campo morfogenético, el campo electromagnético de la memoria.

Nuria:

Si. Yo no he hecho ninguna, he hecho otro tipo de ejercicios pero tengo muchas ganas de hacer una constelación. Porque tiene que ser… Vamos, impresionante lo que venga de allí.

Diana:

También remueve mucho, tienes que ir preparado porque…

Nuria:

Sí, sí, por supuesto, por supuesto. Todos estos ejercicios remueven.

Nuestra educación

Diana:

Pues es absolutamente cierto que realmente tenemos muchas cargas y educacionales también ¿verdad? A nivel de Educación también hemos recibido…

¡A nivel social, también incluso!

Nuria:

A ver, las educacionales, para mi, tal y como está constituido el sistema educativo actual, vienen más por parte de la familia que no por lo que veamos en la escuela, porque de finanzas se estudia muy poco en la escuela.

Entonces es más de lo que venga de la familia y ahí, pues me remito a lo que he comentado antes, pues qué ha pasado en nuestro árbol genealógico, cuál era el discurso familiar.

Luego,a nivel cultural sí hay mucha carga, también. Y aquí me voy más al tema puramente emocional de: «es lo que tienes que ser»,

O: «para ser alguien tienes que cumplir estos patrones»

Todo esto ¿no? Y aquí el dinero, en una sociedad tan consumista…

Es verdad que empieza a haber cambios, que se empiezan a vislumbrar otros patrones de conducta y demás con respecto al dinero, pero venimos unos años de mucho consumismo de: «tienes que tenerlo todo, tienes que tener un súper móvil, tienes que tener un supercoche, tienes que tener una Smart TV, tienes que tener internet en casa, tienes que tener, tienes que tener, tienes que tener. Y si no, sales de la sociedad.

Y salir de la sociedad es muy duro. Es muy difícil.

Intentando vivir sin dinero o con muy poco

Diana:

¡Te lo digo yo, que he intentado vivir sin dinero! Y eso es muy difícil.

Nuria:

Sí, yo también he probado. No sin dinero pero sí con muy poco dinero. Es muy complicado porque te aíslas. Te aíslas completamente a nivel social.

Hay muchos encuentros sociales que implican gastarte dinero, y no se pueden hacer por como esta configurada la sociedad actualmente.

No vivimos en un pueblo como antiguamente que salías a la puerta de la casa, podías mantener una conversación con cualquier persona, con tu vecino, y no necesitas gastar nada más que tiempo.

Pero ahora no es así, ahora no podemos hacerlo así. Porque no estamos configurando así. Es que mismamente para que tú y yo estemos hablando, necesitamos haber pagado una tarifa de internet. Y necesitamos haber comprado un ordenador.

Entonces, ahí también entra ese patrón cultural de: «¿estoy dispuesto a salir, estoy dispuesto a pagar el precio de no depender del dinero? ¿estoy dispuesto a salir tantísimo de la sociedad como para vivir sin dinero? ¿esto es bueno para mi salud?»

Porque hay que tener cuidado con el mensaje que tú te das cuando tomamos esta decisión de: «me salgo» ¿no?

Dices: «no quiero vivir con dinero, no quiero vivir así.»

¿Y por qué lo haces? ¿Cuál es el mensaje que te estás dando? El mensaje inconsciente que te estás dando porque a lo mejor pueden surgir cosas, a nivel inconsciente, tipo: «no me lo merezco, yo no soy capaz».

Pueden salir muchas cosas por debajo que son las responsables de que tú estés tomando esta decisión.

Yo no voy a poder conseguir eso nunca por lo tanto me retraigo, me voy hacia atrás.

Son muchas cosas ¿no?

Diana:

Bueno, yo en mi caso concreto, por poner un ejemplo, lo hice por una cuestión reivindicativa como activismo ¿sí?

O sea, era no colaborar con sistema que tiene el patrón dinero como prioridad y encontrar alternativas y construir alternativas, porque como esto se va a caer en algún momento, tendremos alternativas construidas y la gente se va a poder añadir a esto.

Pero también he llegado a la conclusión de que estamos en un momento…

Yo no sé si llegará a poder ser esto que en su momento yo pensé, junto con otras personas, pero ahora mismo es mejor tener mucho dinero y poder ejercer cambios, que quedarte tan limitado intentando ejercer cambios desde un lugar desde el que nadie te escucha, demás. Porque nadie quiere quedarse tan marginado y a todo el mundo le gusta lo que puede comprar por dinero y lo necesita muchas veces además.

Patrones que se acentúan en la sociedad

Nuria:

Es que ese es el tema, además aquí influye otra cosa que he detectado muchas veces, es que hemos mamado la carencia, independientemente de que haya un salto generacional entre tú y yo no, pero venimos de la carencia absoluta debido a guerras debido a hambrunas, a pobreza, mucha pobreza, también. Debido a muchas cosas. Y esto lo hemos mamado y lo tenemos muy integrado.

Por eso esa llamada ahora a la abundancia, que se habla tanto, y por eso esa llamada también al consumismo.
Que quizá en los últimos tiempos está cambiando, pero cuando yo era pequeña no recuerdo oír hablar de las cosas de que se están hablando ahora.

Tipo:
Vamos a reducir el consumo, vamos a vivir con menos, minimalismo, ecología, todos estos conceptos.

Bueno, ecología quizás empezaba a hablar cuando tenía como 10 años, pero el minimalismo no. Era maximalismo, si podemos decirlo así. Ahora tienes que tener de todo y si no tienes de todo estás fuera.

Yo recuerdo en el colegio sentirme totalmente excluida por no llevar unos Levi’s y además, lo peor, es que en mi casa se fomentaba eso. Y cuando no había dinero era: «qué pena, no te puedo comprar unos Levi’s y te vas a quedar fuera».

Porque mis padres mamaron todavía más que yo la carencia de los suyos. Incluso ellos en sus propias carnes vivieron carencia en algún momento de su niñez. Entonces su obsesión, igual que la de tantos otros era acumular, acumular, acumular, acumular. Porque no quiero volver a esa situación.

Y entonces aquí en acumular, yo detectado dos patrones de consumo, que son:

  • el patrón de consumo exacerbado.
    Porque quieren acumular cosas y eso les da la seguridad y sienten que se ponen en un sitio en la sociedad. Encuentran, digamos, un sitio en la sociedad gracias a acumular a través del consumo.
    Tengo tal coche, tengo tal móvil, tengo una casa en tal sitio. Todas estas cosas me hacen sentir a mi tranquila. Me hacen sentir que pertenezco a un estrato determinado de la sociedad y por lo tanto no me siento fuera.
    Porque, volvemos a lo de antes, sentirte fuera es muy… ¡Uf, qué miedo, qué hago! ¡Uf!
    Es complicado.
  • el patrón de ahorro compulsivo.
    ¿qué hace este patrón? Acumular dinero. Porque como ha habido momentos de tanta escasez, que lo he pasado tan mal, así que yo voy a guardar para el día en que vuelva ese momento, que a mí no me pille.
    Y entonces acumulas dinero

¿Qué ocurre? que el primer patrón está muy demonizado por la gente que sigue el segundo patrón.

Y no se dan cuenta de que verdaderamente están haciendo lo mismo, pero con dos elementos distintos. Unos lo hacen cosas y otros lo hacen con dinero.

No no sirve de nada tener muchas cosas…

Bueno, miento y aquí quiero aclarar:

Nos sirve para sentirnos bien emocionalmente, siempre y cuando lo tengamos en conciencia.

Mecanismos de sustitución o apuntando a lo que importa

Si a mí me gusta comprarme un S9 porque me hace sentirme dentro ¡vale! Está bien, es válido, si yo soy consciente de que estoy actuando de esta manera.

El problema creo que viene cuando no eres consciente de que estás actuando de esa manera y te lleva la masa. Entonces tienes que comprarte un S9 por narices y gastarte el dinero, porque si no, no…

En mi caso, por ejemplo, lo compré, a sabiendas de cómo está actuando. Pero si no lo tengo no sufro. Porque he llegado quizás a… (a ver, esto puede sonar muy precioso), pero he llegado a darme cuenta de eso ¿no?

Pero, igual que yo me he dado cuenta, se puede dar cuenta todo el mundo.

Diana:

Claro, pero no estás supeditando tu felicidad o tu satisfacción a tener el S9 o no tenerlo sencillamente te apetece comprártelo y puedes, lo compras. ¿Que no puedes? pues es igual, porque eres madre de dos niñas preciosas, porque tu relación de pareja la construyes fabulosamente, porque estás muy bien haciendo el trabajo que haces y te motiva muchísimo y porque tienes otras elecciones, que haces en tu día a día, que te llenan, no es eso solamente.

Nuria:

Si, ahí voy. Efectivamente, muy bien definido.

Esto lo he hablado muchísimas veces en grupos de mujeres, en sesiones de Reiki, en un montón de cosas. Es que no sé hasta qué punto es bueno salirse de la sociedad.

Ha habido momentos en que me he obsesionado. Esto no lo quiero. Un poco lo que comentabas tú ¿no? Yo no he llegado a querer vivir sin dinero, pero sí he llegado a: quiero vivir con muy poco dinero.

Y al final he vuelto a buscar dinero, porque no quiero ese modo de vida, porque es salirte demasiado y yo no me siento cómoda

Pero de la misma manera que lo he hecho con el dinero, lo he hecho con alimentación, lo he hecho con la educación de mis hijas, lo he hecho con muchas cosas.

Y al final mi pregunta era: ¿merece la pena todo este sufrimiento, verdaderamente?

Verdaderamente me merece a mí la pena. Porque yo, realmente, así estoy sufriendo.

Entonces. Bueno, pues yo tomo la decisión de entrar en el sistema, pero de forma consciente digamos ¿no?

El cambio en que estamos

Diana:

Exactamente. Claro, es importante el punto que tocas, me parece importante. Porque yo creo que además nos afecta a todos los seres humanos. No hay ninguno que se quede fuera de aquí, porque quien no ha vivido directamente la carencia, ha vivido la reacción que han tenido sus familiares con respecto a la carencia, como muy bien decías.

Es esa cadena que se va construyendo y que forma parte del subconsciente y que va yendo, va yendo, va yendo. Y si no tomamos conciencia de eso, como de cualquier otra cosa, pues no podemos pararla, no la podemos transformar.

Realmente hoy en día, yo creo que este tiempo que vivimos está pidiendo UN CAMBIO, una transformación. A cada uno de nosotros, porque la sociedad se tiene que transformar.

Porque nuestro sistema, nuestro ecosistema, la tierra, el universo, dónde estamos inversos, necesita que haya este cambio y se va a dar. Ya lo está requiriendo de cada uno de nosotros.

Nuria:

Sí. ¿Pero no crees que ese cambio ya se está dando? Yo creo que sí.

Se ve en muchos ámbitos de la vida.

A ver, hay algunos estratos de la sociedad que van a la vanguardia y otros que van hacia detrás, pero esto siempre es así, y hay estratos de la sociedad que todavía ni siquiera ven ese cambio, pero hay otros que si.

Yo lo veo. Lo veo en conversaciones con los vecinos en el ascensor, cuando voy a hacer la compra… veo mucho este comienzo. Es un comienzo y queda mucho

Diana:.

Sí, sí que eso está dando, claro que sí. En ello estamos, cambiando el rumbo.

Nuria:

No lo acabaremos nosotros, posiblemente, pero estamos dejando el poso, yo creo, para que luego, por ejemplo la generación de mis hijas, quizá, vaya un pasito más allá. Es un cambio yo creo.

No es sostenible lo que está ocurriendo, de ninguna manera.

Diana:

No, no lo es. Pero lo sabemos, entonces vamos haciendo los movimientos necesarios, a medida que vamos pudiendo…

Nuria:

¡Ahí está el tema! A medida que vamos pudiendo. Porque es que yo creo que el sistema está configurado de tal manera, que aunque los creadores del propio sistema quisieran cambiar, no pueden cambiar. O sea, no es decisión de una o dos personas, porque está todo tan entramado, qué deshacer la madeja va a costar más que corto y ya está.

No sé, por ejemplo, pienso en las pensiones, no? el tema de las pensiones. Es un tema muy complicado, muy complicado. Viene viene por muchos sitios; viene por conciencia, viene por…

Te iba a decir: viene por la conciencia y por otros sitios, pero no, viene todo de la conciencia. De la conciencia de muchos agentes. Del contribuyente, del gestor, del político… Viene por la consciencia de muchos sitios.

Diana:

Je je je!

Pero bueno, digamos que todos estamos construyendo una realidad muy inconsciente y ahora es como el que el pedido es que sea consciente.

Que vivamos más en consciencia.

Bueno, pero hay muchas negaciones también. Porque darte cuenta de que vives engañado es un darte cuenta muy duro. Cuesta que una persona se abra vivir esto.

Entonces, pues bueno, pues ahí vamos, poco a poco.

Nuria:

A ver, yo creo que al final todos tenemos que hacer un ejercicio y viene a cuento con la temática de este podcast.

En los últimos años problemas de enfermedad que ha habido, también han hecho abrir la conciencia a mucha gente.

Por ejemplo, si es una enfermedad como el cáncer.

He visto familias que han cambiado radicalmente a raíz de que una persona haya tenido cáncer.

Bueno, es que auí podríamos hablar mil cosas, diana, yo que sé. ¡Es que es tan interesante!

Diana:

Pero bueno, tenemos más episodios por delante.

Nuria:

Tenemos más episodios, si.

Bueno, pero ese cambio de conciencia no solo está viniendo solo en lo económico. Independientemente de que lo económico está en todo, no es dinero. La economía es mucho más, muchísimo más que dinero. Pero la salud también está.

Y están viniendo, están pasando cosas, que vienen cositas que nos están haciendo, digamos, reaccionar o cambiar nuestra forma de pensar, en determinados puntos. Yo lo veo como como si todo fuera un plano y de repente, en distintos puntos del plano van surgiendo cambios. Y esos cambios van afectando lo que hay a su alrededor. Por lo tanto ese punto cada vez se va haciendo más grande, hasta que llega un momento que afecta a todo el plano.

Diana:

Es que vivimos como dentro de un reactor nuclear, que pasa eso, que las partículas van chocando entre ellas, entonces al chocar se disparan como una bola de billar y al salir dispararadas chocan con otras y pasa como en los fuegos artificiales estos, que se van abriendo y abriendo y todo se va expandiendo.

Nuria:

Yo esto lo pienso muchísimas veces. Cómo es por ejemplo con el tema del dinero.

¿Cómo puede afectar te a ti, por ejemplo, tantísimo y porque te afecta tantísimo un comentario, sin más, de una persona que te puedas encontrar en una tienda?

Y a aquí sería un reflejo de esto de que dices ¿no? que de repente una partícula va y sale disparada desde un punto hasta el otro, que no tenía nada que ver. O sea una persona que no tiene nada que ver contigo y de repente choca contigo esta partícula y te dice algo que te remueve tanto, o hace un comentario que te remueve tanto que tú cambias. Y como tú cambias tu alrededor también cambia, ¿no?

En económico, pues yo que sé, cualquier comentario de cualquier cosa que puedas oir incluso de una conversación en la que tú no estás y qué te hace reflexionar: «es verdad que quizá no necesito tanto dinero para vivir, o es verdad que me estoy comportando de esta manera con respecto al dinero».

No sabes como. Es un entramado como el que está todo maravillosamente unido y a la vez es maravillosamente caótico.

Pensar estas cosas me encanta.

Diana:

Es que vamos, moviéndolo todo desde una voluntad que está más allá de nuestra voluntad.

Yo creo que es una voluntad que forma parte de un colectivo que va más allá del concepto de colectivo que nosotros podemos incluso tener

Nuria:

Ya, es que es muy difícil penasr en ese colectivo ¿verdad? Imaginártelo.

¿Cómo será? ¿Cómo se organiza? ¡todo! y no soy capaz.

¿Y qué nos ha pasado?…

Diana:

Por eso, que está bien observar también, como se comporta la tierra, cómo se comportan los animales, como se comportan los microorganismos, como se comporta todo, porque en realidad, la realidad está en todo.

O sea nuestro propio comportamiento se replica en el de las plantas, en el de los animales, en el del clima, en el del Sol en el del viento…

Como hacían los nativos americanos, que aprendían de todo y consideraban que todo era vivo y todo formaba parte de un entramado que les reflejaba a ellos mismos y tenían totems que podían ser como es la psique, el comportamiento y la personalidad de cada animal y todo esto ¿no?

Pues un poquito, sería la cosmovisión que necesitamos tener para comprender realmente quiénes somos. Porque igual somos todo ¿no?

Eso se ha dado en el ser humano durante siglos y milenios. El ser humano ha creído eso ¿y que nos ha hecho separarnos?

¿La Revolución Industrial, la Edad Media?…

Conclusión

Pues igual, si queremos que nuestra economía funcione, hemos de revisar patrones que funcionan en nuestro subsonsciente, sin que nos demos cuenta.

Hemos de crecer y de limpiarnos de todo aquello que no tiene que ver con nuestro propio deseo por la vida. Limpiarnos de todo residuo que haya quedado de alguna proyección que no nos pertenece, o de hábitos adquiridos que no tienen que ver con nuestra propia experiencia.

Osea que la economía no está desvinculada de la vida y requiere, para funcionar bien, de lo mismo que todas las áreas de nuestra existencia: requiere de nuestra evolución consciente hacia la versión más auténtica de nosotros mismos.

¿Que cómo se consigue esto?

En ello estamos. Acompañándote e inspirándote hacia ahí, precisamente.

Conoce más a Nuria

Visita la web de Nuria en economistaholistica.com

Agradecimientos

Muchas gracias por escucharme. Gracias por participar. Gracias por tus comentarios y sugerencias. Gracias por estar dándole sentido a Vida en Salud.Gracias también a Kitflus por la cesión de las melodías del programa.

Ofrecimientos

¿Te gustaría recibir un aviso en tu correo electrónico cada vez que publique un nuevo episodio? Pues suscríbete en: vidaensalud.es/suscripcion

Si quieres apoyar al podcast para que pueda tener una larga vida y aportar cada vez mejores contenidos, hazte mecenas en patreon.com/dianavaleria.

Nos reencontramos hablando de la segunda parte de los trastornos intestinales. Hablaremos de cómo se forma la microbiota.

Despedida

Que pases muy buenos días y excelentes noches.

¡Hasta la próxima!

Si quieres descargarte la transcripción de este audio haz clic en el siguiente enlace:

Episodio 53. Como se vinculan la economía y nuestras emociones.pdf

Suscríbete al boletín

Si quieres recibir los nuevos episodios y novedades de Vuda en Salud en tu correo electrónico puedes rellenar y enviar el formulario.

Deja un comentario

Conectate con el podcast en las redes

Solo falta un paso

Confirma tu suscripción

Revisa tu bandeja de entrada, seguro que has recibido un E-mail en la dirección que nos has facilitado.

Pulsa el botón para acceder a la página de confirmación.

Llegarás a la página y ahí confirmas que te suscribes y que eres persona humana :)

Ambas cosas por favor.

Y si, después de confirmar, añades nuestra dirección E-mail a tus contactos, seguro que mis correos no van a ir parar a la carpeta de spam.