Comparte este episodio con tus amistades

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

Introducción

En el 3er. Episodio dedicado a la salud intestinal vamos a ver cómo se forma la microbiota. Esto es importante porque te ayudará a comprender cuál puede ser el estado de tu microbiota.

Y comprender cuál es el estado de tu microbiota te llevará a comprender qué puede estar pasando en tu proceso digestivo para poder actuar con mayor precisión en el momento de poner remedio a tus molestias. 

Bienvenida y presentación

Te doy la bienvenida al Podcast Vida en Salud, el podcast que te inspira a llevar una vida saludable. 

Esta propuesta es mi iniciativa y yo soy Diana Valeria.

Declaración de intenciones

Aquí te ofrecemos información, conocimiento e inspiración que te ayuda a tomar las decisiones más acertadas sobre tu salud y la de los tuyos.

Nosotros pensamos que nadie más que tú es responsable de tu salud, que tú eres la persona más adecuada para cuidar de tu cuerpo y de tu vida.

Y dado que entendemos la salud desde un punto de vista muy amplio, no te extrañe encontrar por aquí información sobre los muchos aspectos que afectan a la vida y que no se suelen vincular con la salud, aunque, para nosotros, sí que lo están.

¿Cómo se forma la microbiota en nuestro cuerpo?

Después de haber estado viendo en el episodio 52 qué es la microbiota y en el episodio 54 cómo nos puede afectar una microbiota enferma o alterada, ya tenemos alguna información sobre qué tipos de trastornos están asociados a esta condición.

Otra cuestión que creo que es importante que conozcas es cómo se forma la microbiota en nuestro organismo. Esta información puede ayudarte a saber hasta qué punto puede estar dañada la tuya y cuánto esfuerzo, atención y tiempo necesitarás dedicarle a su recuperación. 

Verás. 

En realidad la microbiota no se forma en nosotros. La microbiota es inoculada

Como quien inocula un cultivo, o incluso un virus o bacteria mediante una vacuna.

Si te gusta cocinar y preparas fermentados para la mesa, o si eres agricultor consciente y preparas abonos y tratamientos fermentados para la tierra, sabrás de qué te estoy hablando.

Cuando quieres preparar un nuevo cultivo, utilizas una porción de algún cultivo preparado anteriormente.

En el caso de la cocina, puedes utilizar un poco de jugo de chucrut para añadir a la preparación de un nuevo chucrut, por ejemplo, por poner un ejemplo.

En la agricultura regenerativa, se utiliza, por ejemplo, una parte de sotobosque, o de estiércol, o de materia fermentada, para inocular en restos vegetales, como cáscaras de cereales o incluso en paja, la diversidad microbiana que proviene del bosque y que regenera y aporta vida al suelo que ha de facilitar los nutrientes a las plantas.

Y esto es lo que hace una mujer durante el embarazo: inocula la microbiota. 

Mediante la placenta va traspasando al ser que se está formando en su útero, junto con los nutrientes que lo alimentan, los microorganismos que han de formar la microbiota del futuro bebé.

Luego, durante el parto, al pasar por el canal vaginal, el ser naciente recibirá la inoculación de los microorganismos residentes en la flora vaginal de su madre. Incluso la proximidad entre la vagina y el ano, favorece que reciba la muestra más importante y significativa de su legado microbiano: el bebé tiene su primer contacto con la microbiota intestinal.

Maduración de la microbiota

La madre aún tiene una vía más para dotar a su criatura de una suficiente diversidad de microorganismos fuertes y sanos que protejan a su hijo durante toda la vida. Esta es la lactancia.

#abroparentesis

He de recordarte que la lactancia es la forma de nutrición más completa que puede recibir un bebé mamífero. 

Aporta:

  • Nutrientes específicos exclusivos para ese bebé en esa fase concreta de su crecimiento.
  • Entre los cuales hay los nutrientes necesarios para alimentar su microbiota durante la fase de implantación.
  • Afecto.
  • Reconocimiento.
  • Contacto físico.
  • Le facilita al bebé consciencia de los límites de sí mismo.

#findelparentesis

A partir de ahí, durante el crecimiento en todo lo largo de la infancia y en la pubertad, la muestra o implantación microbiana recibida va a ir madurando para llegar a tener su máxima capacidad funcional.

Qué afecta a la implantación, maduración y mantenimiento de la microbiota sana

Se considera que un colon funcional (que tiene un buen funcionamiento) ha de tener (tantos) (X) millones de bacterias. Si el número de bacterias es menor, tendrán un rendimiento por debajo de lo ideal, en todas las funciones que éstas cumplen.

Si la microbiota está dañada el sistema inmune tiene una respuesta deficiente.

Las personas que tienen la microbiota dañada tienen propensión sufrir infecciones — como por ejemplo Helicobacter pylori o Candida albicans, que están muy extendidas — y a desarrollar una larga lista de síntomas como: asma, alergias, reacciones atópicas, inflamación crónica, intolerancias, infecciones virales crónicas, síndrome de fatiga crónica, candidiasis, autismo, enfermedades autoinmunes y neurodegenerativas.

Existen factores que propiciarán alteraciones en la composición de la microbiota, eliminando o dificultando el crecimiento y la reproducción de “bacterias beneficiosas”.

Si estas bacterias no se reproducen y crecen en condiciones, el organismo quedará a merced de las “bacterias patógenas” y la capacidad funcional de la microbiota del niño será deficiente.

La vacunas, los tratamientos con antibióticos y con hormonas, alteran enormemente la maduración de la microbiota. Y también las infecciones dificultan este proceso.

También afectan gravemente a la microbiota la radioterapia y la quimioterapia.

El estado de la madre

Entonces, si la microbiota es inoculada por la madre, el estado de salud de la microbiota de la madre es lo que define la calidad de la microbiota del niño, porque es la portadora de la muestra de los primeros microbios que posteriormente serán el perfil microbiano del niño.

Esto parece ser especialmente importante en cuanto a la salud bucal. Porque parece ser que las primeras bacterias que pasa la madre al cordón umbilical son las de la boca. 

Así que si la madre tuvo alguna infección (sobre todo bucal) durante el embarazo, esto afectó a la calidad, diversidad y tipo de microbiota que fue implantada. 

Esta implantación no fue hecha con toda la potencia del legado microbiano, porque la microbiota de la madre estaba empobrecida y alterada por la invasión de las bacterias o virus que estaban produciendo la infección.

El tipo de nacimiento

También es importante el nacimiento por parto vaginal

Quien nace por cesárea recibe una implantación incorrecta. Pobre de bacterias intestinales y rica en bacterias epiteliales, provenientes, sobre todo, del personal hospitalario que atiende la cesárea.

Este tipo de bacterias no tienen la capacidad digestiva y funcional de las bacterias intestinales. Así, quien nace mediante una cesárea, será mucho más propenso a tener problemas digestivos y una salud general débil.

Vacunación sistemática

La práctica de la vacunación sistemática protocolaria afecta al crecimiento y la maduración del niño en muchos aspectos.

El proceso de maduración de la microbiota es uno de estos aspectos y va a ser un factor decisivo en su resistencia y su fortaleza para el resto de la vida.

Tanto los virus o bacterias que son inoculados en el cuerpo mediante la vacuna, como los tóxicos que ésta lleva en su composición, alteran la composición y el equilibrio de la microbiota.

Esta intervención puede tener como consecuencia la debilitación de la microbiota y una intoxicación general en el organismo, que puede ser en ocasiones bastante grave.

Hemos de tener en cuenta que las vacunas contienen sustancias neurotóxicas en su composición y esto puede afectar al desarrollo de los pequeños. 

La gravedad de esta afectación depende de muchos factores que y en ningún caso — o en muy pocos casos — la práctica protocolaria de vacunación sistemática que se aplica en la actualidad, los tiene en cuenta para prevenir posibles consecuencias que la vacuna pueda producir en el niño.

El virus de una vacuna y sus excipientes tóxicos, cuando son administrados en una persona que tiene su microbiota dañada o pobre, tiene muchas más probabilidades de establecer la infección o de producir un daño mayor en otro sistema del cuerpo, por ejemplo el sistema nervioso.

Es por esto que hay niños que sobrellevan las vacunaciones sistemáticas sin tener reacciones violentas inmediatas y otros pueden dar muestras de daños neuronales muy graves al día siguiente de haber sido vacunados.

Te recomiendo que te informes un poquito más sobre las investigaciones hechas sobre las vacunas, su composición y sobre cómo proceder frente a una situación de vacunación.

En el episodio 20 del podcast, Xavier Uriarte, presidente de la Liga para la Libertad de vacunación, nos explica lo que ha estado investigando y qué recomienda hacer para aceptar, o no las vacunas.

Infecciones, antibióticos y otros tratamientos

Durante el proceso de maduración, desde la infancia a la pubertad, mientras el niño va creciendo y madurando la microbiota, le influyen los problemas de salud que vaya teniendo y los tratamientos que reciba para intentar compensarlos.

Si, por lo que fuere, el pequeño sufre un proceso infeccioso entre el nacimiento y la pubertad, éste será el origen de un cambio en la composición microbiana y la microbiota madurará de forma alterada.

Si el pequeño regula por sí solo esta condición infecciosa y su microbiota vuelve a la normalidad, saldrá reforzado de esta experiencia. 

La microbiota implantada se reforzará y ganará en diversidad, garantizando la capacidad de adaptación del cuerpo al medio externo. Punto clave para la supervivencia, pues cuanto mayor sea su diversidad, menor será la probabilidad de invasión —infección— por una sola “cepa”.

Esto cambia si el proceso infeccioso es intervenido con la administración de un antibiótico.

En este caso el anti-biótico (anti-vida) o anti-vírico (anti-otraformadevida) arrasará con todos los tipos de bacterias o virus del cuerpo del pequeño. Muchos de estos virus y bacterias forman parte de su microbiota, que está en proceso de maduración y que es en sí un sistema importante para el mantenimiento de su vida en condiciones.

Cuándo se prescribe un antibiótico en dosis altas, deja el intestino con una gran cantidad de “nichos vacíos” en los que se puede alojar el primer virus bacteria u hongo que llegue desde el exterior, desestabilizando todavía más la composición de la microbiota.

Y claro, si esto sucede en un menor, se verá deteriorada la calidad, cantidad y variedad de bacterias residentes en su cuerpo. Afectando sí o sí las funciones que esta desarrolla en su cuerpo y, por tanto, al estado de su salud, para el resto de su vida.

Los alimentos procesados

Los alimentos azucarados y carbohidratos procesados incrementan la cantidad de hongos en la microbiota. En particular de la especie Candida albicans, que se alimenta exclusivamente de este tipo de sacáridos.

De hecho este tipo de nutrientes no son útiles para nuestro organismo. Cuando tenemos apetencia por ellos es más que probable que sea el hongo que está invadiendo la microbiota el que esté solicitándote esos alimentos.

Las sustancias destinadas a la conservación de alimentos industriales, anulan la vida en ellos. Matan los microorganismos que hacen que los alimentos sean digeribles y asimilables para nosotros.

Además estos microorganismos propios de las plantas y otros alimentos, son sus conservantes naturales. Al eliminarlos completamente, los hacemos más vulnerables al ambiente del entorno, aumentando el riesgo de toxicidad alimentaria.

Sustancias tóxicas

El contacto con sustancias tóxicas afecta profundamente a la salud y equilibrio del ser completo y además la microbiota se ve específicamente afectada por estos venenos. Destruyen cantidad de bacterias que intervienen en importantes funciones orgánicas y tienen un efecto devastador sobre su maduración.

Por esto las drogas (de todo tipo) en las etapas previas a la vida adulta (en que la microbiota todavía está madurando) son más dañinas. 

Medicamentos

Igualmente los medicamentos (fármacos de síntesis) son más dañinos en los niños y adolescentes que en los adultos. Y vuelven a ser peores en la ancianidad, en que la microbiota ha sufrido ya mucho (maltrato), está muy débil y el estado general del organismo es de una mayor debilidad.

La mayoría de los fármacos que son prescritos de forma permanente, o por largos periodos de tiempo, tienen un efecto perjudicial sobre la flora intestinal.

Las fuentes de investigación atestiguan que la disbiosis intestinal producida por fármacos, es generalmente la más severa y la más resistente al tratamiento.

La microbiota y el sistema nervioso tienen una relación muy estrecha y se afectan mutuamente a veces de formas incluso dramáticas.

Agroquímicos

Los agroquímicos, plásticos y otros productos de la modernidad contienen sustancias neurotóxicas y disruptores endocrinos, que alteran la maduración de microorganismos que se encargan de la producción de peptinas neurotransmisoras afectando así la actividad de la sinapsis (sinapsis= intercambio electromagnético que se da en los espacios interneuronales).

Existen multitud de documentales que exponen las consecuencias de la exposición a agroquímicos en niños de forma cruelmente clara y honesta, te dejo algún enlace en las notas del programa. 

Pero ya te aviso que es muy duro. Aunque no muestra nada que no sea real, si eres especialmente sensible o aprensiva, mejor no los mires.

Y volviendo a la microbiota, decirte que cada uno de nosotros tenemos una mezcla única de microbios que la forman. Esta composición varía bajo la influencia de los factores que he nombrado y lo hace de manera única en cada uno.

Las hormonas

Los anovulatorios y medicamentos de sustitución hormonal, como los que se administran para paliar los síntomas de la menopausia, para los trastornos endocrinos y para evitar o interrumpir el embarazo (la píldora), destruyen la flora intestinal y con ello alteran la producción natural de hormonas en el cuerpo.

Además, estos productos de la fármaco-industria, alteran el funcionamiento de los receptores endógenos y provocan una alteración en la capacidad de producción de hormonas del propio organismo  (ver episodio 43. Cómo actúan en el cuerpo los medicamentos, por Teresa Morera) .

La alimentación

Obviamente lo que comemos, en cualquiera de los estadios de la vida, afecta a la composición de la microbiota.

La relación de la microbiota con la comida es directa.

Como ya he comentado antes, la microbiota es responsable de una buena parte de nuestra digestión para una posterior asimilación de los alimentos.

La composición de la microbiota, es la que la madre implanta. No obstante, la composición de la alimentación definirá el tipo de microbiota que madure en el ser.

No obstante, la microbiota suele beneficiarse, aunque no siempre, de una alimentación con alto contenido en vegetales (excluyendo granos, que tenemos que ver aparte en otro episodio), porque los microbios que habitan tu intestino requieren de fibras vegetales para mantener su actividad vital.

Hablaremos de la alimentación más en profundidad en otro episodio.

La microbiota enferma

Ya tenemos clarísimo que la microbiota sana contiene multitud de bacterias y otros microorganismos, en mayor diversidad y menor proporción, que cumplen algunas funciones que nos proporcionan seguridad y un buen funcionamiento de la totalidad del organismo ¿verdad?

Vale, por si no lo tienes claro, hagamos un repaso.

  • Se encarga de protegernos impidiendo la infiltración de sustancias tóxicas hacia dentro del organismo, formando una capa (como un film) que selecciona qué pasa a través de las paredes del intestino y qué sigue su viaje hacia abajo a lo largo del tubo digestivo para ser excretado.
  • Destruyen virus, bacterias y otros microorganismos que acceden por el tubo digestivo desde el exterior y que tienen el potencial de dañarnos (patógenos).
  • Mantiene el equilibrio bacteriano impidiendo que proliferen aquellas bacterias que han de ser minoritarias. (Por ejemplo las que destruyen las células. Que son necesarias, pero que si están en demasiada cantidad, dañan los tejidos provocando papilomas y tumores).
  • Descompone las cadenas complejas de nutrientes esenciales facilitando su asimilación.
  • Sintetiza vitaminas y proteínas, que no obtendríamos de la alimentación, al menos en las cantidades y con la frecuencia que las necesitamos.
  • Interviene en la producción de hormonas, que disparan comportamientos en nuestro organismo y que afectan al sistema nervioso central.
  • Produce neurotransmisores que aseguran la respuesta necesaria y adecuada en el sistema nervioso central.
  • La flora intestinal sana además de asegurar la función de los linfocitos inmunoglobulinas i fagocitos (los soldados del sistema inmunitario), desempeña un papel importante en la producción de interferones citoquinas y muchos otros reguladoras activos de la respuesta inmune.

La microbiota está enferma o falta de salud cuando:

  • Tiene menos bacterias de las que serían necesarias.
  • Tiene menos tipos (cepas) de microorganismos de los que necesita.
  • Tiene más bacterias oportunistas que residentes simbióticas (residentes simbióticas = que han sido implementadas por la madre, maduradas durante la vida infantil y su actividad vital es beneficiosa para nuestro organismo).
  • Las bacterias están en partes del intestino que no les corresponden.

Las carencias nutricionales que se producen como consecuencia de la disbiosis, provocan que todo el organismo funcione mal, a destiempo y en desequilibrio.

La mayoría de nutrientes son procesados o generados por la microbiota y liberados al torrente sanguíneo, lenta y gradualmente, o justo en el momento en que la célula lo reclama.

Si la microbiota no puede abastecer de nutrientes a la célula justo en el momento en que ésta los requiere, aparecen los estados carenciales.

Jamás una sustancia complementaria administrada al cuerpo podrá sustituir al exacto, eficiente y adaptativo aporte de la microbiota.

La falta de bacterias simbióticas intestinales conlleva una falta de control sobre los microbios oportunistas.

Los tres importantes sistemas que están íntimamente relacionados

La maduración y la salud de la microbiota está directamente vinculada con la maduración y la salud del sistema nervioso y del sistema endocrino (productor de hormonas). La totalidad del equilibrio de todo el cuerpo depende de la relación de estos tres importantísimos sistemas, que se afectan mutuamente y de forma multidireccional.

El estrés afecta al equilibrio de la microbiota y también a la producción y el equilibrio hormonal. 

La microbiota disbiótica (desequilibrada) afecta al equilibrio hormonal, dejando de producir las sustancias que necesita el sistema endocrino para mantenerse activo. También afecta a la respuesta nerviosa, al sistema cognitivo, al carácter y a las emociones. 

El desequilibrio hormonal afecta al equilibrio y la salud de la microbiota y al funcionamiento del sistema nervioso.

Para que te hagas una idea te diré que el sistema digestivo contiene una parte del sistema nervioso, el sistema nervioso entérico, que es el primero en formarse en el feto. Este sistema es la conexión directa entre el cerebro y la microbiota.

Con esto quiero que comprendas que un problema intestinal (o cualquiera de sus derivados que, como ya vamos viendo son muchos), no viene del momento en que empezaste a sentir molestias ¿lo ves?

Entonces es lógico que pensemos que no vamos a resolver ese problema que viene de un espàcio lejano en el tiempo, inmediatamente.

Igual que ha habido un largo proceso que ha producido el problema, va a tener que darse un largo proceso de vuelta que lo resuelva, acotando la agresión que está desencadenando contra tu sistema corporal.

Enlaces

Niños envenenados con agroquímicos en Misiones, Argentina.

En los dos siguientes documentales verás la exposición del problema desde una visión más amplia, que creo también conviene.

El veneno de la Pampa Argentina (primera parte)

El veneno de la Pampa Argentina (segunda parte)

No te comparto esto por morbosidad. Creo que es importante ver las cosas tal como son para comprender lo que realmente pasa, incluso en mi mundo personal y en  mi cuerpo. Y quiero que te hagas plenamente consciente de la grandísima importancia que tiene la microbiota en tu salud.

Para acceder a todos los episodios sobre Salud Digestiva del podcast Vida en Salud haz clic aquí

Vídeo en el canal de Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCaj36Z7bEqdW9SEy2tbeJeg?sub_confirmation=1

Agradecimientos

Muchas gracias por escucharme. Gracias por participar. Gracias por tus comentarios y sugerencias. Gracias por estar dándole sentido a Vida en Salud.

Gracias también a Kitflus por la cesión de las melodías del programa.

Y gracias a Jordi por su aportación en este episodio.

Ofrecimientos

¿Te gustaría mantenerte en contacto directo con las propuestas de Vida en Salud? Pues suscríbete en: vidaensalud.es/suscripcion

Si quieres apoyar al podcast para que pueda tener una larga vida y aportar cada vez mejores contenidos, hazte mecenas en patreon.com/dianavaleria.

Despedida

Nos reencontramos la próxima semana para inaugurar una nueva serie dentro del podcast Vida en Salud. Una serie dedicada a la historia de la medicina, con Octavi Piulats.

Y, por favor, sigue manteniendote consciente de que si cedes tu responsabilidad, estás renunciando a tus derechos y a tu libertad.

Que pases muy buenos días y excelentes noches. 

¡Hasta la próxima!

Descarga

Si quieres descargarte la transcripción de este audio haz clic en el siguiente enlace:

Episodio 59. Cómo se forma la microbiota.pdf

Deja un comentario

Conectate con el podcast en las redes

Solo falta un paso,

Confirmar tu suscripción

Revisa tu bandeja de entrada dentro de unos minutos, te hemos enviado un E-mail a la dirección que nos has facilitado.

Si no lo ves, revisa la bandeja de correo spam, o no deseado. Como te lo he enviado desde una herramienta de email marketing, tal vez haya ido a parar allí y tengas que rescatarlo.

Para confirmar tu suscripción, pulsa el botón naranja.

Entonces llegarás a la página en que recibirás la bienvenida a «las entrañas» de Vida en Salud y ahí te explicaré con detalle de qué se trata.

Te recomiendo que te reserves un momento de tranquilidad para poder leer tranquilamente la información que te he dejado ahí.

Y si no me he explicado suficiente bien y te queda alguna duda, puedes escribirme a dianavaleria@vidaensalud.es para cualquier consulta sobre tu suscripción.

¿Quieres mantenerte en contacto?

¿… Y recibir lo más exclusivo de Vida en Salud en tu correo?

Responsable: Diana Valeria Párraga López. Finalidad: desarrollar su actividad informativa y remitir comunicaciones a los usuarios (en caso que me autoricen a ello) Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Diana Valeria Párraga López y proveedores legitimados externos. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional. También se puede instar reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos.