Comparte este episodio con tus amistades

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

Introducción

Hoy es mi cumpleaños y estoy grabando este episodio para celebrarlo contigo, a la vez que para agradecer todas las felicitaciones que he recibido.

Para esto voy a leer un texto de Jeff Foster que he seleccionado de las transcripciones que publican en el grupo de Facebook «Amigos de Jeff Foster en español».

He escogido este texto porque resume a la perfección las lecciones aprendidas en estos 58 años de vida que hoy celebro.

Bienvenida y presentación

Te doy la bienvenida al Podcast Vida en Salud, el podcast que te inspira a llevar una vida saludable. 

Esta propuesta es mi iniciativa y yo soy Diana Valeria.

Declaración de intenciones

Aquí te ofrecemos información, conocimiento e inspiración que te ayuda a tomar las decisiones más acertadas sobre tu salud y la de los tuyos.

Nosotros pensamos que nadie más que tú es responsable de tu salud, que tú eres la persona más adecuada para cuidar de tu cuerpo y de tu vida.

Y dado que entendemos la salud desde un punto de vista muy amplio, no te extrañe encontrar por aquí información sobre los muchos aspectos que afectan a la vida y que no se suelen vincular con la salud, aunque, para nosotros, sí que lo están.

Un Viaje a la base rocosa del trauma

«La herida es el lugar

donde la Luz entra en ti «.

– Rumi

Como alguien que se ha recuperado de lo que ahora llamamos trastorno de estrés postraumático complejo, quiero compartir mi descubrimiento más importante, el único principio y conocimiento que me salvó la vida, alteró mi destino y finalmente me llevó a una curación profunda.

¿El descubrimiento? 

Despertar a mi propia Presencia indestructible. 

Descubriendo quién soy realmente.

Ese lugar tranquilo y entregado en medio de la tormenta somática, emocional y psicológica del cuerpo-mente. 

La santa luz no dual en la oscuridad.

No importa cuán intensos y aterradores se hayan vuelto mis sentimientos a lo largo de los años.

No importa cuán tensos y contraídos se volvieran mis músculos.

No importa cómo mi mente corriera, girara y se golpeara sobre cada pequeña cosa.

No importa cuán fuertes y violentas se volvieran las voces internas de miedo y vergüenza.

No importa cuánto me separe, me disocie de mi cuerpo, me quede entumecida, me pierda en pesadillas.

No importa cuán difícil sea respirar a veces en medio del miedo, la ansiedad social paralizante y esa sensación aplastante de indignidad en el centro de todo trauma.

No importa cuántas veces escapé a mis adicciones: atracones, juegos de computadora, codependencia, complacencia, fantasías, exceso de trabajo, odio a mí misma. Intentando desesperadamente controlar a los demás.

No importa lo mal que se pusieron las cosas.

Había un lugar seguro al que siempre podía regresar.

Un santuario del Ser.

Muchas veces olvidé este lugar seguro, por supuesto. Muchas veces me perdí en el torbellino del trauma nuevamente.

Pero entonces recordaría …

«Confía. Respira. Estás segura. 

Los pensamientos, sentimientos y sensaciones corporales nunca han lastimado a nadie.

Estás aquí. Esto es ahora. No estás en el pasado. No estás en el futuro.

Estás aquí. 

Ahora. 

Estás respirando 

Estás segura…»

A veces el trabajo de recuperación se sentía imposible de hacer por mí misma. 

Muchas veces sollocé en los brazos de mi compañero, o de un querido amigo. 

Una o dos veces sollocé en los brazos de un extraño. 

A veces tenía que escribir mi dolor, derrocharlo todo en papel, dejar que el papel me abrazara, me moliera y me diera esperanza.

A veces sentía que estaba a punto de morir o de volverme loca.

Probablemente miles de veces me imaginé transportada en una camisa de fuerza o un ataúd.

Y luego, volvería a salir de la mente, saldría del pensamiento y de su miríada de futuros, y volvería a caer en la jodida tierra. 

En el suelo. En el sofá, en la cama, en la hierba, en el día que vivía, en la realidad. 

Y luego, vendrían lágrimas espontáneas. O temblores espontáneos. O fuego espontáneo, la sensación de mi propio poder animal.

«Ven aquí…

Vuelve aquí …»

La curación es desordenada. 

La curación es aterradora a veces. 

La curación también puede ser maravillosa, por supuesto, algunos días. 

No hay una «forma correcta» para sanar. Aprendemos a esperar los altibajos. Aprendemos a esperar la desesperación, la alegría y la confusión.

A veces, la curación puede venir inesperadamente a través de una escena de una película que estás viendo, a través de una pieza musical, un pasaje de un libro o un momento de quietud, incluso en un centro comercial. 

A veces, una obra de arte, un poema o una conversación con amigos que me curaron, inspiraron y calmaron.

Me llevaron a la Presencia más profunda y rápidamente que cualquier terapeuta o técnica de curación.

A veces, sintiéndome incapaz de continuar, incapaz de escapar de mí misma.

El único lugar al que podía ir era el núcleo de mi dolor más profundo, en la herida de abandono, en el corazón de la disociación y el entumecimiento. Me arriesgué a dejar que el entumecimiento me matara (como mi mente temía que lo hiciera).

Y cada vez, mientras me volvía hacia la depresión del abandono, 

…el cansancio cósmico, 

…la sensación de aislamiento, 

…el vacío vacío, 

…el núcleo del trauma aullante. 

Cada jodido momento no me mataba.

Y cada jodido momento descubrí que era el lugar más seguro para estar.

Y cada vez encontraba alivio, relajación, incluso dulces lágrimas curativas allí, en el lugar donde pensé que podía respirar mi último aliento. 

En el lugar más oscuro, encontré nueva creatividad, nuevo amor, nueva vida.

Aprendí a bendecir mi dulce cuerpo, en su modo completo de lucha o huida, o en su modo completo de «sacarme del momento».

Bendecir el corazón acelerado y las extremidades temblorosas y el sudor y las náuseas y esa horrible sensación de hundimiento en el vientre y esa terrible sensación de urgencia por escapar.

Aprendí a confiar en todo

¡aunque a veces lo odiaba tanto!

Me incliné para confiar en todo, aunque a veces me parecía muy difícil confiar.

Comencé a convertirme en la madre y el padre, que nunca tuve. 

El que se quedó conmigo en los pozos del infierno

En quien me abrazó y susurró: 

«Estoy aquí. Estás seguro. 

Esto es solo la intensidad pasajera de la mente y del cuerpo y nada malo está sucediendo.

Sólo necesitas recordar respirar, y todo pasará como siempre.

Estoy aquí contigo en cada respiración que tomas … «

Aprendí a estar con la abandonada dentro, esa depresión terrible, solitaria y abrasadora en el fondo de todo trauma. 

Aprendí a ver que era solo un sentimiento que pedía amor.

Y no me definía.

Y no era una amenaza. Sino una parte exquisita de la existencia misma, que no tenía que ser curada o derrotada… 

si no amada.

Sí, aprendí a hacer amistad con el solitario que está dentro, el abandonado.

El que quería morir.

Aprendí a respirar con él y verlo como una parte asustada de mí, que necesitaba desesperadamente mi amor. 

Aprendí a cuidar al niño perdido.

Descubrí que era más grande que mi mente asustada. 

Más grande que cualquier sentimiento, por más intenso que fuera.

Más grande que el dolor.

Más grande que el trauma mismo

Más grande que mi propia noción limitada de mí misma. 

Las capas de vergüenza y miedo comenzaron a desvanecerse, capas de adicción, capas de mente.

Capas que solo estaban tratando de «protegerme» de la vida cruda, de mi ser crudo, de mis sentimientos y sensaciones corporales y de mi verdad cruda.

A medida que todos estos mecanismos de afrontamiento obsoletos desaparecieron, aprendí a ver y amar mis imperfecciones nuevamente. 

Para alegrarme de mis maravillosos errores. 

Reírme de lo absurdo de mis momentos. 

Permitirme romperme, a veces.

Rendirme, a veces.

Permitirme no saber. 

Para dejarme ver por otros. 

Para dejar de reprimir mi autenticidad y rareza. 

Dejar de intentar ser una copia al carbón de otras personas. Para seguir mi propio camino maravilloso, aterrador y original.

Para dejarme olvidar, y recordar, y olvidar de nuevo.

Para dejarme humillar, a menudo.

Para comenzar de nuevo, cada día.

Hay cientos de otras cosas que podría contarte sobre mi viaje de curación.

El aprendizaje que deja la vida

Pero si solo te dejo con una cosa en este momento, deja que sea esto …

Hay un lugar en ti de absoluta seguridad, inocencia, quietud, pureza. 

Es antiguo y sabio y ha sobrevivido a mil millones de pesadillas. 

Es innombrable y cristalino, tan suave como la mejor cachemira, más resistente que el diamante y más amoroso que cualquier cosa que puedas imaginar. 

No tiene miedo, sin embargo, tiene el terror más abrumador como un bebé recién nacido.

No es un destino. No es un lugar al que llegues un día. No es una utopía lejana.

No puede abandonarte. 

Es Dios ante Dios.

Eres tú, tu yo más profundo, antes de cualquier trauma.

Oscurecido a veces, sí, pero nunca realmente perdido.

Es el ojo de la tormenta. Completamente inmóvil. Completamente quieto. Completamente poderoso.

Agradezco mi dolor psicológico más profundo. 

Me mostró el camino a casa. Me abrió a mi santa vulnerabilidad y la preciosidad de esta existencia humana. Me enseñó cosas que la alegría, la dicha y todo tipo de éxito mundano nunca, nunca podrían enseñar.

Mi trauma me llevó cerca de la muerte, sí, pero luego me despertó a más vida.

Hay tanta esperanza, amigo. Hay tanta esperanza

– Jeff Foster-

Enlaces

Enlace al escrito en el grupo de Facebook «Amigos de Jeff Foster en español»

Vídeo en el canal de Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCaj36Z7bEqdW9SEy2tbeJeg?sub_confirmation=1

Agradecimientos

Muchas gracias por escucharme. Gracias por participar. Gracias por tus comentarios y sugerencias. Gracias por estar dándole sentido a Vida en Salud.

Gracias a todos los que habéis pensado en mi en este día en que conmemoramos el acontecimiento de mi nacimiento, el momento en que empezamos a tener la posibilidad de interactuar en este plano dimensional en que nos encontramos.

Gracias a Jeff Foster por su sensibilidad y claridad en el momento de aportar luz a los estados del alma.

Gracias a los traductores del grupo de Facebook «Amigos de Jeff Foster en español», ojalá supiera el nombre de quien ha hecho esta traducción, si estás por ahí escuchándome, un gran abrazo para ti.

Gracias también a Kitflus por la cesión de las melodías del programa.

Ofrecimientos

¿Te gustaría mantenerte en contacto directo con las propuestas de Vida en Salud? Pues suscríbete en: vidaensalud.es/suscripcion

Si quieres apoyar al podcast para que pueda tener una larga vida y aportar cada vez mejores contenidos, hazte mecenas en patreon.com/dianavaleria.

Despedida

Nos reencontramos la próxima semana hablando sobre los productos lácteos en la alimentación. 

Me está costando un poco recopilar esta información, pero esta circunstancia me ha dado la posibilidad de añadir este episodio entre medio.

Episodio que me complace mucho compartir, porque nos acerca desde el alma.

Y no te olvides de mantener la consciencia de que si cedes tu responsabilidad, estás renunciando a tus derechos y a tu libertad.

Que pases muy buenos días y excelentes noches. 

¡Hasta la próxima!

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Increïble preciós gràcies 🙏
    Felicitats per ser i estar.

    1. Gràcies a tu estimada amiga.
      Gràcies per ser, per estar i per comentar.
      Una abraçada.

Deja un comentario

Conectate con el podcast en las redes

Temáticas

Solo falta un paso,

Confirmar tu suscripción

Revisa tu bandeja de entrada dentro de unos minutos, te hemos enviado un E-mail a la dirección que nos has facilitado.

Si no lo ves, revisa la bandeja de correo spam, o no deseado. Como te lo he enviado desde una herramienta de email marketing, tal vez haya ido a parar allí y tengas que rescatarlo.

Para confirmar tu suscripción, pulsa el botón naranja.

Entonces llegarás a la página en que recibirás la bienvenida a «las entrañas» de Vida en Salud y ahí te explicaré con detalle de qué se trata.

Te recomiendo que te reserves un momento de tranquilidad para poder leer tranquilamente la información que te he dejado ahí.

Y si no me he explicado suficiente bien y te queda alguna duda, puedes escribirme a dianavaleria@vidaensalud.es para cualquier consulta sobre tu suscripción.

Seguimos!

¿Quieres mantenerte en contacto?

¿… Y recibir lo más exclusivo de Vida en Salud en tu correo?

Responsable: Diana Valeria Párraga López. Finalidad: desarrollar su actividad informativa y remitir comunicaciones a los usuarios (en caso que me autoricen a ello) Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Diana Valeria Párraga López y proveedores legitimados externos. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional. También se puede instar reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos.