Comparte este episodio con tus amistades

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

Introducción

Hoy abrimos una nueva serie dedicada a la historia de la medicina.

En esta serie contamos con el conocimiento de Octavi Piulats, Doctor en filosofía por la JW. Goethe Universität de Frankfurt am Main y que ha sido durante 25 años profesor titular en la Universidad Autónoma de Barcelona. Entre otra muchas actividades más.

Nos explicará sobre los grandes debates que originó la formulación, patente y comercialización del primer medicamento de síntesis química.

Bienvenida y presentación

Te doy la bienvenida al Podcast Vida en Salud, el podcast que te inspira a llevar una vida saludable. 

Esta propuesta es mi iniciativa y yo soy Diana Valeria.

Declaración de intenciones

Aquí te ofrecemos información, conocimiento e inspiración que te ayuda a tomar las decisiones más acertadas sobre tu salud y la de los tuyos.

Nosotros pensamos que nadie más que tú es responsable de tu salud, que tú eres la persona más adecuada para cuidar de tu cuerpo y de tu vida.

Y dado que entendemos la salud desde un punto de vista muy amplio, no te extrañe encontrar por aquí información sobre los muchos aspectos que afectan a la vida y que no se suelen vincular con la salud, aunque, para nosotros, sí que lo están.

Introducción a la historia de la medicina occidental

Para intentar explicar aunque sea brevemente la historia de la medicina occidental y dejando aparte del arte de curar en la época paleolítica, que se merecería una conferencia por sí mismo, tenemos que referirnos a la medicina en los grandes imperios del Neolítico.

Es decir tenemos que ir a los primeros imperios que practicaron la medicina y en este caso debemos referirnos a Egipto y Mesopotamia y también a la península del Indostán, a la cultura Ayurvédica.

Naturalmente esto no nos interesa directamente.

La medicina Hipocrática

La medicina egipcia era una de las medicinas más interesantes, inclusive ahora en la actualidad, para los médicos. Porque aparte de que estaba especializada, tenía una interesante teoría médica: la teoría de los Metu, qué se basaba en la dieta y en las digestiones. Que es un tesoro realmente para la humanidad y que muy poca gente ha desarrollado.

En la perspectiva occidental nos referimos siempre a Hipócrates como el padre de la medicina. La medicina hipocrática.

Hipócrates se inspiró básicamente en Egipto con esta medicina. La máxima explicación de Hipócrates a nivel médico es la famosa teoría de los humores y el comprender exactamente cómo funciona a nivel de physis, de naturaleza, tanto el cuerpo humano, como la naturaleza misma. 

Pero en fin, dejando aparte esos dos momentos de la medicina egipcia y de la medicina hipocrática — no olvidemos que el paradigma hipocrático va a estar vigente en Europa hasta el siglo XIX — tenemos que hacer un salto histórico. 

Saltar por encima de la época helenística, de Galeno y de la época medieval, con los médicos medievales y renacentistas hasta Paracelso, y centrarnos en el origen de la medicina moderna. Lo que llamamos normalmente la tecno-medicina.

Los grandes debates de la ciencia médica

Y este origen se sitúa finales del siglo XVIII y principios del XIX, con tres grandes debates:

  1. Básicamente el debate sobre la bacteriología, es decir sobre los gérmenes patógenos. 
  2. El segundo, el gran debate sobre la patología celular. 
  3. Y el tercero el grande bate sobre el origen de la medicación química de síntesis.

Esos tres debates y lo que se produce a través de esos debates, es lo que nos explica los fundamentos, la base — aparte de la cirugía — la base de lo que entenderemos en el siglo XX por tecnomedicina o medicina ortodoxa.

O sea la medicina que se practica actualmente, que se tiene como la medicina correcta, que se yergue por encima de cualquier otra medicina como la única válida. 

Esta medicina es un producto de estos tres grandes debates. Y por lo tanto hay que investigar esos tres debates.

La tesis previa de esos debates es de que, en esos momentos la medicina oficial está creando un nuevo paradigma médico.

Está dejando atrás el paradigma de Hipócrates y está creando una nueva forma de entender y de practicar la medicina.

Un nuevo paradigma médico

Pero precisamente en estos momentos, esas grandes personalidades que van a realizar esta tarea, se van a encontrar contestación desde dentro mismo. Desde los mismos científicos y de las mismas universidades que impugnarán los resultados de esos tres grandes debates.

Y los médicos, los científicos, que van a impugnar esos debates, normalmente van a ser despedidos de la Universidad. Van a ser postergados también a nivel de literatura científica y sobre todo a través de la presión de los grandes complejos farmoquímicos, que se inician ya en el siglo XIX. 

Los complejos farmo-químicos

Hay dos grandes complejos químicos alemanes : uno la empresa Höchst AG en Frankfurt am Main. y el otro La Bayer de Leverkussen , los dos grandes complejos que van a mezclarse en estos debates y van a decantar la balanza en favor de los médicos que se sostienen, por decirlo así, la tesis de la necesidad de una nueva medicina y de unos nuevos medicamentos.

En ese tiempo las industrias farmacéuticas ya habían establecido contactos directos con las facultades de medicina, sobre todo en las áreas de investigación.

En esas áreas, representantes de Bayer y de Höchst tenían con esos científicos un conducto de discusión y ofrecían ya financiación para determinados experimentos.

Paul Ehrlich

or ejemplo, el caso clásico de Paul Ehrlich *[1], que es el creador del primer medicamento de síntesis: el Salvarsan.

El Salvarsan es para combatir la sífilis de los varones, básicamente. 

Este medicamento es, en gran parte, financiado a nivel de laboratorio.

Hay una ayuda muy importante de la empresa  Höchst y cuando Paul Ehrlich *[2] finaliza los estudios, los publica y hace las patentes, naturalmente la Höscht tiene una prioridad para crear ese medicamento que él ha diseñado, lanzar las patentes sobre el producto y comercializarlo.

Hay que resaltar que, sorprendentemente la casa Höchst va a comercializar este primer medicamento de una forma prácticamente secreta, sin tener 100% la seguridad de que ese medicamento funciona. Todavía no habían terminado los análisis clínicos dijéramos.

Habían hecho algunas pruebas, pero totales, no. 

Ahora todavía se hace esto. De hecho se comercializan muchos medicamentos que deberían ser probados en generaciones, no solamente unas pruebas de unas personas y ya está. Si no estudiar las repercusiones que tienen en generaciones posteriores, antes de comercializarlos y darlos por buenos.

Pero se comercializan igualmente.

Investigación experimental sobre animales

El caso de Paul Ehrlich es paradigmático, porque es que es un caso de estudio para la medicina, porque es el hombre que hace el primer medicamento sintético, de síntesis —que luego explicaremos qué es— y lo hace creando por primera vez investigación animal en serio.

De hecho, la gran investigación animal se inicia, en plan masivo, con él. 

Es decir, antes habían grupos de investigación, pero de los 606 ensayos clínicos durante 4 años que él hace, utiliza cientos de animales.

Y de hecho el movimiento animalista alemán se crea, en parte, como reacción a esta creación del primer medicamento de síntesis.

El primer medicamento de síntesis química en el mercado

Entonces este es un medicamento que no se prueba del todo y es un medicamento que contiene arsénico que es un veneno. contiene la arsfenamina.

Es decir la idea es: el microbio causante de la sífilis es el Treponema pallidum. Ehrlich se da cuenta que en una enfermedad de las aves de corral, hay un germen que se parece mucho al Treponema pallidum, el llamado Trypanosoma.

Y este Trypanosoma es eliminado, en parte, gracias a preparados de arsénico. Entonces él aísla la sustancia arsfenamina y la convierte en un medicamento contra la sífilis, por qué se da cuenta de que, a nivel de diseño, se parecen mucho el Trypanosoma con el Treponema. 

Pero claro al hacer la arsfenamina, él aísla esa sustancia fuera de los compuestos de arsénico clásicos y automáticamente, cuando hace esto, desliga la arsfenamina de miles de contactos que tiene con otras plantas y otras sustancias.

Es una sustancia pura, y él cree que esa sustancia pura es muy potente, que puede eliminar a la bacteria de la sífilis , porque si esta sustancia reacciona eliminando al Tripanosoma de las aves de corral, puede hacer lo mismo con el Treponema de la sífilis.

Los resultados del lanzamiento comercial

Pero el resultado del medicamento es muy negativo, porque resulta que la arsfenamina ataca al Tremanoma, pero ataca también el riñón de los pacientes. 

Y hay muchas muertes y entrenamientos de riñón de la gente que toma el Salvarsan.

Salvarsan significa «arsénico que salva», que va a salvarte la vida. Lo que consigue es lo contrario, evidentemente.

Este caso es el origen de la química de síntesis. 

O sea a partir de Paul Ehrlich se termina la farmacopea.
Antes de él, las farmacias, las boticas, hacían fórmulas magistrales, medicamentos únicos para tratar conflictos de salud de las personas.

Pues con él se termina esta actividad y empieza la química, empiezan a fabricarse y comercializarse los medicamentos que conocemos hoy.

La química de síntesis, aísla sustancias que les interesan a los científicos, cortan sus conexiones con otras sustancias y las obtienen puras.

Y esas sustancias son incorporadas en el medicamento, automáticamente. 

Lo que hace la farmo-química es hacer excipientes y aparte de estos excipientes colocar esas sustancias de síntesis. 

Esto era la primera vez que se hacía. Porque en la naturaleza, todas estas sustancias siempre vienen con otras, que se compensan y generan sinergias.

En la medicina galénica, o cualquier otra medicina con preparados de plantas, que se habían aplicado hasta entonces, siempre era con todas las sustancias de forma compensatoria , en cambio  esto era la primera vez que se hacía, de una forma muy temeraria.

El ejemplo clásico es lo que ocurre con las drogas.

Las plantas y sus principios activos, las drogas

Las drogas actuales, heroína, cocaína, etcétera —no las de diseño, no las sintéticas, pero sí las clásicas— son conocidas en los pueblos indígenas como plantas sagradas.

Las plantas sagradas utilizadas en farmacopea —es decir con la planta, cociendolas o comiendolas— naturalmente llevan principios activos de la heroína, pero llevan otros principios que la moderan y hacen que tú tomes una coca, mastiques una coca, o tomes un principio de la amapola del opio, o de la marihuana, y directamente hay una compensación entre sustancias que les quita su peligrosidad. 

Esas plantas, en un momento determinado te pueden dar visiones alucinógenas, pero no dañan la salud en directo, en estas tomas, cuando salen de la naturaleza como plantas.

En cambio lo que hace la química moderna de síntesis que creó Paul Ehrlich, nadie lo había hecho antes, él lo descubrió mediante la química de Lavoisier y la tabla periódica de los elementos de Mendeleiev.

A través de esta idea de diseño, de síntesis, que hace Paul Ehrlich, se aíslan las sustancias base de la heroína y de la cocaína y son estas sustancias desligadas las que matan.

Esto es de sentido común.

Y esta fórmula, este sistema que creó la química alemana a finales del siglo XIX, ¡es la que usan los narcos en Colombia! 

Los químicos que trabajan para los narcos siguen estas instrucciones de la química Alemana de las casas Höchst y Bayer de principios del siglo XX.

Y también los propios complejos farmo-químicos que fabrican los medicamentos de síntesis que se están comercializando actualmente en la sanidad pública, lo siguen. 

Los grandes complejos farmoquímicos y la contaminación

Hay de 12 a 14 grandes complejos farmoquímicos, Suiza, Alemania, EEUU, Inglaterra, Procter and Gamble,… que son los que fabrican estos medicamentos, las farmacias lo venden nada más.

Hay que tener en cuenta que estos grandes complejos farmoquímicos, son responsables de un 30% de la contaminación industrial y atmosférica de Europa.

Para que te hagas una idea, pongo un ejemplo.

Las farmo-químicas que se dedican básicamente a antibióticos, y vamos a por el ejemplo de Cataluña, para un ejemplo clásico.

En Cataluña hay 2 o 3 fábricas que se dedican a la fabricación de antibióticos, nada más, o básicamente.

Estos grandes complejos farmo-químicos, que fabrican antibióticos, no contaminan el aire, pero si contaminan en residuos.

Son responsables casi del 20%, de los residuos tóxicos que se fabrican en Cataluña. Y eso que es una derivada, una derivada dentro de la ecología en medicina.

Creo que con esto hemos clarificado el debate sobre la química de síntesis.

Y la historia sigue

Ahora otro día, hay que entrar en los otros dos debates: 

  1. El debate de la bacteriología, que es el debate sobre el cólera y sobre, este caso la diabetes y etc. 
  2. Y el debate sobre la patología celular, qué es el debate sobre el cáncer y problemas de los tumores, etc.

Esos dos debates son muy complejos. El que hemos explicado ya lo es, pero se puede explicar de una forma más clara. 

Lo que no se cuenta sobre la implementación de los medicamentos

Paul Erlich recibió el Premio Nobel, por conseguir el primer medicamento de síntesis y luego fue inmensamente rico, porque se benefició enormemente de las patentes.

Ahora, sin embargo, los pacientes atacados por el medicamento, se reunieron y decidieron un par de escraches.

Le atacaron, le insultaron,…  Hay una historia en ese aspecto. 

Pero él se convirtió en un hombre rico, evidentemente y súper reconocido en el mundo, con el Premio Nobel, en 1904, si no recuerdo mal.

¿Y no hubo ningún médico ningún profesional de la medicina que se opusiera a este tipo de experimentación, porque viera claro que era peligroso?

Hubieron los médicos naturistas. Los médicos Heinrich Lahmann y Bircher Benner se opusieron y escribieron artículos y etc. contra Paul Erlich.

Pero tenían mucha faena luchando contra Robert Koch y contra Pasteur.

Porque el debate de Paul Erlich es un debate importante, pero el fundamental es el de la bacteriología y la patología celular. De los que hablaremos en próximos episodios.

En los otros dos debates explicaremos exactamente la contestación contra Erlich, contra Koch  y contra Pasteur no viene solamente de médicos externos, naturistas o médicos orientados a la medicina natural. Sino que vino de alumnos de ellos mismos, de ayudantes que se enfadaron con ellos, que intentaron boicotearlos.

Esto no se sabe. Nunca se dice,

En la historia de la medicina no no se explica que los grandes descubrimientos médicos han sido casi todos refutados por médicos mismos. Y que estos médicos han sido borrados de la historia de la medicina. 

Ahora también se hace.

Hace poco inhabilitaron a una pediatra, porque recomendaba a las famílias que encontraran una alternativa a las vacunas. Porque se dio cuenta de lo peligrosas que eran las vacunas. La han inhabilitado directamente.

Y a Gislein Lanctot también…

Y en  Alemania hay dos grandes publicaciones contra los medicamentos, de médicos: «Recetar la enfermedad» por el Dr. Shimansky y «Píldoras amargas» por el Dr Langbein, que también han sido perseguidos. *[3]

Pero ahora ya estamos hablando del Siglo XX – XXI ¿no?  y yo me estoy refiriendo al origen. Que desde el principio estamos así.

Así como tú ahora eres capaz de decirme hay una pediatra, o el Pàmies… esto porque lo sabemos ahora. Pero los nombres de estos héroes de hace 100 años, no los sabemos.

Los grandes médicos. Por ejemplo el discípulo más importante de Rudolf Virchow el de la terapia del cáncer. Connheim este hombre luchó toda su vida contra su maestro. ¿Y a tí te suena Connheim? 

Bien, pues ya está.

Enlaces

Para acceder a todos los episodios sobre Historia de la Medicina del podcast Vida en Salud haz clic aquí

Vídeo en el canal de Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCaj36Z7bEqdW9SEy2tbeJeg?sub_confirmation=1

Agradecimientos

Muchas gracias por escucharme. Gracias por participar. Gracias por tus comentarios y sugerencias. Gracias por estar dándole sentido a Vida en Salud.

Gracias también a Kitflus por la cesión de las melodías del programa.

Y gracias a Jordi por su aportación en este episodio.

Ofrecimientos

¿Te gustaría mantenerte en contacto directo con las propuestas de Vida en Salud? Pues suscríbete en: vidaensalud.es/suscripcion

Si quieres apoyar al podcast para que pueda tener una larga vida y aportar cada vez mejores contenidos, hazte mecenas en patreon.com/dianavaleria.

Despedida

Nos reencontramos la próxima semana para hablar de algunos cuidados que podemos darle al cuerpo, desde la perspectiva de una osteópata miofascial.

Y, por favor, sigue manteniendote consciente de que si cedes tu responsabilidad, estás renunciando a tus derechos y a tu libertad.

Que pases muy buenos días y excelentes noches. 

¡Hasta la próxima!

Notas

*[1]  Es necesario apuntar aquí que en el contenido del artículo al que nos dirige este enlace, aunque es una biografia muy completa de Paul Ehrlich, no menciona en ningún  momento el debate del que estamos hablando aquí.
*[2] De nuevo, en esta biografía de Paul Ehrlich, no se hace mención alguna al debate científico que propició su descubrimiento y posterior implementación por la industria farmacéutica.
*[3] No he encontrado ninguna mención en la red ni a estos doctores ni a estos libros.

Descarga

Si quieres descargarte la transcripción de este audio haz clic en el siguiente enlace:

Episodio 60. El debate por la legitimidad de los medicamentos de síntesis.pdf

Deja un comentario

Conectate con el podcast en las redes

Temáticas

Solo falta un paso,

Confirmar tu suscripción

Revisa tu bandeja de entrada dentro de unos minutos, te hemos enviado un E-mail a la dirección que nos has facilitado.

Si no lo ves, revisa la bandeja de correo spam, o no deseado. Como te lo he enviado desde una herramienta de email marketing, tal vez haya ido a parar allí y tengas que rescatarlo.

Para confirmar tu suscripción, pulsa el botón naranja.

Entonces llegarás a la página en que recibirás la bienvenida a «las entrañas» de Vida en Salud y ahí te explicaré con detalle de qué se trata.

Te recomiendo que te reserves un momento de tranquilidad para poder leer tranquilamente la información que te he dejado ahí.

Y si no me he explicado suficiente bien y te queda alguna duda, puedes escribirme a dianavaleria@vidaensalud.es para cualquier consulta sobre tu suscripción.

Seguimos!

¿Quieres mantenerte en contacto?

¿… Y recibir lo más exclusivo de Vida en Salud en tu correo?

Responsable: Diana Valeria Párraga López. Finalidad: desarrollar su actividad informativa y remitir comunicaciones a los usuarios (en caso que me autoricen a ello) Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Diana Valeria Párraga López y proveedores legitimados externos. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional. También se puede instar reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos.