Quiero que me digan la verdad

86. Quiero que me digan la verdad

Hablemos de la verdad, de la creencia de la responsabilidad, de la manipulación de la responsabilidad, de los derechos.

Estos días estamos viendo cosas que están haciendo que la sensación de estar siendo engañados se vaya generalizando.

De que la verdad se nos escapa tras un velo.

Por un lado tenemos más tiempo para buscar información y la realidad se va desplegando ante nuestros ojos.

La desagradable verdad, me atrevería a decir.

Estamos siendo engañados.

Y en este episodio voy a hablarte de esto, precisamente, de cómo veo este engaño.

O de hasta dónde veo yo el engaño, porque además parece que no tiene fin.

¡Acompáñame hasta el final!

Y si es la primera vez que escuchas este podcast…

Te doy la bienvenida al podcast Vida En Salud!

El podcast de este proyecto en que te queremos ofrecer lo que necesitas para cuidar de tu salud, para hacerte responsable de ella y tomar el poder de tu propia vida.

Verás que abordamos todas las dimensiones del ser y todas las áreas de la vida porque están muy relacionadas con tu salud, y si no lo habías visto nunca así, sigue con nosotros y lo podrás comprobar.

Y para facilitarte todo lo que necesitas para capacitarte y empoderarte en esta importante de hacerte responsable de tu salud, hemos creado una academia online.

Así que, si quieres formar parte del grupo de personas quevan a cambiar el mundo a mejor, haciendose responsables de lo que les atañe, puedes acercarte por vidaensalud.es/academia

Y si todavía no estás preparado para formar parte de la academia y quieres estar en contacto con nosotros, nuestro mensaje y las actividades, puedes suscribirte a la newsletter en vidaensalud.es/suscripcion.

Este episodio está dedicado a quienes al escucharlo saben que es para ellos.

Y si estás escuchándolo y no te queda claro, puedes regirte por el siguiente criterio:

Cuanto más te moleste lo que escuchas, más dirigido a tí está.

Quiero hablarte un poco sobre el título de este episodio

Mira.

A mi no me gusta Facebook, me parece un software totalmente orientado al negocio de su propietario que no sirve realmente a sus usuarios, el público que lo mantiene vivo. 

He de decirte que tú eres el producto que Facebook vende a sus clientes, si no te has dado cuenta.

Para Facebook tú eres su p… esclavo, y nada más.

Facebook es un software ilusionista que te hace tirar tu tiempo a la nada.

Pero como muchos, muchísimos, estáis ahí sirviendo al negocio de Mark Zuckerberg y yo quiero comunicarme con vosotros, pues tengo que ir ahí.

Sino, ni me acercaría, te lo aseguro.

Así que tengo que blindarme para entrar ahí, comunicar lo que tengo para comunicar intentando no quedarme atrapada ahí y acabar tirando mi tiempo a la nada.

Pues bueno, es que resulta que en una de estas incursiones por el negocio de Zuckerberg, me encontré con un vídeo de una mujer que no conozco— creo que me apareció porque algún contacto mío comentó la publicación—.

¿Y sabes lo que decía esa mujer en el vídeo?

Decía:

«¡Quiero que me digan la verdad!».

Se sentía engañada y quería que le dijeran la verdad.

Esto me hizo reflexionar profundamente en qué estaba pidiendo en realidad y en qué actitud ha de tener frente a la vida una persona que se expresa de esta manera.

Entonces he decidido dedicar este episodio a aquellas personas que os encontráis en esta situación.

A quienes estáis sintiendo que queréis que os digan la verdad.

La verdad, como la salud, no es un derecho, es un deber

Y lo primero que tengo que decir es que la verdad no es algo que te puedan dar.

No.

No puedes salir a la calle y manifestarte reclamando que quieres que te digan la verdad.

En la era de la información no.

No puedes.

Porque la verdad está ahí, solo tienes que ir a buscarla y al encontrarla, sólo tienes que aceptarla.

Depende de tí ¿lo entiendes?

No puedes vivir negando la verdad porque no te la dice quien tú quieres que te la diga.

Si a quien tú quieres creer miente, es mentiroso, tiene intereses y oculta la verdad, deberías dejar de creerle.

Porque la información está ahí para todos. No está oculta, está bien visible.
Sólo tienes que querer verla y discernir.

Cuestionar las verdades que te cuentan, hacer las comprobaciones necesarias, asegurarte de que es verdad lo que te dicen, antes de que sea tan evidente que te han mentido.

Si yo puedo encontrarla, tú también puedes. No tengo contactos especiales, me abastezco de las mismas herramientas que tú usas o que puedes usar si quieres, porque son de dominio público.

Si te engañan, es porque tú lo permites. Porque la verdad, saber la verdad es tu responsabilidad.

Eres tú quien se ha dejado engañar, quien ha querido creer mentiras.

Y si sigues manteniendo la creencia de que tienes el derecho de que quienes te han engañado, porque tú has querido creerles a ciegas, te digan la verdad, esto no va a cambiar nunca.

Te van a seguir mintiendo una y otra vez.

Y quería entrar aquí a decir esto porque no es la única persona que está en esta situación ¡hay muchas! ¡la mayoría!

La mayoría quiere creerse las mentiras que le cuentan aquellos a quienes quieren creer.

Parece un trabalenguas, pero se ha entendido ¿no?

Pues eso.

Que si no cuidas tú de la calidad de tus creencias, vas a verlas invadidas de cualquier cosa.

¿Quien podría tener más interés que tú en saber la verdad?

Y si tú no haces lo necesario para saber la verdad ¿por qué deberían hacer nada los demás?

¿Por qué si a ti te importa tan poco si lo que te crees es verdad, le iba a importar a nadie?

Tenemos el mal hábito de apuntar siempre afuera, de encontrar culpables externos a todo lo que nos pasa a nosotros.

Y lo que nos pasa es el resultado de nuestras elecciones.

¿Me explico?

Si tu has elegido creer a quien miente o creerte las mentiras -que las hay, es verdad- es tu elección. No puedes culpar a nadie por eso.


Pero de lo que yo quiero hablarte es de verdades.


Como esta, que la verdad es una responsabilidad, una obligación, no un derecho.


Y que depende de tí si obtienes la verdad o te dejas engañar.


Y otra verdad es que:

La verdad es múltiple

Siempre lo he dicho que la verdad no está en posesión de nadie y a la vez en posesión de todos.

Realmente lo veo así. 

No veo verdad en una persona, ni en otra. pero en el lugar en que todos nos encontramos sí que veo verdad.

De ahí viene mi afirmación de que la verdad es múltiple.

Pues te voy a hablar de mi verdad sobre algunas verdades que he estado escuchando.

De la verdad que yo puedo entrever de las verdades personales y colectivas que voy encontrando en mi deambular por la vida.

Porque cada cual tiene la suya y yo extraigo la mía también observando las verdades de los demás.

No hay engaño, sólo auto-engaño.

Y como navego en aguas muy profundas, mi vista está acostumbrada a las aguas turbias y veo en las profundidades, y no me da reparo ni miedo meter la mano en la ciénaga para extraer el mal que hay detrás de cada cosa ¿sabes?.

Igual que he visto a la gente quejarse porque los han engañado y veo claramente que es una actitud inmadura, infantil e irresponsable, veo otras actitudes que quiero señalar.

Y las he de señalar porque si hay quien gracias a mis palabras se da cuenta del auto-engaño, mi tiempo estará muy bien empleado, de verdad.

¡Son tan sutiles las dinámicas de la auto-justificación que nos llevan al auto-engaño!.
Pero no hay engaño. 

No existe.

Tu te crees lo que quieres creerte, tú escuchas lo que quieres escuchar, validas lo que quieres validar y niegas lo que quieres negar.

Tu mismo te engañas, tu misma te engañas.

Te auto-engañas.

Y otro auto-engaño que veo y que está muy extendido es el de la preocupación o la indignación porque no va a haber ayudas para los necesitados, para los más desfavorecidos, para los pequeños para los que menos pueden y más pena dan.

No, esto no es así.

No puedo ni quiero verlo así.

No.

Porque ese planteamiento te debilita, elimina tu poder y despoja de toda oportunidad a los demás.

Minimiza nuestro potencial humano y valida el discurso de que somos esclavos sumisos, incapaces de vivir de otra manera que no sea la que nos han impuesto.

Entonces si tú estás apoyando esta visión de nosotros; los humanos, estamos como estamos con tu colaboración.

Pones a las personas en un lugar en que no tienen poder sobre su futuro, que dependen de ayudas de los poderosos que están por encima de ellos y que no son capaces de reaccionar y responder a los retos que les presenta la vida.

Lo que somos, lo que vivimos, lo construímos nosotros mismos con nuestras creencias.

Tú estás haciendo que el mundo funcione como funciona y que sea como es.

Tu entiendes la solidaridad tal como ellos quieren que la entiendas.

Te encierras en casa o dejas que le inyecten venenos a tus hijos o a tus ancianos porque te han dicho que eso es solidaridad, y ni lo cuestionas, ni te informas a fondo de si es verdad o no.

En cambio compras en grandes superfícies en lugar de comprar a los pequeños productores de tu localidad, porque en el súper o en Amazon, o en Booking o… es algo más barato.

O compras en Amazon mientras ves como las tiendas de tu barrio o de tu pueblo cierran.

Tú, con tus elecciones en cuanto a las opciones de compra, estás haciendo que el dinero y el poder se acumulen en manos de unos pocos.

Y luego cuando estos pocos ejercen el poder que tú has puesto en sus manos, te quejas, dices que es injusto.

Injusto es que tú actúes así.

Es injusto para todos. Porque has permitido que el concepto de solidaridad sea tergiversado hasta dejar de tener ningún sentido.

Mi verdad sobre «lo global»

Entonces, por si le sirve a alguien, voy a hablar de mi verdad sobre lo global. De cómo veo a día de hoy el panorama que se nos presenta a nivel mundial.

La guerra biológica, hace años que está aquí

Existe un programa de boicot a nuestra biología, y esto hará que cada vez tengamos menos capacidad de organización biológica.

Todo instinto que nos lleve a coordinarnos y poder hacer cosas juntos va a ser aniquilado mediante vacunas, antibióticos y demás armas biológicas.

Porque has de saber que la guerra biológica está ya aquí, si no te habías dado cuenta.

Hace más de un siglo que existe este plan que se viene llevando a cabo concienzudamente paso por paso, acción tras acción estratégica, para despojarnos de todo resto de humanidad y hacernos exclusivamente esclavos.

Nuestra mayor fortaleza es la unidad.

Nuestra fuerza es que somos uno.

Todos nosotros somos parte de una unidad biológica que incluye, no sólo a todos y cada uno de los seres humanos que poblamos la tierra, sino a todas las demás especies y elementos que formamos parte de ella.

Y esto se ha podido estar llevando a cabo porque tú has colaborado activamente con ello. Has dado la respuesta exacta que se esperaba de tí.

Has validado una forma de comercio abusiva y destructora, que pone en manos de unos pocos desalmados todo el poder económico y político.

Has mantenido con el pago de tus impuestos un gobierno corrupto tras otro.
Has constuido un ejército que se lavanta contra tí a cada orden que reciben de “sus dueños”.

Has validado la imposición de teorías científicas creadas como meros argumentos de venta de empresas sin escrúpulos y tú misma, o mismo, les has dado todo el poder que tienen para convertir el mundo en un infierno.

Volver a la normalidad

Y ahí estamos nosotros.

Todos queriendo volver a la normalidad, a vivir nuestra vida como antes.

Te voy a definir la normalidad, al estilo de la periodista Naomi Klein en un vídeo que me ha llegado esta mañana:

La normalidad que tanto anhelas es parte de este infierno.

La normalidad es una crisis multidimensional sin fondo, que no va a acabar nunca.

La normalidad es que vivas esclavizada, esclavizado para conseguir papeles sin valor pero que te permiten pagar el tributo de mantenerte en vida.

La normalidad es que una parte de la población no tenga cubiertos las necesidades mínimas para la vida y tenga que vivir en la calle.

La normalidad es que una parte de esta humanidad esclavizada para cubrir sus mínimas necesidades, ignore y deteste a la otra que vive por debajo de sus necesidades.

La normalidad es la expoliación de los recursos de la Tierra, que nos sostiene y acoge, hasta el agotamiento.

La normalidad es contaminar el aire que necesitamos como alimento hasta convertirlo en un veneno.

La normalidad es envenenar a las plantas que han de ser nuestro alimento.
La normalidad es mirar hacia otro lado cuando el oscuro poder que nos domina, porque se lo hemos permitido, declara una guerra sangrienta, abusiva y inmoral a un país entero, destruyendo toda la vida y los rastros de historia humana que puedan haber.

La normalidad es que las mujeres y niños huérfanos por causa de estas guerras sean secuestrados por organismos internacionales para ser explotados como esclavos sexuales para la élite que te parece a ti tan cool.
La normalidad es vivir en deuda constante.

La normalidad es que los bancos y los políticos puedan robar el dinero fruto del trabajo de todos con total impunidad.

La normalidad es que quienes defienden una verdad incómoda para el poder oscuro que nos domina a todos sean perseguidos e incluso encarcelados.

La normalidad es que todos los ecosistemas terrestres estén al borde del colapso por que no pueden gestionar la cantidad de residuos que nosotros les lanzamos.

La normalidad es que aceptemos que nos infundan terror a través de los medios de comunicación masivos para ofrecernos soluciones que limitan cada vez más nuestras libertades, responsabilidades y derechos fundamentales.

La normalidad es que estemos divididos, que una parte de esta población aterrorizada por mentiras controle y acuse a la otra porque no discurre con el discurso oficial que “hay que creer a muerte”, sin habernos asegurado de que es cierto.

La normalidad es que el método científico se aplique para confirmar unos resultados que se han determinado previamente, no para investigar y aceptar los resultados sin ninguna expectativa.

La normalidad es que se apele a la solidaridad mediante un discurso que favorece a los grandes fabricantes de insumos que desde la libertad y siendo informados debidamente nunca aceptaríamos y se olvide lo que es la solidaridad.

La normalidad es encerrar a nuestros hijos en instituciones para que les machaquen el cerebro con la excusa de que se tienen que formar para ser útiles hasta el final de sus días a los que nos utilizan.

La normalidad es encerrar a nuestros padres y abuelos en instituciones dónde quedan totalmente separados de sus afectos, de lo que era su vida, desarraigados y envenenados lentamente como cobayas en las que ponen a prueba venenosas medicinas hasta su muerte.

La normalidad es la falta de moralidad y de escrúpulos, el todo vale para mi propia satisfacción, aunque genere el más terrible de los sufrimientos en los demás.

¿Para qué quieres volver ahí?

¿Para qué?

Escondiendo la verdad

Y vivimos en un mundo en que es evidente que hay quien no quiere que sepas la verdad, evidentísimo.

Que es usan múltiples estrategias para que aceptes la mentida y no llegues a saber la verdad.

Se crean páginas web para difamar la verdad etiquetando como falso lo que al poder no le interesa que el común de la gente sepa.

Crean tendencias de pensamiento en que se permiten etiquetar cualquier discurso que se oponga a su versión interesada, como pesudoterapia, conspiranoya (témino que implica locura o desequilibrio mental), desinformación, insolidaridad, etc.

Controlan a la mayoría de los medios de comunicación masiva para que difundan y proyecten esta tendencia de pensamiento, proveyéndoles de mensajes controlados por agencias de información centralizadas , y así crean un velo denso sobre la realidad.

Directamente prohíben cualquier medio que contenga un mensaje que cuestione su discurso y le impiden desarrollar su actividad comunicativa.
Porque su objetivo es tener el control absoluto sobre la población, sobre nuestras acciones y sobre nuestro criterio.

Todo bajo control

¿Y cómo mantienen el control absoluto sobre la población?

Eso es algo que se puede conseguir con paciencia a largo plazo.
Siguiendo la estrategia adecuada.

¡Y es lo que llevan haciendo durante años!

Crean escenarios supuestamente producidos por actos terroristas, para tener una excusa que justifique un estado de control policial absoluto y poder vulnerar los derechos fundamentales y la intimidad de las personas.

Crean tecnologías que debilitan, lesionan gravemente y envenenan a las personas, escudándose en el argumento de que eso es el necesario progreso.
Imponen una práctica médica y un estilo de vida a escala internacional que tiene efectividad comprobada para debilitar a las personas y los entornos que las personas necesitamos para vivir, afectando gravemente la salud de las personas y de toda la vida del planeta.

Distribuyen medicamentos desarrollados con el propósito de debilitar biológicamente a las personas, como si éstos fueran la única promesa de solución que existe para erradicar el problema.

Boicotean la difusión noticias que denuncian los métodos inmorales de producción, ensayo y validación de esos medicamentos, asegurándose así de que la oscura verdad no alcanza a demasiada gente.

Crean una pandemia y una posterior alarma mundial de la nada, usando los medios de comunicación que ya tienen absolutamente bajo control.
Engrosan las cifras de números de muertos producidos por el “supuesto agente infeccioso” que es “supuestamente causante de la pandemia”, metiendo todos los problemas respiratorios que se den durante este tiempo dentro de esas estadísticas.

Engrosan las cifras de número de infectados por el “supuesto agente infeccioso”, usando metodologías de diagnóstico que dan un alto porcentaje de error.

Envías noticias alarmistas y sensacionalistas a través de los prestigiosos medios que controlan para manipular la percepción de la población y crear pánico colectivo, porque saben que cuanto mayor es el miedo, más fácil es manipularles.

Bloquean la libre distribución de medicamentos que tienen resultados comprobados para combatir cualquier afectación catalogada como infecciosa, con la intención de mantener y prolongar el estado de pánico general.

Con la excusa de la alarma mundial producida por la pandemia, generan un estado de control policial sobre la totalidad de la población asegurándose así un mayor poder sobre nosotros en todos los ámbitos de nuestras vidas.

Difunden una idea de solidaridad que se ajusta a sus intereses y la machacan en las mentes de quienes tienen atrapados con tus mentiras, para que la defiendan, creando bandos entre los grupos de personas con la intención de que se enfrenten.

Porque la mayor victoria la obtienen cuando consiguen tener esbirros que militan por defender sus mentiras.

Cuando consiguen ni siquiera pagar a una policía o a un ejército para imponer a todos lo que les interesa, lo que engrosa sus negocios criminales.

Debe ser orgásmico para esta gente del demonio contar con mercenarios a coste cero.

Conclusión

Y nada, esta es mi opinión.

Tal vez es verdad, tal vez te estoy engañando y es mentira.

No sé, eso tendrás que validarlo tu. Que ya eres mayorcito, mayorcita o mayorcite, como quieras llamarte.

Por el momento voy a dejar unos cuantos enlaces a fuentes que puedes consultar en las notas del programa.

Unos cuantos solamente, si quieres toda la información, tendrás que seguir el hilo.

Hacerte capaz de discernir y de buscar la información que necesitas tener para no ser víctima de más engaños.

En todo caso, de verdad que creo que tenemos todavía la oportunidad de no volver a esto de antes, a esta normalidad infernal.

Creo que hemos de confiar en nosotros mismos y poner nuestras capacidades al servicio de los demás, ahora más que nunca, como digo en el vídeo en que presento lo que ofrezco en mi web personal (dianavaleria.es).
Nos necesitamos, siempre nos hemos necesitado y siempre nos hemos de necesitar, porque forma parte de nuestra naturaleza.

Así que te animo a que encuentres la forma de ofrecer lo que tienes de útil a tus hermanos, a tus vecinos y empecemos de cero, por favor.

Y sobre esto hay algo importante que quiero compartir contigo.

Porque hay un abogado en Valencia que ha tenido una estupenda iniciativa.

Ha creado una serie de documentos legales para que puedas defenderte cuando te intenten imponer cualquiera de estas prácticas que son ilegales y que sólo pueden implementar porque somos ignorantes.

Y ahora quiero leerte un extracto obtenido del blog del abogado José Ortega

EL MOMENTO HA LLEGADO

El momento que esperábamos y temíamos.

El momento en que se ha desatado una agresión brutal y sin precedentes contra los derechos individuales.

El momento en el que la OMS se atreve a decir que la Autoridad podrá entrar en los domicilios privados para llevarse a los niños y arrancar de sus familias a quienes ellos decidan que están contagiados.

El momento en el que cada informativo de la televisión pública es un lavado de cerebro inaguantable.

El momento en el que han echado el cierre los juzgados y tribunales y las Cortes generales.
El momento en el que ha dejado de haber control parlamentario del gobierno. El momento en el que nuestro presidente ofrece continuas ruedas de prensa sin periodistas y con las preguntas previamente filtradas y censuradas.

El momento en el que los periodistas complacientes insisten en que el gobierno que ha conducido a la muerte a miles de víctimas inocentes está gestionando muy bien la crisis.

El momento en el que sin ningún derecho ni razón (ninguno), nos tienen encerrados en casa y si alguien se atreve a salir en ejercicio de su derecho legítimo y constitucionalmente garantizado, puede ser multado , detenido y humillado por las fuerzas del orden.

El momento en el que hemos visto a los policías agrediendo a mujeres por la calle y tirándolas al suelo para reducirlas como si fueran delincuentes.

El momento en el que un gobierno sin oposición que lo controle, sin jueces que lo detengan y sin periodistas que lo censuren, amenaza con internar en campos de concentración a millones de españoles.

El momento en el que nuestro país se transformó en dictadura y en el que hay que temer a su presidente más que al virus.

El momento de la gran batalla.

https://thecoronaviruslegal.wordpress.com/

Documentos que puedes encontrar en su blog:

Denuncia contra varios miembros del gobierno por homicidio y lesiones

Creo que este documento lo tendríamos que procesar todos. ESta denuncia tendría que llegar a los juzgados en masa.

Una plantilla para rechazar el test

Si no quieres que te hagan el test del coronavirus, puedes presentar este documento.

Una plantilla para rehusar la vacuna

Que todavía no está publicada, imagino que en espera de se pretenda empezar a distribuir la vacuna.

Habeas corpus

Parece que es para agilizar la denuncia y creo que hay que solicitar acceso a él previamente.

Queja a comisión de derechos humanos y a la comisión de peticiones del parlamento europeo por amenaza del gobierno de internamiento obligatorio de positivos asintomáticos

Hay que solicitarlo previamente también, porque hay que introducir una contraseña para descargarlo.

Le he enviado a José Ortega una invitación a participar en un episodio y explicarnos bien cómo va todo esto.
Cuál es su propuesta, cómo se usan estas plantillas que regala.
Y todas las cuestiones que pudiera aclararnos.

Estoy a la espera de su respuesta.

Enlaces

La web de José Ortega:


Preparación y simulacro del estado de pandemia organizado por:

The Johns Hopkins Center for Health Security, World Economic Forum, and Bill & Melinda Gates Foundation, que concluyó con una recomendaciones a seguir: 

Página web del avento:

http://www.centerforhealthsecurity.org/event201/

Las recomendaciones que lanzan después del simulacro:

http://www.centerforhealthsecurity.org/event201/recommendations.html


La avanzadisima guerra biológica:

https://poddtoppen.se/podcast/1003465597/geopolitics-empire/francis-boyle-wuhan-coronavirus-is-an-offensive-biological-warfare-weapon-131

https://consumidoresorganicos.org/2020/03/12/experto-en-armas-biologicas-habla-sobre-el-nuevo-coronavirus/

https://greatgameindia.com/indian-scientists-discover-coronavirus-engineered-with-aids-like-insertions/


Corrupción y pederastría entre los dirigentes políticos y los dirigentes de los dirigentes políticos:

https://www.abc.es/espana/comunidad-valenciana/abci-condenan-exalcalde-socialista-calpe-siete-anos-carcel-distribuir-porno-bebes-202004031926_noticia.html


Una red de pederastría que está siendo destapada actualmente:

https://www.lavanguardia.com/vida/20200331/48221682186/noventa-sospechosos-identificados-en-operacion-por-red-pederasta-en-40-paises.html


Sobre la  operación de rescate de niños y mujeres hacinados en túneles subterráneos:

http://latableronde.over-blog.com/2020/04/pres-de-100.000-enfants-et-cadavres-ont-ete-retrouves-dans-un-tunnel-arrivant-a-la-fondation-clinton-de-new-york.html


Cómo se validan los efectos de las vacunas en los humanos, después de haber sometido a tortura y suplicio a muchos, muchísimos animales:


Cómo se manipula el recuento de muertos y afectados por el coronavirus:

https://www.armstrongeconomics.com/world-news/corruption/the-covid-19-fraud-its-massive/


La eficacia del Dióxido de cloro, medicamento prohibido y perseguido:

https://andreaskalcker.com/


¿Cómo eligen los políticos que gobiernan en España qué tipo de material compran?

Pues había un vídeo en la página web de Tele5 del programa de Ana Rosa en que entrevistaban al portavoz de una empresa homologada para gestionar la compra de tests para detectar el coronavirus, una empresa que asegura la calidad y la efectividad de éstos y han ofrecido a diferentes gobiernos sus servicios para ayudar y mejorar la eficiencia de la compra.

El gobierno español se negó a utilizar este servicio y compró los tests a algún contacto en Corea.

¿Soy yo que soy desconfiada o a tí también te suena a que han preferido embolsarse algún dinero en esta transacción?

Pues el vídeo de esta entrevista ha sido retirado.
No obstante, aquí tienes el enlace a la web del programa para que puedas comprobar que es cierto lo que te digo:

El título del vídeo es:

Una empresa español asegura que distribuyen el test del cornavirus y que el Gobierno no les ha llamado.

https://www.telecinco.es/elprogramadeanarosa/

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + 1 =

Matricúlate a un precio de risa.
En serio.

10 € el primer mes

Y luego tienes acceso a todos los cursos y lecciones en directo por una cuota mensual de 5€.

Academia para la autogestión de la salud

Matriculate a un precio de risa.
En serio.

10€ el primer mes

Y luego tienes acceso a todos los cursos y las lecciones presenciales online por 5€ al mes
+ información

Cursos en la academia

Los profesores

Más episodios del podcast

Mantente en contacto

Suscríbete a nuestra newsletter

Y te notificaremos todas las actividades.
Nuevos cursos, nuevos episodios del podcast, nuevos vídeos …
¡y nuevas propuestas!

El videoblog

El blog

En la misma categoría

Publicaciones relacionadas

Información básica sobre protección de datos:

Responsable: Diana Valeria Párraga López.
Finalidad: desarrollar su actividad informativa y remitir comunicaciones a los usuarios (en caso que me autoricen a ello)
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: Diana Valeria Párraga López y proveedores legitimados externos.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional.
También se puede instar reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos.

¡Ya casi estás dentro!

Te he enviado un email a la dirección que has usado para suscribirte.
Así que, si revisas tu bandeja de entrada dentro de unos minutos, te lo encontrarás ahí.

Es para darte la bienvenida a las «entrañas» de Vida En Salud y explicarte un poco de qué va esto.

Lo mejor sería que, para leer el mensaje de bienvenida, te reserves unos minutos de tranquilidad.
¡Es que te explico muchas cosas en ese email!

Si te queda alguna duda, puedes escribirme a dianavaleria@vidaensalud.es y simplemente, preguntar.