Comparte este episodio con tus amistades

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

Introducción

Muchas veces no tenemos en cuenta la realidad estructural del cuerpo. Esto es debido al desconocimiento de cómo es y cómo funciona su estructura.

La consecuencia de esto es que sufrimos dolores y limitaciones al movimiento mucho más a menudo de lo que nos gustaría.

En este episodio, Ale nos describe algunas condiciones básicas y nos da unas pautas sencillas para atender las necesidades corporales.

Bienvenida y presentación

Te doy la bienvenida al Podcast Vida en Salud, el podcast que te inspira a llevar una vida saludable. 

Esta propuesta es mi iniciativa y yo soy Diana Valeria.

Declaración de intenciones

Aquí te ofrecemos información, conocimiento e inspiración que te ayuda a tomar las decisiones más acertadas sobre tu salud y la de los tuyos.

Nosotros pensamos que nadie más que tú es responsable de tu salud, que tú eres la persona más adecuada para cuidar de tu cuerpo y de tu vida.

Y dado que entendemos la salud desde un punto de vista muy amplio, no te extrañe encontrar por aquí información sobre los muchos aspectos que afectan a la vida y que no se suelen vincular con la salud, aunque, para nosotros, sí que lo están.

La experiencia de  una osteópata

Venía una persona a mi consulta que no llegaba a los 45 grados de movimiento del isquiotibial.

61. Prevenir las lesiones corporales, con Alejandra Hernández 1
Los músculos isquiotibiales van por detrás de la pierna, desde el borde de los huesos ísqueos (isquiones) de la pelvis, hasta la tibia, por debajo de la articulación de la rodilla.

Tenía un ángulo de 45 grados, cuando debería tener un ángulo de 90º. 

Aunque fuera de 80º ya hubiera estado bien, pero de 45º, es una barbaridad de acortamiento para el isquiotibial.

¿Esto qué significa?

Que el isquiotibial está tirando mucho de la pelvis hacia abajo, está descompensando la zona lumbar —podrías tener dolores lumbares y ser un problema del isquiotibial— y está haciendo que la cadera no trabaje correctamente.

Con lo que está generando un desgaste y con los años, esta persona va a ser candidata a una prótesis de cadera. Y esto solamente porque porque tiene acortado el isquiotibial. 

La mayor parte de la población tiene ha cortado este músculo.

Yo siempre hablo de la formación, que es fundamental, y lo que nos deberían enseñar en el colegio, en la asignatura obligatoria de educación física, es; no solamente a hacer deporte, correr en un tiempo, hacer tantas flexiones o tantos abdominales,… sino ayudar a curar el cuerpo, a sanar el cuerpo, a protegerlo y hacer estiramientos.

A comprender sus necesidades y saber cómo cubrirlas. 

Si dieran esto en esta asignatura, tendríamos aprendizajes útiles que conservaríamos para el resto de nuestra vida.

Porque si alguien desde pequeño aprende a estirar, aprende a relajarse, aprende a respirar, eso le va a servir para el resto de su vida. Como una forma de cuidado personal.

Yo siempre digo una frase, que me inventé yo, que me encanta. Y dice:

Estirar es cuidarse y cuidarse es quererse.

Y también lo podemos aplicar con la alimentación ¿no?:

Comer bien, comer sano, comer comida de casa, es cuidarse y cuidarse es quererse.

En muchas cosas lo podemos aplicar. 

Y si te quieres, puedes querer a los demás también.

Al final todo empieza por uno mismo. 

Los tipos de lesiones que puede haber en tu cuerpo

En osteopatía tenemos tres tipos de lesiones.

  • La lesión mecánica.
  • La lesión traumática.
  • La lesión refleja.

Lesiones mecánicas

La lesión mecánica tiene que ver con la carga que le damos al cuerpo y con esa falta de elasticidad.

Por ejemplo, alguien que esté cortando fiambre todo el día, o el butanero que esté cargando las bombonas siempre, o la persona que está 10 horas al ordenador.

Estas actividades están ejerciendo una carga especial en su cuerpo y van a generar una tensión muscular y eso es una lesión mecánica.

En este tipo de lesiones, el ángulo de movimiento no va a ser el adecuado porque la musculatura está muy contraída por el funcionamiento que se le está exigiendo cada día.

Lesiones traumáticas

Luego están las lesiones traumáticas. Es decir, una cirugía, una caída, un golpe, eso es algo traumático. 

El tejido ha recibido un impacto. Depende un poco de cada problema, pero en osteopatía eso también lo podemos trabajar después de que haya pasado un periodo de tiempo. 

Depende de si es un golpe, si es una cirugía, si es un esguince,… 

Lesiones reflejas

Y después tenemos otras que son las más divertidas, que son las reflejas.

¿Qué significa que son reflejas?

Que tu ángulo de movimiento no es el adecuado, no es el correcto. Que no tienes esos grados de movilidad que le corresponden, pero no tienes una una lesión mecánica y no tienes una lesión traumática. 

Sino que has tenido algún impacto emocional y una parte de su cerebro, que es el que controla esa parte de tu cuerpo, está mandando una una acción refleja que hace que tú no puedas mover esa articulación en toda su magnitud porque, incluso haciendo  el movimiento adecuado, tienes dolor.

Es decir tú tienes el ángulo en movimiento correcto, pero tienes dolor.

Y entonces dices: ¿cómo puede ser?

Si una persona tiene los ángulos de sus articulaciones bien, no puede tener dolor. Porque, como hemos dicho, no habrá un roce en ninguna zona. Porque los músculos tienen la distancia, la longitud, la relajación que han de tener.

Entonces no puede haber nunca dolor.

Pero yo he tenido muchos casos, cada vez más, de gente que tiene una mezcla de una a lesión mecánica junto con una lesión refleja. Y gente que viene, exclusivamente con una lesión refleja.

Y a quien le pasa esto, a veces le cuesta muchísimo entender que ahí dónde le duele no tiene nada. 

Y he tenido varios casos. Te puedo contar alguno.

Por ejemplo una chica que tenía una lesión en una parte de su cuerpo que significaba: «apartar a alguien de su vida», alguien que no apartaba.

Entonces como no lo apartaba seguía teniendo el dolor. Y esta chica era hija de médicos. Entonces a esa parte de su cuerpo le habían puesto de todo, imagínate.

Antiinflamatorios, infiltraciones, le hicieron rehabilitación, le hicieron de todo.

La cuestión es que ella seguía con el dolor ahí.

Cuando vino a consulta, le hice el testaje de los ángulos de movimiento y no tenía nada. Estaba perfecta.

Entonces era una lesión refleja.

La cuestión es que me la encontré un tiempo después, en un cumpleaños, en una fiesta de casualidad, y me dice: —«Oye Ale, pues tenías razón. Me he separado y ya no me duele. Pero en aquel momento, cuando tú me decías que tenía que apartarme de alguien, o  apartar a alguien de mi vida, yo no entendía. Porque en aquel momento no estaba preparada para verlo.»—

Pero puede ser que el hecho de que le advirtiera de cuál era el problema, le ayudó a empezar a prepararse y por eso ha podido después poner el remedio.

De estos casos he tenido varios.

A otro chico, que le pasaba lo mismo, también en la zona del cuerpo que tenía que ver con el trabajo o con la pareja. Yo sabía que en el trabajo estaba bien, con lo cual tenía que tener algún problema en la pareja. 

No significa que se tenga que separar. Significa que ha tenido algún problema, algo que su cerebro no ha podido acomodar todavía y que le molesta, que le está afectando.

No siempre la solución tiene que ser la separación.

En este caso que te quiero contar sí que lo fue, también. Pero no es así siempre.

Y este chico, lo mismo, vino a consulta y yo le pregunté: —«¿oye, qué tal vas con tu chica?» — «Bien, bien, todo bien.»— 

Un par de meses después, vuelve a venir y le hago la misma pregunta. Obtengo la misma respuesta.

Unos meses después vuelve a venir con el mismo dolor en el mismo sitio y yo ya no pregunto nada. Pero resulta que un año después viene un amigo suyo y, no sé ni por qué, me lo dice. Porque yo no pregunté ni ni jamás se me hubiera ocurrido preguntar. 

Y cuando entra por la puerta y me ve: —«Hola Ale ¿qué tal, cómo estás? Sabes que Ricardito se ha separado»—

Y entonces es cuando uno, como profesional, vuelve a confirmar qué es así.

Que hay patologías que son reflejas donde, aunque te duela mucho una parte de tu cuerpo, esa parte no tiene nada. Y cuando tú logras ordenar aquello que te está afectando en tu vida, automáticamente esa parte del cuerpo deja de doler.

Por eso es tan interesante para mí cuidar el cuerpo, escuchar al cuerpo y observarlo. Por qué nos cuenta cosas. Es un chivato. 

Nos cuenta todo lo que nos está pasando. Es solo cuestión de entender cuál es su código.

Estas cositas las he ido aprendiendo gracias a mi profesión. Por ser muy curiosa, haber hecho muchos cursos de distintas cosas y aprendido mucho. No aprendes solamente de la técnica, sino de la persona que me la enseña, porque siempre te transmite algo muy personal.

Entonces siempre digo que gracias a mi profesión he podido entender comprender, informarme un poquito más.

Por eso quiero, simplemente, cuando tengo la oportunidad, transmitir un poquito lo que he aprendido. Para que si a otro le sirve que le haga el camino más cortito.

Conclusión

Entonces la conclusión del mensaje de hoy sería:

Que cuando nos duele algo puede ser por tres motivos:

  • Que nos hayamos dado un golpe
  • Que nos hayamos hecho alguna lesión concreta, un corte, una herida, lo que sea.
  • O porque hay una disfunción en el funcionamiento del organismo, seguramente porque haya una descompensación en la longitud de las cadenas musculares.

Eso sería algo mecánico, por el trabajo que desempeñas. Generalmente son las cosas que hacemos en el trabajo diario.

También hay personas que nacen con disfunciones de este estilo. Que igual, como ha nacido así, están acostumbradas a funcionar así hasta que llega un momento a lo largo de su vida que empieza a suponerles una molestia.

Pero se suelen dar más problemas por la actividad diaria.

Cómo suele darse una lesión y cómo se resuelve

Por ejemplo, cuando un camionero baja del camión, generalmente salta del camión, porque suelen ser bastante altos, y cae sobre la misma pierna. Eso sería algo mecánico. Lo hace siempre así y siempre está cargando esa misma rodilla ese tobillo, esas cadenas musculares.

Evitando la lesión recurrente

Entonces hay que enseñarle: 

  • Primero, que no se tire del camión, que no salte, para no generar un impacto.
  • Y segundo, que cambie de pierna. Que una vez lo hago con una y otra vez con la otra. 
  • Ahora los camiones, fíjate que ya han cambiado hasta eso. Porque tienen unos escaloncitos, como una escalerita para que no tenga que saltar el camionero. Entonces baja una escalerita y lo hace más suavemente.

Eso sería una lesión mecánica.

Por ejemplo el caso de los isquiotibiales, explicado al principio, se da en muchas personas. Porque hay muchas personas que trabajan sobrecargando esa zona.

Haciendo atención al público, por ejemplo, en una tienda. 

Que están muchas horas de pie y eso altera, descompensa el equilibrio muscular, la mecánica. Afectando a los isquiotibiales y a los cuádriceps.

Genera muchas líneas de tensión estar de pie. Y estar sentado genera otras líneas de tensión. 

Cada trabajo tiene sus cargas. Estas serían la mecánica y la traumática.

Luego, como hemos comentado, está la refleja.

Entonces las personas que tienen lesiones mecánicas, que somos la mayoría. porque la forma de vida en nuestra sociedad, no es muy ergonómica. Las sillas no están pensadas de forma ergonómica, por poner un ejemplo.

Seguro que estamos cargando el cuerpo. Entonces la recomendación de hacer estiramientos se podría extender a muchísimas personas.

Y estas lesiones, un osteópata que trabaje la Facioterapia, las va a corregir muy rápido. En 2 o 3 sesiones se corrigen. 

Las misteriosas lesiones reflejas

Luego las últimas, las que hemos hablado, qué son las reflejas. Podemos aliviar un poquito, pero hasta que la persona no acomode en su cabecita aquello que le está molestando, pues solo podremos generar un alivio. Cuando no puede acomodar aquello, automáticamente el cuerpo deja de doler.

Personalmente he tenido un dolor en una cadera y no encontré exactamente cuál era el problema, pero a los 6 meses el dolor desapareció solo.

A veces son cosas inconscientes, pero sin embargo el dolor está. Y viene a consulta diciendo: —«es que me duele aquí, la cadera»— y entonces, si yo fuera paciente, diría: —«¡pero es que me sigue doliendo! Tú no eres buen terapeuta porque no me estás sacando el dolor de cadera»— Pues no, cuando es reflejo no hay terapeuta que valga. Hasta que uno no pueda ordenar eso, el dolor va a seguir estando ahí.

Hay que encontrar el motivo por el cual ese dolor se está dando. Si uno puede encontrarlo, porque a veces pasa como me pasó a mi:

Durante 6 meses le di vueltas y no encontré el motivo. Pero se ve que mi cerebro sí que lo ordenó y, de un día para otro, el dolor desapareció. 

Porque hay cosas que son inconscientes también. Que en un momento puntual, no las podemos hacer conscientes.

Y para terminar, sólo decirte una cosita más:

Vamos creando nuestras lesiones desde muy jóvenes

Fíjate que la adaptación que vamos haciendo al medio, hablo desde el físico,  las hacemos desde el momento en que nacemos.

La manera en que nacemos. Podemos generar tensiones en el cuello en el momento de nacer, o tensiones en cualquier parte de nuestro cuerpo en el momento de nacer.

O fíjate que cuando un bebé ya está en la cuna, imagínate, en su habitación.

La mamá o el papá ponen la cunita en un sitio en la habitación, el que les parece el más correcto. Pero la cuna se queda ahí siempre.

Entonces la mamá y el papá, o cualquier persona, entra siempre por la misma puerta, porque solo hay una en la habitación. Y el bebé, que está en su cunita, siempre gira el cuello para ver venir a la mamá o al papá o a quien llega a verle. Siempre lo gira desde una misma posición, haciendo el mismo gesto.

Así que ya se están generando hábitos de movimiento adaptativos, desde que somos tan chiquitines,

Igual que si somos diestros o zurdos.

Si tú eres diestra y vas a coger el azúcar, que está en el segundo estante de la cocina y te tienes que poner sobre las puntas de los pies, vas a generar la carga de una manera, porque tu brazo derecho va a subir más que el izquierdo.

Que si eres zurdo será al revés.

Y los que juegan al fútbol, que tienen tendencia a chutar más fuerte con una pierna que con la otra, porque tienen más fuerza… 

Igual al tenis, igual al basket… 

Cómo nos afecta el deporte

¿Deporte si o deporte no?

Deporte si.

Actividad. La vida es actividad. Pero mejor con una buena compensación de las cargas. 

Antes de ayer tuve un señor que está practicando boxeo, por ejemplo. Y está todo entusiasmado. Porque está el señor sobre los 55 o un poquito más y se le veía muy fuerte. Una musculatura muy fuerte, pero una cantidad de acortamientos musculares brutales. Y ya empezaba con el dolor.

Porque claro, al principio se entusiasma la gente con el deporte. Porque, como te moviliza la energía, te moviliza las hormonas, las endorfinas y te hace sentir mejor, tú crees que los estás haciendo muy bien. 

Pero luego sigues practicando y empiezan los dolores, como en el caso de este señor,

Entonces, al trabajarle los acortamientos musculares y él entender lo que le estaba pasando, ahora se ha ido de la consulta con una herramienta que le lleva a hacer estiramientos, irse un ratito al jacuzzi, relajarse un poquito y disfrutar del deporte que hace, pero con un poquito más de conciencia. Para que él pueda disfrutar del deporte muchos, muchos años.

Un proyecto con visión de futuro

¿Sabes qué Ale?

Me doy cuenta de que esto que estás abordando hoy, es muy importante y muy profundo.

Se me ocurre que deberíamos abordarlo de una forma más completa, más profunda.

Podríamos hacer un curso para compartir todo lo que supone este concepto de cuidado del cuerpo.

Es una buena idea, claro que sí.

Sí, podríamos matizarlo mucho.

Yo soy muy práctica y me gusta que la gente que participe en un curso que yo hago, se vaya con la sensación de que es capaz, de que puede y que lo hace. Entonces pues si, sería buena idea. Si.

Podemos empezar a pensar en ello, a ver. Estaría muy bien.

Si quieres descargarte la transcripción del audio en PDF haz clic en el siguiente enlace:

Episodio 61. Prevenir y evitar las lesiones corporales, con Alejandra Hernández.pdf

Enlaces

Vídeo en el canal de Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCaj36Z7bEqdW9SEy2tbeJeg?sub_confirmation=1

Agradecimientos

Muchas gracias por escucharme. Gracias por participar. Gracias por tus comentarios y sugerencias. Gracias por estar dándole sentido a Vida en Salud.

Gracias también a Kitflus por la cesión de las melodías del programa.

Y gracias a Jordi por su aportación en este episodio.

Ofrecimientos

¿Te gustaría mantenerte en contacto directo con las propuestas de Vida en Salud? Pues suscríbete en: vidaensalud.es/suscripcion

Si quieres apoyar al podcast para que pueda tener una larga vida y aportar cada vez mejores contenidos, hazte mecenas en patreon.com/dianavaleria.

Despedida

Nos reencontramos la próxima semana hablando sobre los productos lácteos en la alimentación. Si tienes intolerancia a algunos componentes de la leche, te interesará especialmente escucharlo.

Y no te olvides de mantener la consciencia de que si cedes tu responsabilidad, estás renunciando a tus derechos y a tu libertad.

Que pases muy buenos días y excelentes noches. 

¡Hasta la próxima!

Descarga

Si quieres descargarte la transcripción de este audio haz clic en el siguiente enlace:

Episodio 59. Cómo se forma la microbiota.pdf

Deja un comentario

Conectate con el podcast en las redes

Solo falta un paso,

Confirmar tu suscripción

Revisa tu bandeja de entrada dentro de unos minutos, te hemos enviado un E-mail a la dirección que nos has facilitado.

Si no lo ves, revisa la bandeja de correo spam, o no deseado. Como te lo he enviado desde una herramienta de email marketing, tal vez haya ido a parar allí y tengas que rescatarlo.

Para confirmar tu suscripción, pulsa el botón naranja.

Entonces llegarás a la página en que recibirás la bienvenida a «las entrañas» de Vida en Salud y ahí te explicaré con detalle de qué se trata.

Te recomiendo que te reserves un momento de tranquilidad para poder leer tranquilamente la información que te he dejado ahí.

Y si no me he explicado suficiente bien y te queda alguna duda, puedes escribirme a dianavaleria@vidaensalud.es para cualquier consulta sobre tu suscripción.

Seguimos!

¿Quieres mantenerte en contacto?

¿… Y recibir lo más exclusivo de Vida en Salud en tu correo?

Responsable: Diana Valeria Párraga López. Finalidad: desarrollar su actividad informativa y remitir comunicaciones a los usuarios (en caso que me autoricen a ello) Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Diana Valeria Párraga López y proveedores legitimados externos. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional. También se puede instar reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos.